Frases de Los que nos salvaron

Los que nos salvaron

19 frases de Los que nos salvaron (Those who save us) de Jenna Blum... Anna Schlemmer ha rehusado hablar de su vida en Alemania durante la segunda guerra mundial. Su hija Trudy investiga y descubre la dramática y desgarradora verdad sobre la vida de su madre.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Jenna Blum son: emociones, ficción histórica, enamorarse, holocausto, segunda guerra mundial, ficción con nazis, supervivencia, alemania nazi, tormentoso pasado, historia de amor, pasión prohibida, secretos de familia, relación madre-hija, culpabilidad.

Frases de Jenna Blum Libros de Jenna Blum

Frases de Los que nos salvaron Jenna Blum

01. Como para compensar los excesos del invierno, la ciudad de repente florece, haciéndola, aunque tan sólo sea unas semanas, uno de los lugares más hermosos de la Tierra.


02. Desde ese enclave privilegiado, en verano, el paisaje es un tablero de ajedrez de ensueño sobre el cual parece que uno podría, tras coger carrerilla, abrir los brazos y planear.


03. Nada vuelve a estar del todo bien cuando un padre muere, ¿verdad? No importa lo bien que vayan las cosas, siempre da la impresión de que algo no está del todo bien...


04. Es un tipo de tortura muy peculiar, sutil pero continua. Que el castigo sea acorde con el delito, aunque, naturalmente, si tomáramos esto como un absoluto, muchísimos alemanes merecerían algo mucho peor.


05. (...) Es como pertenecer a una especie de club, ¿verdad? El club de los que sufren por la pérdida de un ser querido. No escoges apuntarte a él, te cae encima. Y sus miembros, cuyas vidas han cambiado, saben más que los que no forman parte de él, pero el precio de pertenecer a ese club es terriblemente alto.


06. También es consciente de que la vanidad está mal, pero siempre se ha sentido secretamente orgullosa de su estilizada cintura y sus esbeltos pechos redondos, de sus ojos claros y los mechones rubios de su cabello que, hasta donde le alcanza la memoria, se han ganado halagos y chucherías de extraños.


07. Heimat. La palabra significa "patria" en alemán, el lugar donde uno ha nacido. Pero el término también tiene un sutil matiz de ternura. La heimat de uno no es una mera cuestión de geografía, es el lugar donde está el corazón.


08. Con demasiada frecuencia la vida es injusta y dolorosa, y es difícil encontrar el amor, y tienes que aceptarlo donde sea y cuando sea, sin importar cuán breve es o cómo termina.


09. La mayoría de nosotros nos acercamos a esta época entendiéndola como una guerra del bien absoluto contra el mal absoluto, cualidades que raramente se hallan en sus formas puras, y fue así. Pero no olvidéis que la historia no es sólo blanco y negro. El comportamiento humano consiste en motivos ocultos, en los tonos de gris.


10. Esta ideología está en todas partes: vuestros programas de testimonios, vuestros locutores de radio animando a la gente a llamar y gimotear, a refunfuñar y hurgar en sus pequeñas heridas. Sois un país tan joven e infantil que cree que uno puede comprender mejor las heridas del pasado regodeándose en ellas y analizando sus causas. No sabéis lo suficiente para comprender que la única manera de curar una herida es dejarla en paz. Dejar tranquilos a los perros dormidos, como se dice, en lugar de darles patadas con entusiasmo como hacéis.


11. O, mejor dicho, esto es lo que yo imagino que le sucedió. Pero no hay forma de saberlo con seguridad. No hay manera de saber qué sintieron los millones a quienes no se les dio la oportunidad de sobrevivir. Sólo puedo especular. E incluso yo, un judío -sí, soy judío, doctora Swenson, y toda mi familia fue asesinada por los nazis-, incluso yo sólo puedo imaginar una pálida réplica de cómo debió ser. Pero sé que no hay justificación. No existe racionalización posible para lo que los nazis hicieron, para lo que los civiles alemanes permitieron y alentaron.


12. Seguíamos asustados. Más incluso que antes. Asustados de lo que los nazis podían hacer, sin razón, cuando quisieran. Así que ahora sabe lo que le pasó a mi ojo. Esto es algo que nunca le cuento a nadie...Porque todavía estoy tan avergonzada..., ¿Sabe? A menudo pienso que es el castigo apropiado por todas las veces que podría haber ayudado a esa chica en aquel funesto día, o haber ayudado a los otros a llegar al bosque, o haberlos ocultado en el establo sin que mis padres lo supieran. Pero no lo hice. Yo me quedé ciega de un ojo, ¿Sí? Y como la Biblia dice... Bueno, creo que es apropiado.


13. La falsa modestia es una mala costumbre.


14. Nunca podrá decir lo que había comenzado a decir: que llegamos a amar a aquellos que nos salvan.


15. (...) Todos estamos avergonzados de una u otra manera. ¿Quién de nosotros no está manchado por el pasado?


16. ¿Significo tan poco para ti que eres incapaz de confiar en mí?


17. La terapia no es la respuesta a todo...


18. La belleza está en todas partes, incluidas las más inesperadas.


19. ¿Todas esas noches que hemos pasado hablando y jugando al ajedrez no eran más que eso, sólo un juego?

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Los que nos salvaron" de Jenna Blum.

Libros parecidos

Síguenos