Frases de Los patitos feos

Los patitos feos

26 frases de Los patitos feos (Les vilains petits canards) de Boris Cyrulnik... Grandes personalidades a través de la resiliencia fueron capaces de volver a empezar después de haber sufrido experiencias traumáticas. ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Todos pueden?.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Boris Cyrulnik son: resiliencia en la infancia, vínculos afectivos en la infancia, apego, vínculos afectivos, trauma y superación, impacto del pasado en el presente, autoestima, resignificación de la adversidad, destino.

Frases de Boris Cyrulnik Libros de Boris Cyrulnik

Frases de Los patitos feos Boris Cyrulnik

01. Sólo los mitos confeccionan relatos deterministas.


02. Cuando se es desgraciado, el placer nos da miedo.


03. Las historias sin palabras permiten compartir los mundos interiores.


04. En el mundo real, cada encuentro constituye una bifurcación posible.


05. Una sonrisa, un gesto, una presencia imaginaria es suficiente cuando estás solo.


06. Hay que aprender a observar para evitar la venenosa belleza de las metáforas.


07. El mundo cambia tan pronto como hablamos, y podemos cambiar el mundo al hablar.


08. Te guardo mi estima, mi cariño y trato de entender lo que pasa en ti.


09. ¿Cuál es el secreto de la fuerza que le permitió recoger flores en el estiércol?


10. Un golpe de la fortuna es una herida que se inscribe en nuestra historia, no un destino.


11. Un golpe del destino es una lesión que forma parte de nuestra historia, no es un destino.


12. (...) Este conjunto constituido por un temperamento personal, una significación cultural y un sostén social, explica la asombrosa diversidad de los traumas.


13. El hecho de superar el trauma y volverse bello pese a todo, no tiene nada que ver con la invulnerabilidad ni con el éxito social.


14. Nunca se consiguen liquidar los problemas, siempre queda una huella, pero podemos darles otra vida, una vida más soportable y a veces incluso hermosa y con sentido.


15. La resiliencia es un proceso que puede producirse de modo permanente, con la condición de que la persona que se está desarrollando encuentre un objeto que le resulte significativo.


16. El arte no es un hobby, es un constreñimiento para luchar contra la angustia del vacío que nos suscita nuestro acceso a la libertad que nos da el placer de crear.


17. (...) Esta fortaleza que permite a las personas resilientes superar las adversidades le da a su personalidad un color particular. Demasiada atención a los demás y, al mismo tiempo, miedo a recibir el amor que provocan.


18. No hace mucho, cuando un niño gemía, era él quien era culpado por no ser un hombre, y era él quien estaba avergonzado. Ayer el dolor demostró la debilidad del lesionado, hoy pone de manifiesto la incompetencia del técnico.


19. La tentación de la anestesia alivia el sufrimiento, pero adormece nuestra forma de ser humanos; es sólo una protección. Basta un solo encuentro para despertar la llama y volver entre los hombres a su mundo palpable, apetecible y angustioso.


20. "La esencia del humor reside en el hecho de que uno se ahorra los afectos a los que habría debido dar lugar una determinada situación, y en que uno se sitúa por encima de esas manifestaciones emocionales gracias a una broma", decía Freud.


21. Cuando ocurre un trauma en esta etapa del desarrollo, la libertad se detiene ya que el edificio psíquico está en ruinas. Pero el fluir vital es tal que, como un río, el niño retomará el curso de su desarrollo en una dirección modificada por el trauma.


22. El trabajo biológico del sueño tiene un efecto paradójico. La consolidación de las huellas en "el almacén de la memoria" ocurre al aumentar el sueño rápido cuya alerta eléctrica genera más sinapsis. Este tipo de sueño, que corresponde al momento de los sueños más fantasmagóricos, aumenta precisamente durante la noche siguiente al enfrentamiento de un problema.


23. La historia de la palabra "temperamento" siempre ha tenido una connotación biológica, incluso en la época en que la biología aún no existía. Hipócrates, hace 2500 años, declaraba que el funcionamiento de un organismo se explicaba por la mezcla en proporciones variables de los cuatro humores -la sangre, la linfa, la bilis rubia y la bilis negra-, moderadores, cada uno de ellos, de los demás. Esta visión de un hombre movido por los humores ha tenido tal éxito que ha terminado por impedir cualquier otra concepción de la máquina humana.


24. Las relaciones conyugales evolucionan, los miembros de la pareja no son inmutables, las madres mejoran tan pronto encuentran un apoyo, y también puede suceder que quienes han de tomar las decisiones políticas dejen de provocar la desesperación de la familia impulsando la economía o creando instituciones sociales y culturales capaces de proponer nuevas guías a estos niños frágiles. Se constata entonces que el simple hecho de disponer en torno al niño una serie de informaciones cada vez más lejanas, primero sensoriales, más tarde verbales, y finalmente sociales y culturales, facilita su plena expansión, ya que de este modo se promueve la apertura de su conciencia.


25. Hoy en día, el dinero que permite acceder al consumo transforma los espectáculos en mercancía: fútbol, baile, teatro y cine. Por consiguiente, y con el fin de democratizar el acceso a esta cultura, se concede dinero público para que los pobres también puedan acudir a los espectáculos. Esta iniciativa constituye un espléndido contrasentido, ya que la creatividad no es una actividad de ocio. Es una iniciativa que debe inventar un mundo nuevo para cambiar el que provoca sufrimiento. La cultura creativa es una argamasa social que confiere esperanza a las pruebas de la existencia, mientras que la cultura pasiva es una distracción que hace pasar el rato, pero que no resuelve nada.


26. La resiliencia es el arte de navegar torrentes. Un trauma empujó al herido en una dirección que no le hubiera gustado tomar. Pero como ha caído en una riada que lo arrolla y lo lleva hacia una cascada de hematomas, el resiliente debe apelar a los recursos internos imbuidos en su memoria, debe luchar para no dejarse llevar por la pendiente natural del traumas que lo hacen vagar de golpe en golpe hasta el momento en que una mano tendida le ofrece un recurso externo, una relación afectiva, una institución social o cultural que le permitirá salir de ella. En esta metáfora del arte de navegar por los torrentes, la adquisición de recursos internos ha dado al resiliente su confianza y alegría.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Los patitos feos" de Boris Cyrulnik.

Libros parecidos

Síguenos