Frases de La sangre de los inocentes

La sangre de los inocentes

31 frases de La sangre de los inocentes de Julia Navarro... Desde la Inquisición hasta hoy, a través de la segunda guerra mundial, una aventura cuyos protagonistas intentan resolver injusticias, encontrar tesoros y saciar su sed de venganza.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Julia Navarro son: ficción histórica, holocausto, segunda guerra mundial, persecución religiosa, venganza, ficción con nazis, fundamentalismo, tesoros, misterio, inquisición.

Frases de Julia Navarro Libros de Julia Navarro

Frases de La sangre de los inocentes Julia Navarro

01. Todo el mundo miraba hacia otra parte, era la manera de resistir, decía. Pero no era verdad; hubo gente que resistió de verdad, que se enfrentó a los nazis, que murió luchando.


02. La vio salir del café andando con paso firme y pensó que aquella mujer nunca le necesitaría, ni a él ni a nadie. Ella misma se lo había dicho: era una superviviente. Y ya había sobrevivido a lo peor.


03. Pongamos que tú matas porque pretendes castigar una ofensa de tus enemigos, o maltratas a tu esposa porque no ha sido diligente, o mientes para no sentirte humillado ante tu comunidad. Cualesquiera de estas cosas son intrínsecamente malas. La cuestión está en dominar el mal que llevamos dentro, luchar contra él a lo largo de la vida, intentando que no nos dirijan los demonios, sino que seamos nosotros los que los dobleguemos.


04. Si quieren que les diga la verdad, me da lo mismo de dónde soy o de dónde son los otros. Me importa dónde estoy bien y con quién estoy, me importa la dignidad humana, la justicia y la paz.


05. Porque el mal existe y porque usted forma parte de él. Creo que merece una muerte horrible, pero no me corresponde a mi procurársela. Usted responderá por lo que ha hecho, la gente que ha muerto por su culpa no le permitirán descansar. No cierre los ojos, porque están ahí...


06. Lo que importa es lo que somos capaces de llegar a ser como personas, no dónde hemos nacido. Nacer en un lugar puede determinar el mundo de las emociones íntimas, los sabores, olores, la música, el paisaje... Pero ni quiero ni permito que nada de esto me determine como persona.


07. (...) Se levantó con rapidez y con un niño en cada mano salió deprisa de la sala temiendo que su marido cambiara de opinión y pudiera descargar su furia en su espalda. No sería el primer hombre que libraba su frustración atormentando a su esposa o a sus hijos.


08. El mundo cambia cada segundo y no hay vuelta atrás: otras religiones, aunque a regañadientes, lo han tenido que aceptar.... Interpretamos a Dios según nuestra cultura, el medio en que hemos nacido, en el que nos hemos desenvuelto, pero Dios es el mismo, y desde luego lo que es una monstruosidad es matar en nombre de Dios.


09. A lo largo de la historia se ha derramado mucha sangre porque algunos hombres se creen dioses y no les importa sembrar el mundo de muerte, porque para ellos los otros hombres son sólo carne con forma pero sin voz, sin alma. No les ven, no les sienten, no les importa que mueran con tal de que sirvan a sus intereses.


10. Los chinos dicen que hay que ser como los juncos, que se doblan cuando les azota el viento pero no se rompen y continúan de pie. - Y usted es un junco. - No tengo más remedio, no puedo ni quiero dejar de creer en lo que creo. Soy comunista, sí, y sé que tenemos la razón, pero no basta con tenerla, hay que esperar el momento y, mientras, dejarnos doblar por el viento.


11. Tienes razón, David, debes luchar. Para mí sería una impostura ir allí; puedo visitarte, pasar temporadas contigo, pero no me siento capaz de participar en tu sueño de construir un Estado judío. Si tu madre viviera...Es tu sueño, David, yo te apoyo con toda mi alma, hagas lo que hagas, aunque no me guste. Sólo te pido que no olvides algunas de las cosas que te enseñamos tu madre y yo; no te olvides de que no importa cómo se llame a Dios ni de qué manera se le rece. No te vuelvas un fanático.


12. La vida me ha enseñado que lo increíble forma parte de la realidad.


13. Se le notaba que estaba acostumbrado a mandar sin que nadie le llevara la contraria.


14. ¡Los hombres no hemos dejado de hacer barbaridades en nombre del Corán o de la Biblia! Buscarnos excusas en los textos sagrados para justificar lo injustificable.


15. No era una belleza, pero tenía tanta fuerza y determinación en la mirada que era difícil no rendirse ante lo que quería.


16. He estado tanto tiempo fuera que he aprendido que la tierra no es nada sin los hombres, que lo que importan son los seres humanos.


17. ¿Qué pensará Dios de estos hombres que han utilizado y utilizan su nombre para matar? ¿No cree que la Iglesia debería reflexionar sobre esto?


18. Es la distancia la que embellece las cosas y las despeja del horror del momento, de la miseria de la cotidianidad...


19. Aceptar la realidad no es resignación, es una manera de afrontarla. No tengo poder para cambiar las cosas.


20. Hay gentes dispuestas a creer lo increíble porque les resulta más consolador que afrontar la realidad.


21. La vida no es o todo o nada, a veces hay que buscar soluciones intermedias para sobrevivir.


22. Es curioso, se olvidan de que Cristo era judío y de que no quiso ser otra cosa que judío por más que su mensaje fuera universal...


23. Uno de los problemas de los seres humanos, de todos sin excepción, es la desconfianza hacia quien es diferente. No les entendemos y nos sentimos incómodos, con miedo.


24. Usted hace posible lo que parece imposible...


25. Era fácil derrotar a una sociedad que no creía en nada.


26. No soy ni traidor ni cobarde... Sólo que pienso por mi cuenta.


27. Hay lugares de los que uno no se va nunca.


28. La venganza de nada le sirve a los muertos...


29. ¿Somos tan diferentes como para no poder entendernos?


30. Soy un hombre perdido en su propia historia.


31. ¡Por favor, júzgame después de conocerme! Pero hazlo tú, con tu propio criterio.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La sangre de los inocentes" de Julia Navarro.

Síguenos