Frases de El violonchelista de Sarajevo

El violonchelista de Sarajevo

31 frases de El violonchelista de Sarajevo (The cellist of Sarajevo) de Steven Galloway... Un músico que homenajea a las víctimas de un obús. Una mujer que recorre la ciudad en busca de agua para su familia. Un hombre buscando comida. Dos francotiradores al acecho y una historia sobre la dignidad humana.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Steven Galloway son: música, supervivencia, dignidad del ser humano, bomba, civilización, consecuencias de la guerra, vida y muerte, ambientada en sarajevo (bosnia y herzegovina), sitio de sarajevo.

Frases de Steven Galloway Libros de Steven Galloway

Frases de El violonchelista de Sarajevo Steven Galloway

01. La vida es una serie de decisiones ínfimas e inevitables.


02. Los defensores replican con fuego automático, seguido por varios disparos sueltos, la tarjeta de visita de los contrafrancotiradores.


03. Las decisiones que ha tomado la han dejado sin alternativa.


04. No hay modo de saber qué versión de una mentira es verdad.


05. No elegimos aquello en lo que creemos. Es la creencia la que nos elige.


06. Una bala deja pruebas que no dejan las bombas.


07. La ocasión de morir estaba en todas partes y no era tan sorprendente que esa ocasión se materializase.


08. Un arma no decide si mata o no. Un arma es la manifestación de una decisión que ya se ha tomado.


09. Ha estado dormido desde que la guerra estalló. Ahora lo sabe. Defendiéndose de la muerte ha perdido su aferramiento a la vida.


10. Probablemente también estén muertas. Casi confío en que estén muertas. Sería mucho peor que estuvieran obligadas a vivir con esos monstruos.


11. La música concluye, las notas cesan. Él vuelve a estar en la calle donde mataron a veintidós personas que hacían cola para comprar pan.


12. La mayoría de los días consigue sentir que la música le rejuvenece con la misma facilidad como si estuviese repostando gasolina con el coche.


13. La música le pedía que recordara esto, que supiera a ciencia cierta que el mundo aún albergaba la capacidad del bien. Las notas eran prueba de ello.


14. El violonchelista no sabe lo que está a punto de ocurrir. Inicialmente, ni siquiera es consciente del impacto de la bomba. Durante largo tiempo, permanece junto a la ventana y mira...


15. La ausencia de bombardeos es casi como la música, y ella se imagina que si cerrase los ojos se convencería de estar paseando por las calles del antiguo Sarajevo. Casi.


16. Un hombre acaba de cruzar y no le ha disparado. No significa nada. Todo es un cálculo. Cuanto más espere antes de disparar, más personas se aventurarán a cruzar.


17. ¿Conoces la diferencia entre un optimista y un pesimista? (...) El pesimista dice: "Oh, cielos, la cosas no pueden empeorar más". Y el optimista dice: "No estés tan triste. Las cosas siempre pueden empeorar".


18. (...) Cae en la cuenta de que, por ninguna razón en particular, topó con la esencia del ser humano. Es un don escaso comprender que la propia vida es maravillosa, y que no durará para siempre.


19. El francotirador sigue allí. No sabría decir por qué tiene esta certeza, pero la tiene. En algún lugar de las colinas o de los edificios de Grbavica está esperando, aguardando a que llegue el momento.


20. Tengo miedo de todo, de morir, de no morir. Tengo miedo de que esto siga siendo así siempre, de que esta guerra no sea una guerra sino el modo en que la vida será a partir de ahora.


21. Los dedos en su carne le comunicaban que era amado, que siempre lo había sido, y que el mundo era un lugar donde, ante todo lo demás, las cosas buenas encontrarían el modo de penetrar en uno y alojarse en su interior.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El violonchelista de Sarajevo" de Steven Galloway.

Libros parecidos

Síguenos