Frases de El Caballero de la armadura oxidada

El Caballero de la armadura oxidada

31 frases de El Caballero de la armadura oxidada (The knight in rusty armor) de Robert Fisher... Viaje lleno de anécdotas, retos y lecciones que deberá transitar el cabalero para llegar a su casa. ¿Conseguirá quitarse la armadura?.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Robert Fisher son: tolerancia, superación de las dificultades, esperanza, esencia de la vida, orgullo, desarrollo personal, tristeza, valorar las cosas simples, coraje ante la adversidad, soberbia.

Frases de Robert Fisher

Frases de El Caballero de la armadura oxidada Robert Fisher

01. El conocimiento de uno mismo es la verdad y ya sabes lo que dicen: "la verdad es más poderosa que la espada".


02. Cada día se nos da todo aquello que somos capaces de llevar a cabo. Si al final del día estamos cansados, es porque quizás estemos haciendo algo que corresponde al otro.


03. Decidió que era verdad, que el tiempo transcurría con rapidez cuando se escuchaba a sí mismo. Recordó cuantas veces el tiempo se hacía eterno mientras él esperaba que otras personas lo llenaran.


04. (...) Durante toda su vida había perdido el tiempo hablando de lo que había hecho y de lo que iba a hacer. Nunca había disfrutado de lo que pasaba en el momento.


05. El hombre de blanco dijo: "no echéis vuestras perlas a los cerdos". A menudo me he preguntado, no obstante, si no procedía echar una pequeña perla a los cerdos para comprobar el grado de "porcinez", maldad e hipocresía de la gente.


06. Cuando por fin tengo la edad de todas aquellas personas a las que les he reprochado algo en mi vida, resulta que están todas muertas y entonces me doy cuenta de que tengo que mirarme a mi mismo y reflexionar.


07. El primer castillo se llama silencio, el segundo conocimiento y el tercero voluntad y osadía. Una vez hayáis entrado en ellos, encontrareis la salida cuando hayáis aprendido lo que habéis ido a aprender.


08. ¿Y cuándo fue la última vez que sentiste el calor de un beso, oliste la fragancia de una flor o escuchaste una hermosa melodía sin que vuestra armadura se interpusiera entre vosotros?


09. Los animales aceptan y los humanos esperan. Nunca oirás a un conejo decir: espero que el sol salga esta mañana para poder ir al lago a jugar. Si el sol sale o no sale, no estropeara el día al conejo. Es feliz siendo un conejo. El caballero pensó en esto. No recordaba a ninguna persona que fuera feliz simplemente por ser una persona.


10. El caballero permaneció en la cima, respirando profundamente y le sobrevino una sobrecogedora sensación de bienestar. Se sintió mareado por el encantamiento de ver, oír y sentir el universo que le rodeaba. Antes, el temor a lo desconocido había entumecido sus sentidos, pero ahora podía experimentar todo con una claridad sorprendente. La calidez del sol del atardecer, la melodía de la suave brisa de la montaña y la belleza de las formas y los colores de la naturaleza que pintaban el paisaje causaron un placer indescriptible al caballero. Su corazón rebosaba de amor.


11. Hace ya mucho tiempo, en una tierra muy lejana, vivía un caballero que pensaba que era bueno, generoso y amoroso. Hacía todo lo que suelen hacer los caballeros buenos, generosos y amorosos. Luchaba contra sus enemigos, que eran malos, mezquinos y odiosos, mataba dragones y rescataba damiselas en apuros. Cuando en el asunto de la caballería había crisis, tenía la mala costumbre de rescatar damiselas incluso cuando ellas no deseaban ser rescatadas y, debido a esto, aunque muchas damas le estaban agradecidas, otras tantas se mostraban furiosas con el caballero. Él lo aceptaba con filosofía. Después de todo, no se puede contentar a todo el mundo.


12. El caballero no parecía tener alternativa. Perdía fuerza en cada segundo que pasaba y la sangre brotaba de sus dedos allí donde se aferraban a la roca. Pensando que moriría, se dejó ir y se precipitó al abismo, a la profundidad infinita de sus recuerdos. Recordó todas las cosas de su vida de las que había culpado a su madre, a su padre, a sus profesores, a su mujer, a su hijo, a sus amigos y a todos los demás. A medida que caía en el vacío, fue desprendiéndose de todos los juicios que había hecho contra ellos. Fue cayendo cada vez más rápidamente, vertiginosamente, mientras su mente descendía hacia su corazón. Luego, por primera vez en su vida, contempló su vida con claridad, sin juzgar y sin excusarse. En ese instante, aceptó toda la responsabilidad por su vida, por la influencia que la gente tenía sobre ella y por los acontecimientos que le habían dado forma. A partir de ese momento, fuera de sí mismo, nunca más culparía a nada ni a nadie de todos los errores y desgracias. El reconocimiento de que él era la causa, no el efecto, le dio una nueva sensación de poder. Ya no tenía miedo.


13. Después de todo, no se puede contentar a todo el mundo.


14. Su voluntad de abarcar lo desconocido le había liberado. Ahora el universo era suyo, para ser experimentado y disfrutado.


15. Aunque este Universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido.


16. La ambición del corazón es pura. No compite con nadie y no hace daño a nadie.


17. Cuando la armadura desaparezca y estéis bien, sentiréis el dolor de los otros también.


18. A todos, alguna armadura nos tiene atrapados. Solo que la vuestra ya la habéis encontrado.


19. ¿Cómo podes cuidar de ellos si ni siquiera podes cuidar de vos mismo?


20. Si realmente os hubierais sentido hermoso, no os hubiera importado lo que ella dijo.


21. Cuando aprendáis a aceptar en lugar de esperar, tendréis menos decepciones.


22. Si realmente eras bueno, generoso y amoroso, ¿por qué tenías que demostrarlo?


23. Si el sol no sale, no le estropeará el día al conejo.


24. El caballero lloró aún más al darse cuenta de que si no se amaba, no podía amar realmente a otros.


25. ¿Has confundido la necesidad con el amor?


26. El silencio es para uno; el conocimiento es para todos.


27. Permanecer en silencio es algo más que no hablar.


28. Casi muero por todas las lágrimas que no derramé.


29. El conocimiento es la luz que iluminará vuestro camino.


30. Cuando el alumno está preparado el maestro aparece.


31. Las decisiones son fáciles cuando sólo hay una alternativa.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El Caballero de la armadura oxidada" de Robert Fisher.

Libros parecidos

Síguenos