Frases de El asesino ciego

El asesino ciego

28 frases de El asesino ciego (The blind assassin) de Margaret Atwood... En un accidente automovilístico que parece más un suicidio, pierde la vida Laura. Su hermana Iris rememora la infancia de ambas en la convulsa Canadá de entreguerras y reconstruye la historia de la rica dinastía a la que pertenecen.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Margaret Atwood son: accidente automovilístico, suicidio, condición de la mujer, secretos de familia, hermanas, misterio, período de entreguerras, ambientada en canadá.

Frases de Margaret Atwood

Frases de El asesino ciego Margaret Atwood

01. Eres libre de reinventarte como te plazca.


02. Estación de crisantemos, flor de funeral; es decir, blancos. Los muertos deben de acabar hartos de ellos.


03. Nuestros pecados son un pozo sin fondo y su fuente inagotable.


04. El buen juicio procede de la experiencia. La experiencia procede del mal juicio.


05. No se puede comprar la inconsciencia a tan bajo precio.


06. Eso es de una crueldad innecesaria, replica ella con frialdad. ¿Cuándo es necesaria la crueldad? .. ¿Y cuánta?


07. En la vida una tragedia no es un gran grito que dura un instante. Incluye todo lo que conduce a ella.


08. A menudo las lágrimas no derramadas se vuelven amargas. Como el recuerdo. Como morderse la lengua. Entonces empezaron las malas noches, el insomnio.


09. "Debería haber" es una expresión fútil. Trata de lo que no ocurrió. Pertenece a un universo paralelo, a otra dimensión del espacio.


10. He descubierto que no hay nada más difícil que entender a los muertos, pero nada es más peligroso que no hacer caso de ellos.


11. Los principios son repentinos, pero también insidiosos. Se te meten dentro con sigilo y acechan en las sombras sin ser reconocidos hasta que, de pronto, brotan.


12. Las rubias son como los ratones blancos, sólo se encuentran en las jaulas. No durarían mucho en medio de la naturaleza. Llaman la atención.


13. "La indiscreción hunde el barco", rezaba un cartel en tiempos de la guerra. Claro que, más tarde o más temprano, el barco acaba hundiéndose de todos modos.


14. Sin la protección de la hosquedad y la frivolidad, todos los niños quedarían aplastados por el pasado de los demás. El egoísmo es su gracia salvadora.


15. Podría haberlo dejado ahí. Podría haber elegido la ignorancia, pero hice lo que habríais hecho vosotros, lo que habéis hecho si habéis llegado hasta aquí. Quise saber.


16. ¿Para quién escribo esto? ¿Para mí misma? Creo que no... ¿Para alguien desconocido, cuando yo haya muerto? No tengo semejante ambición, ni semejante esperanza. A lo mejor no escribo para nadie.


17. ¿Cómo estalla una guerra? ¿Cómo va alimentándose? ¿De qué está hecha? ¿De qué secretos, mentiras y traiciones? ¿De qué amores y odios? ¿De qué cantidades de dinero, de qué metales?


18. El amor es dar, mientras que el matrimonio es comprar y vender. No se puede poner el amor en un contrato. Después le dije que en el Cielo no existía el matrimonio.


19. Las guerras se declaran y acaban, pero más tarde rebrotan en otra parte. Las casas quedan partidas como huevos, y su contenido es vengativamente quemado, robado o pisoteado; los refugiados son bombardeados desde los aviones.


20. Él se aleja, y ella no puede llamarlo, su garganta no emite sonido alguno. Se ha ido. Alrededor del corazón siente una presión que la ahoga. No, no, no, no, repite una voz dentro de su cabeza. Le resbalan las lágrimas por la cara. Entonces es cuando despierta de verdad.


21. En la vida una tragedia no es un gran grito que dura un instante. Incluye todo lo que conduce a ella. Hora tras hora de trivialidad, día tras día, año tras año y, luego, el momento repentino: la puñalada, el neumático que explota, la caída en picado desde el puente.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El asesino ciego" de Margaret Atwood.

Libros parecidos

Síguenos