Frases de Chicos prodigiosos

Chicos prodigiosos

25 frases de Chicos prodigiosos (Wonder boys) de Michael Chabon... El escritor y profesor Grady Tripp lleva ocho años trabajando en una obra sin poder darle fin. De golpe una serie de sucesos le harán vivir un alocado fin de semana.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Michael Chabon son: obsesión, infidelidad, huérfanos, adicciones, perdedores, ficción en centros educativos.

Frases de Michael Chabon Libros de Michael Chabon

Frases de Chicos prodigiosos Michael Chabon

01. No me gusta perder el control de mis emociones.


02. Esa obsesión estaba relacionada, (...), con una sensación de vacío existencial.


03. Se limitaba a dejar que las cosas sucediesen y a esperar el siguiente acontecimiento.


04. Creo que no cuadro en el nuevo perfil empresarial. - ¿Cuál es? -Ser competente.


05. (...) Parecía escrito a base de cosas oídas, retazos y material de segunda mano.


06. No pretendo hacer un panegírico de la sobriedad. De todos los estados de conciencia asequibles al consumidor moderno, me parece el más sobrevalorado.


07. Ya que se estaba enamorando de mí, podía empezar a hacerle promesas que no pensaba cumplir.


08. Los escritores, a diferencia de la mayoría de la gente, cuentan sus mejores mentiras cuando están solos.


09. Siempre me ha resultado difícil ver la diferencia entre la abnegación y lo que antes se conocía como esperanza.


10. Era la clase de modelo que se suele ver colgando en el armario de las mujeres que sólo tienen un vestido.


11. Sus ojos habían perdido aquel brillo febril de conquistador, y, por primera vez en toda la noche, descubrí en ellos verdadera ternura.


12. (...) Muestra una fuerte influencia faraónica en los movimientos de los codos. Y tal vez un ligero toque de Snoopy en los pies.


13. No hay nada más embarazoso que haberse ganado la desaprobación de un animal perspicaz.


14. Era agradable estar al aire libre a oscuras, rodeado de hierba húmeda, sintiendo la llegada de la primavera y la inminencia de alguna catástrofe.


15. Traté de aclarar mis sentimientos al respecto, una actividad no muy diferente de buscar una rata muerta en los recovecos bajo el suelo de una casa.


16. Ni ellos eran mi familia ni aquélla era mi fiesta, pero era huérfano y ateo, y me conformaba con cualquier cosa que se me ofreciera.


17. Al final de cada relato, el lector debe tener la sensación de que el viento ha barrido las nubes y ha aparecido por fin la luna.


18. Era obvio que se sentía rebosante de cariño, satisfecho sexualmente, extraño y terso y delicado como el pétalo apenas abierto de una flor.


19. Desnudarla era una temeridad, una especie de acto vandálico, como abrir las jaulas de un 200 repleto de animales o hacer saltar por los aires una presa.


20. Soy tan enamoradizo, y siento un desprecio tan absoluto por las consecuencias de mis actos, que desde el mismo momento en que empiezo una relación matrimonial me convierto, casi por definición, en adúltero.


21. Mi condición de consumidor habitual de marihuana durante años me había acostumbrado a que hasta los fenómenos más espantosos, vueltos a considerar con frialdad, resultaban ser meros retazos de mis fantasías paranoides.


22. Toda amistad entre hombres es esencialmente quijotesca: sólo perdura mientras ambos amigos están dispuestos a limpiar el casco de batalla, subirse al burro y cabalgar detrás del otro en pos de una dudosa aventura y una ilusoria gloria.


23. A lo largo de los años he ido renunciando a muchos vicios, entre ellos el whisky, el tabaco y las diversas drogas que te liberan de las leyes de Newton, pero la marihuana y yo hemos seguido siendo compañeros inseparables.


24. Me había pasado toda la vida soñando con despertarme una mañana cualquiera en la ciudad destinada a ser mi hogar, en los brazos de la mujer a la que estaba destinado a amar, rodeado de amistosos vecinos y construyendo el cambiante pero esencialmente invariable paisaje de mi destino.


25. Comprendí que podía escribir diez mil páginas más de brillante prosa y no por ello dejar de ser un minotauro ciego dando traspiés sin ton ni son, un ex chico prodigioso fracasado, adicto a la marihuana, con problemas de obesidad y un perro muerto en el maletero del coche.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Chicos prodigiosos" de Michael Chabon.

Libros parecidos

Síguenos