Frases del libro "A orillas del río Piedra me senté y lloré" de Paulo Coelho

A orillas del río Piedra me senté y lloré

Disfruta de estas 20 frases de "A orillas del río Piedra me senté y lloré"... ¿Qué ocurre cuando la timidez sacrifica un amor adolescente? ¿Y qué sucede cuando el destino hace que una mujer reencuentre a su amado?.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "A orillas del río Piedra me senté y lloré", de Paulo Coelho son: vencer los miedos, poder del amor, enamorarse, destino, esencia de la vida, desamor.

Frases de "A orillas del río Piedra me senté y lloré"

01. Sólo quien es feliz puede repartir felicidad.


02. Dios siempre me dio una segunda oportunidad en la vida.


03. El universo siempre conspira a favor de los soñadores.


04. Nadie logra mentir, nadie logra ocultar nada cuando mira directo a los ojos.


05. Dios es el mismo, aunque tenga mil nombres; pero tienes que escoger uno para llamarlo.


06. La felicidad es a veces una bendición, pero por lo general es una conquista.


07. Hay cosas en la vida por las que vale la pena luchar hasta el fin.


08. Libéranos de todos esos conceptos malditos, de esa manía de tener que explicarlo todo.


09. Esperar duele. Olvidar duele. Pero el peor de los sufrimientos es no saber qué decisión tomar.


10. El sabio es sabio porque ama. El loco es loco porque piensa que puede entender el amor.


11. A orillas del río Piedra me senté y sonreí...Tu amor me salva, y me devuelve los sueños.


12. Que mis lágrimas corran así bien lejos, para que mi amor nunca sepa que un día lloré por él.


13. A veces insistimos en ver la paja en el ojo ajeno y no vemos las montañas, los campos y los olivares.


14. Debemos escuchar al niño que fuimos un día y que existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de instantes mágicos.


15. Todos los días dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices.


16. Que mis lágrimas corran bien lejos, así olvidaré el río Piedra, el monasterio, la iglesia en los Pirineos, la bruma, los caminos que recorrimos juntos.


17. Nadie está a salvo de las derrotas. Pero es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños, que ser derrotado sin saber siquiera por qué se está luchando.


18. En toda historia de amor siempre hay algo que nos acerca a la eternidad y a la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo.


19. Existen derrotas, pero nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando.


20. Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, percibiremos que ningún día es igual a otro. Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para este día y que no puede guardarse o desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá. Este milagro esta en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada. No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes. Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el "instante mágico", está a nuestro alcance.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "A orillas del río Piedra me senté y lloré", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Paulo Coelho.

Libros parecidos

Síguenos