Frases de Yukio Mishima - Página 29

01. Todo aquello no era sino una solemne preparación para la muerte. La rutina doméstica o una forma de pasar el tiempo hasta que llegara el momento del enfrentamiento definitivo. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Preparación + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


02. Era imposible encontrar en ella el menor rastro de tristeza, y, al observar aquella demostración de la personalidad apasionada de su mujer, el teniente pensó que había elegido la esposa que correspondía. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Elegido + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


03. Sintió que había cierta elegancia en la asociación de la muerte con aquella cara sana y radiante. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Asociación + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


04. Quizás, y no estoy demasiado segura, fue mi amor quien lo alejó de mí. Sí, puede haber sucedido así. Él prefirió hacer de una aventura feliz, fácil y abierta algo secreto y terrible. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Aventura + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


05. Se dijo que la belleza de una mujer no era más que una aparición fugaz, un fenómeno temporal compuesto de carne perecedera. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Fugaz + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


06. Sonreía, compasivo, frente a nobles poderosos y reflexionaba acerca de la imposibilidad que demostraba aquella gente en advertir que los placeres no eran sino sueños vacíos. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Compasivo + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


07. Su única ambición era encontrar a alguien que pudiera ofrecerle un amor fuerte y profundo. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Profundo + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


08. Al alejarse miró hacia atrás. El mar estaba tranquilo. Un destello plateado resplandeció cerca de la costa. Los peces saltaban y parecían ebrios de placer. No era justo que Tomoko se sintiera tan desgraciada. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Destello + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


09. Sin embargo, nada se explica por el mero hecho de darle un nombre. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Hecho + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


10. No era extraño que su propia esperanza implicase también un desprecio hacia las esperanzas ajenas y que la felicidad que él buscaba no permitiese la injerencia de ningún dedo ajeno. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Desprecio + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


11. El proceso por el cual lo imprevisto se desliza en la conciencia del hombre es extraño y sutil. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Sutil + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"


12. El corazón humano es sorprendentemente mudable. "La perla y otros cuentos" (1953)

+ Frases de Corazón + Pensamientos de "La perla y otros cuentos"

Influencias

Autores relacionados

Kenzaburo Oe Natsume Soseki Osamu Dazai

Yukio Mishima


Escritor, novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, crítico y actor japonés de nombre Kimitake Hiraoka, considerado uno de los más grandes escritores de la historia del Japón.

Sobre Yukio Mishima

Yukio Mishima nace en el seno de una familia de clase alta y fue criado por su abuela Natsu, de aspiraciones aristocráticas y proveniente de una familia vinculada a los samurái de la era Tokugawa.

Estudió en la exclusiva escuela Gakushüim, donde escribió su primer cuento en 1938 y en 1941 su primer libro de relatos.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1938-1945) no pudo cumplir el servicio militar por estar enfermo de tuberculosis, suceso que él mismo entendió como una humillación y que se convirtió un trauma lacerante e imborrable y en su lugar trabajó en una fábrica aeronáutica.

En 1947 Yukio Mishima obtuvo un doctorado en Derecho por la Universidad de Tokio y comenzó a trabajar como funcionario en el Ministerio de Finanzas japonés, pero tras un breve tiempo abandonó el empleo para dedicarse por entero a la actividad literaria.

En junio de 1949 publicó "Confesiones de una máscara", obra que cosechó un inmediato éxito y que supuso su definitiva consagración en el mundo literario.

Desde 1955 emprendió un intenso programa de actividad física que incluía levantamiento de pesas y artes marciales y tiempo después realizó adiestramiento militar en la base de Sietai, junto con un grupo de estudiantes universitarios.

Después de una breve relación con Michiko Shoda (quien tiempo después se convertiría en esposa del Emperador Akihito), se casó con Yoko Sugiyama en 1958 y tiempo después la pareja tuvo dos hijos.

Entre 1966 y 1970 publica su obra cumbre, la tetralogía "El mar de la fertilidad", compuesta por las novelas "Nieve de primavera" (1966), "Caballos desbocados" (1968), "El templo de la aurora" (1970) y "La corrupción de un ángel" (1970), completada esta última el mismo día de su muerte.

Tras ocupar la sede del estado mayor nipón en un intento de forzar la recuperación de los ideales heroicos de preguerra, se quitó la vida mediante el rito del seppuku al grito de "Larga vida al emperador".

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Actores » Actores siglo XX » Actores de Japón

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de Japón

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Japón

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Japón

Síguenos