Frases de Yukio Mishima - Página 27

01. La separación es dolorosa, pero también lo es su contrario. Y si estar juntos trae satisfacciones, es conveniente que la separación proporcione lo mismo a su propio modo. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Contrario + Pensamientos de "Nieve de primavera"


02. Siempre deseé conocer el secreto que habilita al amor para evadir los lazos del tiempo y del espacio como por arte de magia. Estar ante la persona que amamos no es amar su verdadero yo, pues sólo somos aptos para considerar su belleza física. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Lazos + Pensamientos de "Nieve de primavera"


03. Todo lo sagrado tiene la sustancia de los sueños y los recuerdos, y así experimentamos el milagro de que lo que está separado de nosotros por el tiempo o la distancia se haga repentinamente tangible. Los sueños, los recuerdos, lo sagrado, todo es semejante en cuanto que está más allá de nuestro alcance. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Sagrado + Pensamientos de "Nieve de primavera"


04. Era una mañana en que los copos de nieve se deshacían con el fuerte viento que barría la llanura de Yamato. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Llanura + Pensamientos de "Nieve de primavera"


05. La única forma con que podía hacer frente a un desprecio de tal clase era seguir creyendo en su propia nobleza. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Nobleza + Pensamientos de "Nieve de primavera"


06. Una vez que nos separamos de lo que podemos tocar, ese objeto se santifica; adquiere la belleza de lo inalcanzable, la cualidad de milagroso. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Inalcanzable + Pensamientos de "Nieve de primavera"


07. ¡Qué extraño es el hombre! Su contacto mancha, y sin embargo él es la fuente de los milagros. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Mancha + Pensamientos de "Nieve de primavera"


08. Mis pequeñas satisfacciones privadas, mis razonamientos, mis decepciones... todo ha desaparecido. Lo único que me queda es suspirar por todo lo que he perdido. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Único + Pensamientos de "Nieve de primavera"


09. Y si grito, ¿Quién me escuchará? Mientras tanto, mi yo es para los demás como fue siempre. Una nobleza superficial... Eso es lo que queda de mí. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Nobleza + Pensamientos de "Nieve de primavera"


10. ¿Por qué vivimos una era de decadencia? ¿Por qué el mundo desprecia el vigor, la juventud, las ambiciones honorables y la sinceridad? "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Vigor + Pensamientos de "Nieve de primavera"


11. Los hombres sólo piensan en dinero y mujeres. Se han olvidado de lo que es propio del hombre. Aquella gran edad de los dioses y los héroes pasó con el Emperador Meiji. ¿Volveremos a ver algo semejante? ¿Un tiempo en que la fuerza de la juventud no se malgaste? "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Emperador + Pensamientos de "Nieve de primavera"


12. Pero, ¿Qué clase de emoción le tenía ahora bajo sus garras? ¿Sería gozo o deleite? Pero si era gozo, resultaba irracional, tan apasionado, que era casi extraterreno. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Apasionado + Pensamientos de "Nieve de primavera"

Influencias

Autores relacionados

Kenzaburo Oe Natsume Soseki Osamu Dazai

Yukio Mishima


Escritor, novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, crítico y actor japonés de nombre Kimitake Hiraoka, considerado uno de los más grandes escritores de la historia del Japón.

Sobre Yukio Mishima

Yukio Mishima nace en el seno de una familia de clase alta y fue criado por su abuela Natsu, de aspiraciones aristocráticas y proveniente de una familia vinculada a los samurái de la era Tokugawa.

Estudió en la exclusiva escuela Gakushüim, donde escribió su primer cuento en 1938 y en 1941 su primer libro de relatos.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1938-1945) no pudo cumplir el servicio militar por estar enfermo de tuberculosis, suceso que él mismo entendió como una humillación y que se convirtió un trauma lacerante e imborrable y en su lugar trabajó en una fábrica aeronáutica.

En 1947 Yukio Mishima obtuvo un doctorado en Derecho por la Universidad de Tokio y comenzó a trabajar como funcionario en el Ministerio de Finanzas japonés, pero tras un breve tiempo abandonó el empleo para dedicarse por entero a la actividad literaria.

En junio de 1949 publicó "Confesiones de una máscara", obra que cosechó un inmediato éxito y que supuso su definitiva consagración en el mundo literario.

Desde 1955 emprendió un intenso programa de actividad física que incluía levantamiento de pesas y artes marciales y tiempo después realizó adiestramiento militar en la base de Sietai, junto con un grupo de estudiantes universitarios.

Después de una breve relación con Michiko Shoda (quien tiempo después se convertiría en esposa del Emperador Akihito), se casó con Yoko Sugiyama en 1958 y tiempo después la pareja tuvo dos hijos.

Entre 1966 y 1970 publica su obra cumbre, la tetralogía "El mar de la fertilidad", compuesta por las novelas "Nieve de primavera" (1966), "Caballos desbocados" (1968), "El templo de la aurora" (1970) y "La corrupción de un ángel" (1970), completada esta última el mismo día de su muerte.

Tras ocupar la sede del estado mayor nipón en un intento de forzar la recuperación de los ideales heroicos de preguerra, se quitó la vida mediante el rito del seppuku al grito de "Larga vida al emperador".

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Actores » Actores siglo XX » Actores de Japón

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de Japón

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Japón

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Japón

Síguenos