Frases de Yukio Mishima - Página 26

01. En sus sueños, la gloria, la muerte y la mujer eran consubstanciales. "El marino que perdió la gracia del mar" (1963)

+ Frases de Gloria + Pensamientos de "El marino que perdió la gracia del mar"


02. En ese momento, por vez primera en su vida, se vio sorprendido por la fuerza de la belleza femenina, y la explosión deslumbrante de elegancia, que hizo enardecer a sus sentidos. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Explosión + Pensamientos de "Nieve de primavera"


03. (...) Ahora comprendió por qué le había abierto el corazón de forma tan apasionada y súbita aquel día. Y al fin, con su mayor confianza, había tomado la decisión de invitarle a salir a aquel paseo, con la nieve de febrero. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Nieve + Pensamientos de "Nieve de primavera"


04. Era la tarde de un domingo pacífico, sosegado y glorioso. Sin embargo, Kiyoaki seguía convencido de que en el fondo de este mundo, como en un recipiente de cuero lleno de agua, había un pequeño agujero, y le parecía oír cómo el tiempo iba saliendo por él gota a gota. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Cuero + Pensamientos de "Nieve de primavera"


05. Cada vez que se agachaba para coger una flor, el kimono color aguamarina de Satoko era incapaz de disimular la redondez de sus caderas, sorprendentemente generosas en un talle tan esbelto. De pronto Kiyoaki se sintió inquieto, como un lago de agua clara súbitamente enturbiado por algún alboroto profundo bajo su superficie. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Caderas + Pensamientos de "Nieve de primavera"


06. Tú no eres un gran hombre, ni un genio. Pero hay en ti una característica que te coloca totalmente aparte: no tienes fuerza de voluntad. Y por tanto, me fascina pensar en ti como sujeto de la Historia. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Pensar en ti + Pensamientos de "Nieve de primavera"


07. ¿Obedece la Historia alguna vez a la voluntad de los hombres? "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Voluntad + Pensamientos de "Nieve de primavera"


08. Había una cosa en Satoko que trascendía de todo artificio. Era la intensidad de la mirada, el poder de sus ojos. Esta fuerza seguía anonadando a Kiyoaki como siempre. Se sentía penetrado por aquella misteriosa fuerza, cuyo poder le sugería la esencia de Satoko. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Artificio + Pensamientos de "Nieve de primavera"


09. Estaba por tanto ansioso por impedir que su ira pareciera cólera a la antigua, y admitir que las fuerzas de la sin razón se iban desmoronando. Al mismo tiempo había una ventaja en aquella rabia: le hacía totalmente incapaz de reflexión. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Cólera + Pensamientos de "Nieve de primavera"


10. En su casa, el estilo de la vida diaria podía ser japonés, pero el ambiente tenía mucho de occidental en espíritu. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Japonés + Pensamientos de "Nieve de primavera"


11. Cada período tiene su propio estilo, y ningún artista que viva en una era puede elevarse por encima del estilo de ella, cualquiera que sea su personal perspectiva. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Período + Pensamientos de "Nieve de primavera"


12. Cuando intervienen el tiempo y el espacio es posible ser engañados por ambos, pero también es posible acercarse más a su yo verdadero. "Nieve de primavera" (1968)

+ Frases de Espacio + Pensamientos de "Nieve de primavera"

Influencias

Autores relacionados

Kenzaburo Oe Natsume Soseki Osamu Dazai

Yukio Mishima


Escritor, novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, crítico y actor japonés de nombre Kimitake Hiraoka, considerado uno de los más grandes escritores de la historia del Japón.

Sobre Yukio Mishima

Yukio Mishima nace en el seno de una familia de clase alta y fue criado por su abuela Natsu, de aspiraciones aristocráticas y proveniente de una familia vinculada a los samurái de la era Tokugawa.

Estudió en la exclusiva escuela Gakushüim, donde escribió su primer cuento en 1938 y en 1941 su primer libro de relatos.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1938-1945) no pudo cumplir el servicio militar por estar enfermo de tuberculosis, suceso que él mismo entendió como una humillación y que se convirtió un trauma lacerante e imborrable y en su lugar trabajó en una fábrica aeronáutica.

En 1947 Yukio Mishima obtuvo un doctorado en Derecho por la Universidad de Tokio y comenzó a trabajar como funcionario en el Ministerio de Finanzas japonés, pero tras un breve tiempo abandonó el empleo para dedicarse por entero a la actividad literaria.

En junio de 1949 publicó "Confesiones de una máscara", obra que cosechó un inmediato éxito y que supuso su definitiva consagración en el mundo literario.

Desde 1955 emprendió un intenso programa de actividad física que incluía levantamiento de pesas y artes marciales y tiempo después realizó adiestramiento militar en la base de Sietai, junto con un grupo de estudiantes universitarios.

Después de una breve relación con Michiko Shoda (quien tiempo después se convertiría en esposa del Emperador Akihito), se casó con Yoko Sugiyama en 1958 y tiempo después la pareja tuvo dos hijos.

Entre 1966 y 1970 publica su obra cumbre, la tetralogía "El mar de la fertilidad", compuesta por las novelas "Nieve de primavera" (1966), "Caballos desbocados" (1968), "El templo de la aurora" (1970) y "La corrupción de un ángel" (1970), completada esta última el mismo día de su muerte.

Tras ocupar la sede del estado mayor nipón en un intento de forzar la recuperación de los ideales heroicos de preguerra, se quitó la vida mediante el rito del seppuku al grito de "Larga vida al emperador".

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Actores » Actores siglo XX » Actores de Japón

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de Japón

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Japón

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Japón

Síguenos