Frases de Yukio Mishima - Página 20

01. Se sentía aprisionada por el ruido monótono, opresivo, de una música que sonaba sin compasión... El ruido de la lluvia se parece al sonido de las voces de miles de monjes recitando sutras. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Sonido + Pensamientos de "Sed de amor"


02. Ninguna palabra puede competir con esta lluvia sin compasión. Lo único que puede enfrentarse al sonido de esta lluvia, que puede hacer añicos este muro de sonido, es el grito de un hombre que se niegue a humillarse en esta charlatanería, el grito de un espíritu sencillo que no conozca palabras. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Competir + Pensamientos de "Sed de amor"


03. El cuerpo de Etsuko estaba todavía aprisionado por las manos secas y nudosas de Yakichi. Tras una o dos horas de sueño aún no lo habían soltado. La mujer que ha sido acariciada por un esqueleto nunca podrá olvidar esta caricia. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Caricia + Pensamientos de "Sed de amor"


04. Etsuko había contemplado la marcha de Saburo con el corazón suave y reflexivamente turbulento. Tenía la conciencia agitada por un reproche agudo mezclado con sentimientos de culpabilidad. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Suave + Pensamientos de "Sed de amor"


05. Me gusta tener un alma sencilla. Incluso llego a pensar que no hay nada tan hermoso como un espíritu sencillo en un cuerpo sencillo. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Sencillo + Pensamientos de "Sed de amor"


06. Igual que el escritor que se considera un genio porque sus obras no se venden, Kensuke valoraba el hecho de que aún no le hubiesen reclamado desde alguna universidad como una prueba de que el mundo no estaba todavía preparado para su mensaje. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Universidad + Pensamientos de "Sed de amor"


07. (...) Esta pareja de eruditos estaba convencida de que con sólo un gesto de su mano, la humanidad se transformaría. Semejante convicción subsistía porque nunca la habían puesto en práctica. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Práctica + Pensamientos de "Sed de amor"


08. Vestía un kimono de seda estampado con dibujos de crisantemos, de una calidad rara fuera de la ciudad, bajo un haori de color negro brillante, deliberadamente corto. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Crisantemos + Pensamientos de "Sed de amor"


09. Nadie sabe que es un diario falso. Nadie se imagina lo bien que uno puede mentir sobre el estado de su corazón. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Mentir + Pensamientos de "Sed de amor"


10. Las nubes se acumularían en el cielo sobre sus cabezas; la superficie de los campos se oscurecería; el paisaje cobraría un aspecto completamente diferente. También, y por un momento, este cambio debía cernirse sobre la vida humana. Era una ligera alteración en el modo de ver las cosas, un cambio que, a su vez, debía dar un aspecto completamente diferente a la vida. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Paisaje + Pensamientos de "Sed de amor"


11. No era religiosa, pero, igual que las mujeres devotas, hallaba en la vacuidad de sus esperanzas el más puro de los significados. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Puro + Pensamientos de "Sed de amor"


12. (...) Es inteligente y creo que tarde o temprano pondrá sus sentimientos bajo control. "Sed de amor" (1950)

+ Frases de Control + Pensamientos de "Sed de amor"

Influencias

Autores relacionados

Kenzaburo Oe Natsume Soseki Osamu Dazai

Yukio Mishima


Escritor, novelista, dramaturgo, poeta, ensayista, crítico y actor japonés de nombre Kimitake Hiraoka, considerado uno de los más grandes escritores de la historia del Japón.

Sobre Yukio Mishima

Yukio Mishima nace en el seno de una familia de clase alta y fue criado por su abuela Natsu, de aspiraciones aristocráticas y proveniente de una familia vinculada a los samurái de la era Tokugawa.

Estudió en la exclusiva escuela Gakushüim, donde escribió su primer cuento en 1938 y en 1941 su primer libro de relatos.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1938-1945) no pudo cumplir el servicio militar por estar enfermo de tuberculosis, suceso que él mismo entendió como una humillación y que se convirtió un trauma lacerante e imborrable y en su lugar trabajó en una fábrica aeronáutica.

En 1947 Yukio Mishima obtuvo un doctorado en Derecho por la Universidad de Tokio y comenzó a trabajar como funcionario en el Ministerio de Finanzas japonés, pero tras un breve tiempo abandonó el empleo para dedicarse por entero a la actividad literaria.

En junio de 1949 publicó "Confesiones de una máscara", obra que cosechó un inmediato éxito y que supuso su definitiva consagración en el mundo literario.

Desde 1955 emprendió un intenso programa de actividad física que incluía levantamiento de pesas y artes marciales y tiempo después realizó adiestramiento militar en la base de Sietai, junto con un grupo de estudiantes universitarios.

Después de una breve relación con Michiko Shoda (quien tiempo después se convertiría en esposa del Emperador Akihito), se casó con Yoko Sugiyama en 1958 y tiempo después la pareja tuvo dos hijos.

Entre 1966 y 1970 publica su obra cumbre, la tetralogía "El mar de la fertilidad", compuesta por las novelas "Nieve de primavera" (1966), "Caballos desbocados" (1968), "El templo de la aurora" (1970) y "La corrupción de un ángel" (1970), completada esta última el mismo día de su muerte.

Tras ocupar la sede del estado mayor nipón en un intento de forzar la recuperación de los ideales heroicos de preguerra, se quitó la vida mediante el rito del seppuku al grito de "Larga vida al emperador".

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Japón

Actores » Actores siglo XX » Actores de Japón

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de Japón

Críticos literarios » Críticos literarios siglo XX » Críticos literarios de Japón

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Japón

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Japón

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Japón

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Japón

Síguenos