Frases de Péter Nádas - Página 3

01. La derrota era total y definitiva, por eso no se movían, no gritaban, no podían perseguirnos ni insultarnos, era imposible abarcar todos los daños de una sola mirada, y cualquier movimiento o palabra no hubiera sido sino el reconocimiento del descalabro, sencillamente, no disponían de una reacción a la medida de aquel desastre, una satisfacción más para nosotros. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Derrota + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


02. Lo arrancaron todo sin piedad: arbustos nobles, rosaledas, frutales, tilos y castaños centenarios. Querían hacer borrón y cuenta nueva. Tener algo que fuera totalmente suyo. Les producía un placer irracional poder hacer con su propiedad lo que quisieran. Querían desquitarse de tantos años de riguroso control y, tanto para la propiedad del Estado como para la recién adquirida propiedad privada, las consecuencias fueron desastrosas. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Propiedad privada + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


03. Aunque tampoco hay que menospreciar el valor simbólico del atractivo visual, porque la belleza enciende el deseo y acrecienta la voluptuosidad, y en esto no hay diferencias entre uno y otro sexo; ambos reaccionan a lo deforme, blando, gastado y débil con menos entusiasmo que a lo escultural, duro, elástico y fuerte, y ello se debe no tanto a la apreciación estética como al instinto vital. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Menospreciar + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


04. El cubría con una mano la mano con la que yo me sostenía y con la otra se colgaba de la correa del tranvía; la manga del anorak nos cubría la cara y las manos, que hubieran delatado a los ojos de los pasajeros nuestro amor prohibido; teníamos las caras muy juntas, sentíamos nuestro aliento, pero yo no hablaba a su cara ni a su entendimiento sino a sus ojos. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Amor prohibido + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


05. El náufrago que se debate en un mar sin fondo, buscando un punto de apoyo, se agarra a lo primero que encuentra para mantenerse a flote, ni que sea una caña; no lo piensa dos veces, en ella cifra su salvación y, con el tiempo, creerá -puesto que otra cosa no tiene y el implacable instinto de supervivencia suele sugerir ideas místicas- que el objeto que ha encontrado casualmente le pertenece, que lo ha elegido a él y él ha elegido al objeto; pero tan pronto como la rítmica fuerza de las olas lo lanza a la playa de la madurez comprende que debe su salvación a la casualidad, pero ¿Puede llamarse casualidad a aquello que lo ha salvado de ahogarse? "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Náufrago + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


06. Era tan profunda y apasionada la armonía que generaba el simple contacto de los dos cuerpos que salvaba discrepancias e incluso doblegaba principios morales, como si en ella estuviera contenida la satisfacción física, aunque sin dar por ello la falsa impresión de que, por el simple contacto, nuestros cuerpos podían expresar sentimientos que la razón nos decía que no podían ser permanentes; por ello, debo decir que, en realidad, uno y otro cuerpo cuidaban fríamente del propio interés, tanteándose y manteniéndose en jaque mutuamente, como si dijeran: sólo si tú te entregas sin reservas me abandonaré a la locura del momento; esta alternancia de pasión y frialdad, instinto y razón, proximidad y distancia procedía de la necesidad de buscar una unión nueva y completa a ambos cuerpos que, presa del deseo, buscaban el momento de la satisfacción. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Satisfacción + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


07. (...) Pero aquella inexpresividad era tan tentadora como su piel, o más, por más misteriosa, porque sus ojos no se velaban como unos ojos normales que no quieren delatar sus sentimientos y precisamente con ello indican que pretenden ocultar algo y a pesar suyo llaman la atención sobre lo que tratan de esconder; no, en sus ojos no había absolutamente nada, es decir, la Nada se expresaba en ellos tan clara y constantemente como en unos ojos normales, los sentimientos, anhelos y pasiones; era imposible acostumbrarse a aquellos ojos impersonales, eran como dos lentes, dos cristales; al mirar aquellos ojos y percibir su irregular parpadeo, no podías menos que pensar que debajo tenía que haber otro par de ojos más sensibles, al igual que detrás de unos lentes que destellan tratamos de descubrir una mirada, porque, sin la expresión de los ojos, no se comprende debidamente el significado de las palabras. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Ocultar + Pensamientos de "El libro del recuerdo"


08. Esta ciudad, situada en el centro del bien cuidado parque de Europa, era -según su peregrina hipótesis que yo había ampliado con mis propias impresiones- más el curioso monumento de una destrucción irreparable que una ciudad auténtica y viva; una ruina conservada con un escalofriante sentido artístico en un parque romántico, porque una ciudad viva y verdadera nunca es sólo el fósil de un pasado no liquidado, sino una corriente impetuosa que discurre des de el pasado hacia el futuro saliéndose constantemente del cauce de la tradición, solidificándose durante décadas y siglos y volviendo a fluir, una sucesión de impulsos enérgicos cuajados en piedra, un movimiento continuo hacia una meta desconocida, y, sin embargo, uno está acostumbrado a ver, ya sea para condenarla o para elogiarla, en esta vitalidad desbordante, irresponsable y oportunista, destructiva y creativa, avariciosa y derrochadora, la esencia misma de una ciudad, su talante. "El libro del recuerdo" (1986)

+ Frases de Vitalidad + Pensamientos de "El libro del recuerdo"

Autores relacionados

Imre Kertész Sándor Márai

Péter Nádas

Péter Nádas

Escritor, novelista, dramaturgo, ensayista, periodista y fotógrafo húngaro, autor de "El fin de una historia de familia" (1977), "El libro del recuerdo" (1986), "Bella historia de la fotografía" (1999), "La propia muerte" (2004) e "Historias paralelas" (2005).

Sobre Péter Nádas

Hijo de László Nussbaum y Klára Tauber, Péter Nádas nace en Budapest y dos años después, tras la invasión nazi, escapa junto a su madre a Serbia.

Al poco tiempo vuelven a Hungría y presencian el Sitio de Budapest, que tuvo como resultado la captura de Budapest por parte del Ejército Rojo.

En 1955 fallece su madre de una enfermedad, cuando Péter Nádas tenía 13 años y tres años más tarde su padre se suicida, quedando huérfano a los 16 años.

Entre 1961 y 1963 estudia periodismo y fotografía y trabaja para la revista "Pest Megyei Hírlap" desde 1965 hasta 1969.

En 1984 Péter Nádas se muda junto a Magda Salamon (con quien se casaría en 1990) a un pequeño pueblo en el oeste de Hungría, Gombosszeg.

En 1993 es elegido miembro de la Academia Széchenyi de Literatura y Artes y en 2006 de la "Akademie der Künste" (Berlín, Alemania).

La obra de Péter Nádas ha ido descrita como intelectual, detallada, fuerte, innovadora y exigente.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Hungría

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Hungría

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Hungría

Fotógrafos » Fotógrafos siglo XX » Fotógrafos de Hungría

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Hungría

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Hungría

Síguenos