Frases de Louisa May Alcott - Página 2

01. (...) Tienes bastante talento y virtudes, pero no hay que hacer ostentación, porque la vanidad estropea el carácter más fino. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Ostentación + Pensamientos de "Mujercitas"


02. No somos nosotros los que escogemos nuestras aptitudes y talentos; nacemos con ellos, y no conviene paralizarlos porque no nos gusten. "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Aptitudes + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


03. Morir, morir. Qué cómodo. Cuesta más vivir, luchar cada día. Morir por las mujeres es dejarlas viudas. ¡Y desprestigiar a los médicos! "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Luchar + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


04. (...) Creo que para el sábado por la noche habrán descubierto que todo juego y nada de trabajo es tan malo como todo trabajo y nada de juego. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Fin de semana + Pensamientos de "Mujercitas"


05. Las mujeres gustamos de las cosas extraordinarias y atrevidas, de lo romántico y valeroso; todas esas cosas tienen gran atracción para la mujer. "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Valeroso + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


06. ¿Casarme yo? Me gusta ir de un lado para otro, soy un vagabundo. Y a las mujeres, ya se sabe, les gusta todo lo contrario: seguridad, estabilidad... "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Seguridad + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


07. Así fueron pasando las semanas muy pesadamente, hasta que un día llegó la noticia, alegrando los corazones como alegra el sol el firmamento después de la tormenta. "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Tormenta + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


08. No se lamenten ni se quejen mientras estoy ausente, ni piensen que podrán consolarse siendo perezosas y tratando de olvidar. Sigan con su trabajo, porque el trabajo es un consuelo bendito. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Trabajo + Pensamientos de "Mujercitas"


09. El verdadero talento y bondad no pasan mucho tiempo inadvertidos; aunque pasaran, el conocimiento de poseerlo y de usarlo bien, debe satisfacernos, la sencillez es el mejor encanto de todo poder. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Sencillez + Pensamientos de "Mujercitas"


10. La prosperidad sienta bien a ciertas personas que florecen mejor con los rayos del sol; otras, en cambio, necesitan la sombra, y son más dulces y delicadas al recibir el contacto de la brisa helada. "Los muchachos de Jo" (1886)

+ Frases de Prosperidad + Pensamientos de "Los muchachos de Jo"


11. El trabajo es saludable y hay bastante para todas; nos libra del aburrimiento y de la malicia, es bueno para la salud y el espíritu y nos da mayor sentido de capacidad y de independencia que el dinero o la elegancia. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Independencia + Pensamientos de "Mujercitas"


12. Hija mía, las penas y tentaciones de tu vida comienzan ahora y quizá sean muchísimas, pero puedes vencerlas a todas si aprendes a sentir la fuerza y ternura de tu Padre celestial como sientes la de tu padre terrestre. "Mujercitas" (1868)

+ Frases de Hija + Pensamientos de "Mujercitas"

Influencias

Autores relacionados

Frances Hodgson Burnett Jane Austen Lucy Montgomery Nathaniel Hawthorne

Louisa May Alcott


Escritora, novelista y enfermera estadounidense, autora de "Mujercitas" (1868), "Una muchacha anticuada" (1870), "Ocho primos" (1875), "Los muchachos de Jo" (1886).

Sobre Louisa May Alcott

Louisa May Alcott nace en el seno de una familia reconocida, siendo su padre el pedagogo y escritor Amos Bronson Alcott y su madre Abigail May.

Su educación inicial estuvo a cargo de su padre y del naturalista Henry David Thoreau, compartiendo durante su adolescencia los ideales trascendentalistas de su familia.

Tras realizar varios trabajos, entre ellos el de maestra, costurera e institutriz, Louisa May Alcott redacta su primer libro para Ellen Emerson, hija de Ralph Waldo Emerson, que llama "Fábulas de flores".

En 1860 comienza a escribir para la revista "Atlantic Monthly", y cuando estalla la Guerra de Secesión (1861-1865), se desempeña como enfermera en el Hospital de la Unión de Georgetown, D.C. durante seis meses entre 1862 y 1863.

Bajo el pseudónimo A.M.Barnard, Louisa May Alcott escribe tres novelas para adultos: "Una larga persecución de amor" (1866), "La pasión de Paulina" (1866) y "El castigo" (1867).

En 1868 con la publicación de la obra "Mujercitas", Louisa May Alcott alcanzaría un éxito abrumador, siendo un relato semiautobiográfico de su niñez junto a sus hermanas, lleno de humor, frescura, realismo y romanticismo.

Luego aparecería la segunda parte, "Aquellas Mujercitas" (1869), que llevaría a sus protagonistas a la vida adulta, "Hombrecitos" (1871) con la historia de sus sobrinos y finalmente "Los muchachos de Jo" (1886), que completan la "saga de la familia March".

Louisa May Alcott se caracterizó por transmitir en sus obras su amor por todo ser vivo, humor, vivacidad y bello romanticismo ligado a la naturaleza y a los valores tradicionales de su época.

Las secuelas producidas por el envenenamiento por mercurio contraído durante su servicio como enfermera durante la Guerra de Secesión terminaron con su vida a los 55 años de edad.

Libros destacados

Enlaces

Ocupación

Enfermeras » Enfermeras siglo XIX » Enfermeras de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XIX » Escritores de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XIX » Novelistas de Estados Unidos

Síguenos