Frases de Heinrich Boll

01. La soledad de Leni obedece únicamente al placer que encuentra en el silencio y a la reserva de su carácter. Poco menos que lacónica en su expresión, la verdad es que muy rara vez se explaya. "Retrato de grupo con señora" (1971)

+ Frases de Expresión + Pensamientos de "Retrato de grupo con señora"


02. "No es desorden", dije, "es una forma de descanso". "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Descanso + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


03. "¿Y los ateos?", seguía riéndose. "Me aburren porque siempre hablan de Dios". "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Ateo + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


04. "Tal vez", dijo, sin volverse, "tal vez tus oídos imaginan haber oído lo que tus ojos han visto". "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Oído + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


05. Yo creo que los vivos están muertos, y los muertos viven, pero no como lo creen los protestantes y los católicos. "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Muertos + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


06. Ciertamente saben todos que un payaso debe ser melancólico, para ser un buen payaso, pero que para él la melancolía es una cosa muy seria, eso sí que no lo comprenden. "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Melancólico + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


07. Sí, la Iglesia es rica, tan rica que apesta. En realidad apesta a dinero, como el cadáver de un hombre rico. Los cadáveres de los pobres huelen bien, ¿Lo sabía usted? "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Iglesia + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


08. No es bueno sacar las fórmulas de su congelación, convertir secretos en palabras, traducir recuerdos en sentimientos, capaces de matar incluso cosas tan buenas y severas como el amor y el odio. "Billar a las nueve y media" (1960)

+ Frases de Añoranza + Pensamientos de "Billar a las nueve y media"


09. El sueño es algo así como una fiesta, una sublime afinidad entre el hombre y los animales, pero lo festivo del día de fiesta es el vivirlo conscientemente. "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Fiesta + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


10. "Te parecerá estúpido seguramente", dijo, "si te hablo con solemnidad, pero, ¿Sabes qué es lo que te falta? Te falta lo que hace hombre a un hombre: saber resignarse". "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Resignación + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


11. Alguien que lo mire desde fuera -todo el mundo es mirado desde fuera por los demás- siente siempre una cosa mejor o peor que aquel que conoce el asunto, trátese de felicidad o de desgracia, penas de amor o "decadencia artística". "Opiniones de un payaso" (1963)

+ Frases de Prejuicio + Pensamientos de "Opiniones de un payaso"


12. El grado de tolerancia del dolor varía en cada individuo, debido a que al dolor esencialmente físico se agrega la vivencia psíquica del dolor. Unidos, ambos factores dan el dolor subjetivo. "Retrato de grupo con señora" (1971)

+ Frases de Martirio + Pensamientos de "Retrato de grupo con señora"

Autores relacionados

Bertolt Brecht Günter Grass

Heinrich Boll

Heinrich Boll
  • 21 de diciembre de 1917
  • Colonia, Renania del Norte-Westfalia, Alemania
  • 16 de julio de 1985
  • Kreuzau, Renania del Norte-Westfalia, Alemania

Escritor, novelista, ensayista, poeta y dramaturgo alemán, autor de "El tren llegó puntual" (1949), "Y no dijo una palabra" (1953), "Billar a las nueve y media" (1960), "Opiniones de un payaso" (1963) y "Retrato de grupo con señora" (1971).

Sobre Heinrich Boll

Heinrich Boll nace en la Ciudad de Colonia, en una familia humilde alemana, de padre escultor.

Entre 1924 y 1928 cursa estudios primarios en la escuela de Köln Raderthal y luego realiza estudios secundarios hasta 1937.

En 1938 Heinrich Boll comienza a trabajar como librero, pero al poco tiempo estalla la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y es reclutado por el ejército alemán (Wehrmacht).

Durante la Segunda Guerra Mundial lucha en Francia, Rumanía, Hungría y la Unión Soviética, siendo capturado como prisionero por el Ejército estadounidense en 1945 y permaneciendo como prisionero en campos de detenidos en Francia y Bélgica.

Tras ser liberado, Heinrich Boll regresa a Colonia y comienza a escribir, publicando su primer libro, "El tren llegó puntual", en 1949.

Tiempo después edita "Y no dijo una palabra" (1953), "Billar a las nueve y media" (1960), "Opiniones de un payaso" (1963), "Retrato de grupo con señora" (1971) y "El honor perdido de Katharina Blum" (1974).

Entre las numerosas distinciones que le otorgaron a Heinrich Boll, destacan el "Premio Georg Büchner" (1967) y el "Premio Nobel de Literatura" (1972).

Enlaces

Síguenos