Frases de Mario Quintana


Quien hace un poema abre una ventana.

Frases de Poema

Melancolía: manera romántica de estar triste.

Frases de Melancolía

Ser poeta no es sólo decir grandes cosas, sino ser una voz reconocible entre todas las demás.

Frases de Poeta

Sé autodidacta, es decir, ignorante por cuenta propia.

Frases de Autodidacta

El poema, esa extraña máscara más verdadera que la propia cara.

Frases de Máscara

Lo triste de la arquitectura moderna es la resistencia de su material.

Frases de Material

Doloroso interrogatorio: ¿Por qué será que las personas lloran a los amigos muertos pero no aguantan a los que continúan vivos?

Frases de Muertos

Bien...Yo siempre creí que toda confesión no transfigurada por el arte es indecente. Mi vida está en mis poemas, mis poemas son yo mismo, nunca escribí una coma que no fuese una confesión.

Frases de Confesión

Los verdaderos analfabetos son los que aprendieron a leer y no leen.

Frases de Leer

Una mentira es una verdad que se olvidó lo que ocurrió.

Frases de Mentira

Sus ojos grandes, redondos y negros tiempos después todavía estaban pegados en nosotros como botones...

Frases de Ojos

De la chimenea de tu casa, una por una van brotando las estrellitas...

Frases de Chimenea

Influencias Mario Quintana

Relacionados con Mario Quintana

Carlos Drummond de Andrade - Clarice Lispector - Fernando Pessoa

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Brasil

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Brasil

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Brasil

Mario Quintana

Biografía de Mario Quintana

Nace: 30 de julio de 1906 - Alegrete, Río Grande del Sur, Brasil

Muere: 5 de mayo de 1994 - Porto Alegre, Río Grande del Sur, Brasil

Poeta, traductor y periodista brasileño cuya obra transita entre la cotidianidad intimista, el estoicismo y el deslumbramiento surrealista.

Mario Quintana nació en el seno de una familia de clase media, siendo el cuarto hijo de padres farmacéuticos de descendencia francesa. En 1913, con siete años, los padres le enseñan a leer y hablar francés en forma rudimentaria y un año después entra en la escuela primaria. En 1919, Mario Quintana ingresa en el Colegio Militar de Porto Alegre (Rio Grande do Sul), y comienza a escribir sus primeros textos, que publica en revistas estudiantiles. Abandona el colegio militar en 1924 por problemas de salud y trabaja un tiempo en una libraría, para luego trasladarse a Alegrete y trabajar en la farmacia familiar. En 1926 muere la madre y un año después el padre, al tiempo que la revista "Para Todos" de Río de Janeiro publica uno de sus poemas. En 1929, Mario Quintana comenzó a trabajar para el periódico "O Estado", escribiendo en una sección de literatura extranjera y un año después varios diarios y revistas publican sus poemas. El Ayuntamiento de la capital de Rio Grande do Sul (Porto Alegre), le concede en 1967 el título de "Ciudadano de Honor" y un año después distinguido en Alegrete. Durante la década de 1970, Mario Quintana es objeto de homenajes excepcionales, recibiendo por parte del gobierno la "medalha do Negrinho do Pastoreio", la mayor distinción del estado. En 1980 recibe de la Academia Brasileña de las Letras el "Premio Machado de Asís", por el conjunto de su obra. En 1981, Mario Quintana recibió el Premio Jabuti de Literatura a la personalidad literaria del año y un año después el título Doctor Honoris Causa, otorgado por la Universidad Federal de Rio Grande do Sul. De la vasta obra de Mario Quintana se destaca su faceta de creador de aforismos, que no respondían totalmente a lo que debería ser un proverbio, una máxima o aforismo, sino que eran una mezcla de sentencias irónicas, pensamientos y greguerías, a los que llamó "quintanares".

Obras destacadas

  • A Rua dos Cataventos (1940)
  • Zapato Florido (1948)
  • O Aprendiz de Feiticeiro (1950)
  • Espejo Mágico (1951)
  • Apontamentos de História Sobrenatural (1976)
  • Esconderijos do Tempo (1980)