Frases de Borís Pasternak

Te haces los funerales a destiempo. Tonterías. Tienes mucho que vivir aún... Libro Segundo - XV. Conclusión, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Funeral


A propósito de los sueños. Se suele creer que por la noche se sueña habitualmente en lo que nos ha causado mayor impresión durante el día, en estado de vigilia. Mis observaciones me demuestran lo contrario. Más de una vez he notado que aquellas cosas en las que uno apenas se ha fijado durante el día, las ideas que no quedaron claras, las palabras dichas sin pensar y a las que no se presta atención, vuelven de noche en imágenes concretas y vivas y se hacen objeto de sueños para resarcirse de haber sido descuidadas. Libro Segundo - IX. Varykino, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Soñar


Todo era bello, todo les sorprendía y, más que nada, aquel viejo cochero un poco ido, con su incansable charloteo, en quien las huellas de antiguos modismos rusos hoy desaparecidos, las aportaciones tártaras y los giros locales se mezclaban con oscuras palabras de su invención. Libro Segundo - VIII. La llegada, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Rusos


Es extraño que haya de ser yo, una mujer como tantas, quien te explique a ti, tan inteligente, lo que sucede en la vida en general, en la vida rusa y por qué se vienen abajo las familias, la tuya como la mía. No se trata de las personas, de la afinidad mayor o menos de los caracteres, de amores o desamores, sino que todo lo que se ha construido y organizado, todo lo que se refiere a las costumbres, a las relaciones y al orden humano, todo se ha hecho trizas con el desbarajuste de la sociedad y su reconstrucción. Todo lo que pertenecía a la vida cotidiana se ha conmocionado y destruido. Queda tan sólo la fuerza primitiva, no vinculada a la vida de hoy, de una desnuda existencia espiritual ya completamente despojada, para la que nada ha cambiado, porque en todos los tiempos sintió frío, tembló y tendió hacia otra existencia, la que estaba más cerca, tan desnuda y tan sola como ella. Libro Segundo - XIII. Ante la casa de las estatuas, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Rusia


Tú y yo somos como dos seres primitivos, Adán y Eva, que están en el principio del mundo y no tienen nada con que taparse. Ahora, a su fin, estamos igualmente despojados de todo y sin techo. Los dos somos el último recuerdo de lo que fue creado en el mundo como inconmensurablemente grande en muchos años transcurridos entre ellos y nosotros. En virtud de tales prodigios desaparecidos nosotros respiramos y amamos, y lloramos, y nos aferramos uno a otro, y nos estrechamos uno a otro. Libro Segundo - XIII. Ante la casa de las estatuas, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Nuestro amor


Tú tienes alas para volar por encima de las nubes, mientras yo, mujer, las tengo para posarme en la tierra y proteger del peligro a mi pajarillo. Libro Segundo - XIV. De nuevo en Varykino, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Amor de madre


Yo vivo en una populosa encrucijada de la ciudad. Moscú en verano, cegadora de sol, ardiendo en los asfaltos de sus patios, que lanza reflejos desde las ventanas de los pisos superiores y respira la floración de las nubes y de las calles, me rodea por todas partes y hace dar vueltas a mi cabeza, y quiere que para su gloria yo haga dar vueltas a las cabezas de los demás. Libro Segundo - XV. Conclusión, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Moscú


La calle que rumorea sin tregua día y noche, se halla estrechamente vinculada al alma contemporánea, como las primeras notas de una obertura cuando el telón del teatro, lleno de misterio y tinieblas, no se ha levantado aún, pero ya inciden sobre él las luces de los focos. La ciudad que rumorea y resuena incesantemente, sin tregua, al otro lado de las puertas y las ventanas, es para cada uno de nosotros la gran obertura de la vida. Libro Segundo - XV. Conclusión, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Vivir en la ciudad


¡Qué amor había sido el suyo, libre, extraordinario, que a ninguno podía compararse! Habían pensado y comprendídose como otros cantan. Se habían amado no porque fuera inevitable, no porque habían sido "arrastrados por la pasión", como suele decirse. Se amaron porque así lo quiso todo cuanto les rodeaba: la tierra a sus pies, el cielo sobre sus cabezas, las nubes y los árboles. Libro Segundo - XV. Conclusión, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Amar y dejarse amar


Era la enfermedad del siglo, la fiebre revolucionaria de la época. En sus propios pensamientos, los hombres eran distintos con respecto a sus palabras y manifestaciones exteriores; cada uno tenía manchada la conciencia y podía, con razón, considerarse culpable de todo, sentirse un ignorado malhechor, un bandido enmascarado. Con el mínimo pretexto, su imaginación se encarnizaba con ellos mismos y su desencadenamiento no conocía límites. Los hombres fantaseaban, se atribuían culpas, no sólo bajo la presión del terror, sino a causa de un morboso deseo de destruirse a sí mismos, en un estado de trance metafísico y poseídos por esa pasión de condenarse a sí mismos que, una vez perdido el freno, no puede ya contenerse. Libro Segundo - XIV. De nuevo en Varykino, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Revolucionario


Es como si nos hubieran enseñado a amarnos en el cielo y luego, todavía niños, nos hubiesen enviado a vivir en la tierra durante algún tiempo para que pusiéramos a prueba, uno para con otro, esta capacidad. Libro Segundo - XIV. De nuevo en Varykino, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Amor eterno


Y ahora a Moscú. Lo primero que hay que hacer es sobrevivir. No abandonarme al insomnio. No acostarme. Trabajar por la noche. Trabajar por la noche hasta el atontamiento, hasta que me rinda el cansancio. Y otra cosa: encender inmediatamente la estufa en la alcoba para no helarme. Libro Segundo - XIV. De nuevo en Varykino, Doctor Zhivago

Frases de "Doctor Zhivago" (1957) Frases de Insomnio

Contexto histórico

Impresionismo Premio Nobel de Literatura Primera Guerra Mundial Revolución rusa Segunda Guerra Mundial Simbolismo

Influencia en las frases de Borís Pasternak

Autores relacionados

Anna Ajmátova Marina Tsvetáyeva Ósip Mandelshtam

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Rusia

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Rusia

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de Rusia

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Rusia

Borís Pasternak

Frases de Borís Pasternak

Frases de Borís Pasternak: Escritor, novelista, poeta y traductor ruso, autor de "Mi hermana la vida" (1922), "El segundo nacimiento" (1932), "Doctor Zhivago" (1957) y "Memorias" (1957).

Nombres

RealBorís Leonídovich Pasternak

Biografía Borís Pasternak

Borís Pasternak nace en el seno de una familia culta de origen judío, siendo el hijo del famoso pintor Leonid Pasternak, profesor en la escuela de pintura de Moscú y Rosa Kaufman, famosa concertista de piano.

Su infancia se desarrolla en una atmósfera cosmopolita, siendo su casa visitada por artistas como Serguéi Rajmáninov, León Tolstói o Rainer Maria Rilke entre muchos otros.

Borís Pasternak inicia su educación en un Gymnasium de Moscú y adelanta estudios de música con el famoso compositor Skribain hasta 1910, para luego ingresar en la Universidad de Moscú en la carrera de filosofía.

Al poco tiempo realiza un extenso viaje por Italia y Alemania, donde cursa estudios de filosofía en la Universidad de Marburgo, aunque finalmente regresa a Moscú para dedicarse definitivamente a la literatura.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Borís Pasternak trabaja en una fábrica de productos químicos en la ciudad de Perm (krai de Perm, al pie de los montes Urales, Rusia).

En 1914 publica su primer libro de poemas, "El gemelo entre las nubes", al que le siguieron "Por encima de las barreras" (1917) y "Mi hermana, la vida" (1922).

Durante la década de 1930, con el inicio de la Gran Purga, Borís Pasternak fue acusado de subjetividad porque su poesía no seguía la línea establecida por el realismo socialista y fue condenado a un Gulag (campos de trabajos forzados), pero logró evitar la prisión.

Con muchas dificultades para publicar, comenzó a realizar traducciones de autores clásicos para ganarse la vida, destacándose las que hizo de Shakespeare, Goethe y Verlaine.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Borís Pasternak colaboró con el ejército ruso y estuvo en el frente de batalla alentando a las tropas activas y a los heridos.

En 1957 publicó en Italia su única novela, "Doctor Zhivago", donde reflexionaba sobre la Revolución Rusa y sus consecuencias, por lo que fue perseguido y censurado por las autoridades rusas hasta el día de su muerte.

Doctor Zhivago presenta una visión panorámica de la sociedad rusa en los años de la Revolución de 1917, cuyo protagonista posee sinceridad, convicciones religiosas e independencia de espíritu que chocan de frente con la teoría y la práctica del régimen soviético.

En 1958 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura, pero fue denunciado como traidor por varios grupos comunistas soviéticos, por lo que anunció públicamente su voluntad de no partir al exilio y rechazó el premio.

Falleció de cáncer de pulmón en su casa de campo (dacha) de Peredelkino, a unos veinticinco kilómetros al suroeste de Moscú.

Libros destacados

  • Doctor Zhivago (1957)
  • Mi hermana la vida (1922)
  • El segundo nacimiento (1932)
  • Memorias (1957)
  • El gemelo entre las nubes (1914)
  • Por encima de las barreras (1917)

Enlaces

Síguenos en