Frases de La llamada del ángel

La llamada del ángel

24 frases de La llamada del ángel (L'appel de l'ange) de Guillaume Musso... Madeline y Jonathan se cruzan en el aeropuerto e intercambian accidentalmente sus smartphones. Aunque les separaban diez mil kilómetros, hacía tiempo que el destino les había unido.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Guillaume Musso son: crimen, persecución, secretos, coraje ante la adversidad, correr riesgos, smartphone, pasión prohibida, misterio, tormentoso pasado, complicidad, amor a la distancia, ambientada en san francisco (estados unidos), parís.

Frases de Guillaume Musso Libros de Guillaume Musso

Frases de La llamada del ángel Guillaume Musso

01. - ¡Detective asesor para el Departamento de Policía de Nueva York! - ¿Vas a aceptar? -Creo que sí. Me gustan mucho las flores, pero el trabajo de policía lo llevo metido en la piel.


02. Nunca más uniría su nombre a productos derivados o a repugnantes platos congelados vendidos en hipermercados. En lo sucesivo realizaría su oficio de artesano con el único objetivo de obtener y dar placer.


03. Ella decía a menudo que en el seno de una pareja la confianza es primordial. Decía que sin confianza el amor no es realmente amor, y en ese punto creo que tenía razón.


04. Había aprendido de sus errores y no cometería dos veces las mismas tonterías. Atrás quedaba la hoguera de las vanidades, la carrera por las estrellas, la búsqueda de la consagración mediática.


05. Mis padres se separaron cuando yo tenía tu edad. Yo estaba muy triste, como tú, y les reproché que no hicieran un esfuerzo por reconciliarse. No me importa reconocer que los tres éramos más felices cuando tu madre y yo nos queríamos pero, desgraciadamente, las historias de amor no son eternas. Es así.


06. Ya había entre ellos como una evidencia, un impulso, una alquimia. Un sentimiento primitivo que se remontaba a los miedos y las esperanzas de la infancia. La certeza vertiginosa de estar por fin frente a la persona capaz de colmar su vacío, de acallar sus miedos y de curar las heridas del pasado.


07. (...) Él la miró a su vez, y fue entonces cuando algo cambió. Estremecida, notó que de pronto se le hacía un nudo en el vientre. Mientras encajaba esa emoción inesperada, el corazón se le aceleró, las piernas empezaron a temblarle y sintió un cosquilleo en el vientre.


08. Hubo, pues, dos o tres segundos durante los cuales el tiempo se detuvo. Dos o tres segundos de gracia en los que ambos volvieron a tener quince años. En los que se sonreían... Dos o tres segundos en los que la vida todavía estaba llena de promesas.


09. Al contrario que los vínculos de pareja, los vínculos entre padres e hijos duran toda la vida... No tienes que elegir entre nosotros: tu madre será siempre tu madre y yo seré siempre tu padre. Los dos somos responsables de tu educación y te acompañaremos tanto en los momentos felices de tu vida como cuando sufras golpes duros.


10. Era una gran enamorada, una gran idealista, exaltada y apasionada. De repente se dio cuenta de que la persona a la que más quería del mundo era capaz de mentirle y de herirla. Ella decía a menudo que en el seno de una pareja la confianza es primordial. Decía que sin confianza el amor no es realmente amor, y en ese punto creo que tenía razón.


11. (...) Había heredado de su padre la pasión por el arte floral. Guiada por su entusiasmo, se había formado primero como autodidacta antes de asistir a las clases de la Piverdière, la prestigiosa escuela de floristas de Angers. Se sentía orgullosa de practicar una actividad que marcaba todos los grandes acontecimientos de la vida. Nacimiento, bautismo, primera cita, boda, reconciliación, ascenso profesional, jubilación, entierro: las flores acompañaban a la gente desde la cuna hasta la tumba.


12. El sabor del vértigo, la ambigüedad de la violencia, la necesidad de cruzar los límites... Ese lado maltrecho que rechazaba desde hacía dos años retornaba hacia ella como un bumerán para darle en plena cara. Los recuerdos y las antiguas sensaciones emergían a la superficie. La adicción al peligro; la dependencia que podía crear ese oficio. Cuando tenía entre manos un crimen de sangre, pocas cosas podían rivalizar con la adrenalina de su trabajo. Ni las vacaciones, ni las salidas con amigas, ni el sexo. La investigación la volvía monomaníaca, el misterio la devoraba. Antes, cuando estaba con un caso importante, vivía en la comisaría, dormía en su coche estacionado en el aparcamiento o incluso en las celdas.


13. Los que se arriesgan siempre deben pagar un precio.


14. El bien y el mal coexistían en todo individuo. Algunos, por decisión propia o presionados, exploraban lo peor que había en ellos.


15. La luz blanca de la farola le daba un aire lunar, vagamente infantil y melancólico. Tenía algo conmovedor y atrayente. Un encanto sencillo, un rostro que inspiraba confianza.


16. La pasión es como la droga: al principio piensas que la dominas, hasta que un día tienes que reconocer que es ella la que te domina a ti...


17. Había utilizado la educación y el conocimiento como escudos para protegerse de la violencia, del miedo y de la mediocridad...


18. Se mató él mismo. Tú lo conocías: era un zombi destrozado por la droga, un enfermo mental y un asesino.


19. Tú decides. -No me dejas elección. -"Siempre tenemos elección. Es más, somos la suma de nuestras elecciones".


20. Le había partido el corazón para instilarle el veneno de la añoranza...


21. "Un árbol sin raíces es un simple pedazo de madera". Necesitaba cimientos para no perder la estabilidad.


22. Los mejores años de una vida son los que todavía no se han vivido.


23. Cada hombre tenía en el corazón un vacío, una fisura, un sentimiento de abandono y de soledad.


24. Lo compartíamos todo y nuestro amor nos protegía de todo. Pero un día... Un día el amor se va...Y no hay nada más que decir.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La llamada del ángel" de Guillaume Musso.

Libros parecidos

Síguenos