Frases de El baile de las luciérnagas

El baile de las luciérnagas

17 frases de El baile de las luciérnagas (Firefly lane) de Kristin Hannah... Libro de Kristin Hannah.

Frases de Kristin Hannah

Frases de El baile de las luciérnagas Kristin Hannah

01. ¿Cómo podía su hermano reírse del mismo estúpido chiste todos los días? La respuesta llegó tan rápido como la pregunta: porque tenía amigos. La vida con amigos era siempre más fácil.


02. Algunas madres, en especial las de tipo controlador y dominante, dañan la frágil psique de sus hijas sin darse cuenta. Los hijos pueden ser como flores tratando de crecer en un espacio constreñido. Necesitan espacio, libertad para equivocarse. No los ayudamos nada agobiándolos con reglas y expectativas rígidas y haciéndonos ilusiones de que podemos protegerlos


03. Para hacer amigas de verdad tienes que arriesgarte. A veces las personas te decepcionarán, las chicas pueden ser muy crueles las unas con las otras, pero no puedes dejar que eso te detenga. Si te hacen daño, te levantas, desempolvas tus sentimientos y vuelves a intentarlo.


04. A veces ser una buena amiga pasa por no decir nada.


05. Se juró a sí misma que no se dejaría dominar nunca más por sus inseguridades...


06. Los pensamientos, los miedos incluso, eran cosas etéreas, incorpóreas hasta que les dabas solidez mediante la voz, y, una vez que tenían peso, podían aplastarte.


07. Pues claro que puedes enamorarte. Basta con que te des permiso.


08. La vida real está con los amigos y la familia.


09. Ser popular solo significa que hay mucha gente que cree que te conoce.


10. Supongo que es imposible ser amiga de alguien treinta años sin pasar por malos momentos.


11. La vida de una madre a tiempo completo era una carrera sin línea de meta. De eso estaba hablando con otras madres mientras esperaban a que los niños salieran del colegio. De eso y del divorcio. En los últimos tiempos, cada mes un matrimonio aparentemente sólido dejaba al descubierto sus cimientos de barro.


12. La amistad era como un matrimonio. Las rutinas y los patrones surgían pronto y se endurecían como el cemento.


13. Quedarse sentada esperando a que algo o alguien te cambie la vida nunca es bueno.


14. Yo sí sé lo que es el amor... A lo mejor no sobre estar enamorada o que lo estén de mí, pero sí sé lo que es querer a alguien y lo doloroso que puede ser.


15. Entonces se dio cuenta, de pronto y con intensidad, de que quería estar enamorada... Estaba harta de sentirse tan sola en el mundo.


16. También sabía que el amor no se evapora. Perdía intensidad, tal vez; también peso, como unos huesos abandonados al sol, pero no desaparecía.


17. Mejores amigas para siempre. Era la promesa que se habían hecho muchos años atrás creyendo que duraría. Se imaginaban algún día convertidas en dos mujeres mayores sentadas en mecedoras en un porche de madera desvencijado hablando entre risas de los buenos tiempos.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El baile de las luciérnagas" de Kristin Hannah.

Libros parecidos

Síguenos