Frases de Rudolf Hoess - Página 3

01. Mis funciones me obligaban a asistir al desarrollo de la operación. Debía permanecer allí de noche y de día mientras sacaban los cadáveres, los incineraban, les arrancaban lo dientes de oro o les cortaban el pelo. Esos horrores duraban horas, pero yo no podía alejarme, ni cuando cavaban los osarios, que despedían un olor espantoso, ni cuando quemaban los cadáveres. A petición de los médicos, también me tocó observar cómo morían las víctimas a través de los tragaluces de las cámaras de gas. No podía escapar a nada de eso porque era yo aquel a quien todos miraban. Debía mostrar al mundo que, no contento con dar órdenes, asistía a las operaciones en todas sus fases, como yo lo exigía también a mis subordinados. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Cámaras de gas + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


02. Tuve varias oportunidades de hablar largo y tendido con Eichmann sobre la solución definitiva del problema judío hasta en sus pormenores. Nunca le hablé de mis angustias personales, sino más bien traté de descubrir las íntimas y verdaderas convicciones de mi interlocutor. Para llegar a eso, no podía titubear ante ningún medio. Pero, ni los tragos más fuertes ni la ausencia de todo testigo indiscreto le hacían desdecirse de su punto de vista: con demente obstinación, preconizaba el aniquilamiento de todos los judíos a los que se pudiera echar mano. Había que proseguir el exterminio, decía, con toda la rapidez posible y sin piedad alguna. Tener la menor consideración significaba lamentarlo, después, con amargura. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Exterminio + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


03. El campo de Sachsenhausen, donde antes casi no había judíos, ahora estaba literalmente infestado de ellos. La corrupción, prácticamente desconocida hasta entonces, apareció masivamente bajo las formas más diversas. Para los detenidos "verdes" (los delincuentes), los judíos eran materia de explotación y, por lo tanto, los acogieron con alegría. (...) Esos judíos rivalizaban en todo entre ellos. Trataban de agenciarse una función cualquiera y, una vez que habían ablandado a los Kapos, se inventaban nuevos puestos en los que trabajar. No vacilaban en presentar falsas acusaciones contra sus compañeros con tal de alcanzar cierta estabilidad. Y, cuando llegaba a ser "alguien", se dedicaban a oprimir sin piedad a los de su raza, superando en todos los sentidos a los "verdes". "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Explotación + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


04. Una media hora después de introducir el gas, se abría la puerta y se ponía en funcionamiento el ventilador. Los cuerpos no exhibían marcas especiales: no había contorsiones ni cambio de color. Sólo cuando permanecían varias horas tendidos en el suelo dejaban el típico rastro de los cadáveres. Era muy raro encontrar excrementos. Tampoco había lesiones en los cuerpos, y los rostros no estaban crispados. A continuación, el comando especial se ocupaba de arrancar los dientes de oro y de cortar el cabello a las mujeres. Luego, los cuerpos eran subidos en ascensor a la planta baja, donde los hornos ya estaban encendidos. Según la dimensión de los cadáveres, se podía introducir en cada uno de ellos hasta tres a la vez. La duración de la incineración dependía también del tamaño de los cuerpos. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Incineración + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


05. Obsesionado por mi trabajo, no quería dejarme vencer por las dificultades: era demasiado ambicioso para eso. Cada nuevo obstáculo no hacía sino estimular mi afán. Es de suponer que la multitud y variedad de mis tareas me dejaban poco tiempo para ocuparme personalmente de los presos. Me veía obligado a confiar esta actividad a subalternos tan poco recomendables como Fritzsch, Meier, Seidler y Palitzsche, los cuales sabía que no administrarían el campo conforme a mis ideas e intenciones. Pero yo no podía estar en todo. Se me imponía una elección: o me ocupaba sólo de los presos o dedicaba toda la energía posible a la reconstrucción y el ensanche del campo. En ambos casos había que consagrarse por entero, sin posibles términos medios. Ahora bien: la construcción y el ensanche del campo eran mi labor esencial. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Afán + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


06. Todo enemigo del Estado que osara levantar la cabeza, todo aquel que intentase sabotear el esfuerzo de guerra, debía ser aniquilado. Tal era la voluntad del Führer. Eicke, por otra parte, inspirándose en esa consigna exigía a sus subordinados que inculcasen a los reservistas llamados a servir en los campos una dureza implacable contra los prisioneros. (...) ¡Cuántas veces tuve que esforzarme por aquel entonces para parecer duro e implacable! Pensaba que se me exigía realizar un esfuerzo sobrehumano; sin embargo Eicke exigía que fuésemos aún más severos e inclementes con los prisioneros. Afirmaba que un SS debía ser capaz de aniquilar a sus propios padres si éstos ofendían al Estado o traicionaban el ideario de Adolf Hitler. "¡Sólo una cosa debe contar: la orden dada!", rezaba el membrete del papel en que escribía sus cartas. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de SS + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


07. Recuerdo perfectamente la primera vez que presencié un castigo corporal. (...) Después, cuando como soldado raso me tocaba presenciar esos castigos, procuraba ubicarme en las últimas filas. Y, cuando ya por fin ascendí a jefe de compañía, intentaba escabullirme siempre que podía, sobre todo en el momento de los golpes. Esto no era demasiado difícil, pues nada complacía más a mis colegas que reemplazarme. Cuando ascendí a Rapportführer, y más tarde, a Schutzhaftlagerführer, ya no podía tomarme esa libertad y mi deber me repugnaba. Por fin, siendo comandante del campo y, por lo tanto, responsable de ordenar la aplicación del castigo corporal, muy rara vez presencié su cumplimiento. Por otra parte, nunca autoricé sin meditarlo cuidadosamente la aplicación de esta forma de castigo. No sabría explicar por qué, pero me producía especial aversión. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Castigo + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


08. No menos extraña me parecía la conducta de los hombres de los Sonderkommandos. Ellos sabían perfectamente que, al término de aquella operación, sufrirían la misma suerte que los millares de hombres de su raza que habían ayudado a exterminar. Con igual indiferencia retiraban los cuerpos de las cámaras de gas, les arrancaban los dientes de oro, les cortaban el pelo y los arrastraban hasta la fosa común o a los hornos crematorios. Mantenían vivo el fuego en los montones de cadáveres, removiéndolos para que llegara el aire. Todas esas tareas las ejecutaban con aire de total indiferencia, como si se tratara de algo absolutamente normal. Comían y fumaban mientras arrastraban los cadáveres. No renunciaban a sus comidas, ni siquiera cuando tenían que ejecutar el trabajo más horrible: incinerar los cuerpos que habían quedado amontonados durante un tiempo en las fosas comunes. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Sonderkommando + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


09. La orden de Himmler comunicada por la oficina de Eichmann prescribía en un primer momento exterminar, sin excepción alguna, a todos los judíos que llegaran a Auschwitz. Esta orden fue, en efecto, aplicada a todos los judíos procedentes de la Alta Silesia; pero, cuando empezaron a llegar los primeros convoyes de judíos alemanes, se nos ordenó seleccionar a todos los judíos, hombres o mujeres, aptos para el trabajo y emplearlos en la producción de armas. (...) En los campos de concentración ya habían surgido, y continuaban desarrollándose importantes fábricas de armamento. Al mismo tiempo, se empezaba a emplear a los reclusos en empresas de armamento fuera de los campos. En consecuencia, pronto se sintió una verdadera falta de reclusos, cuando los comandantes de los antiguos campos del interior del Reich antes se veían obligados a buscar ocupación para el excedente de presos. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Armamento + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


10. Sería un error imaginar que la participación en ese exterminio, con todo lo que implica, haya sido aceptada como un hecho común cualquiera. Salvo muy contadas excepciones, todos los que tomaron parte en él, y yo antes que nadie, recibieron impresiones imborrables y amplia materia de reflexión. Durante mis rondas de inspección, la mayoría de los participantes me buscaban para confiarme sus angustias y abrigaban la esperanza de que los calmara. En el curso de nuestras conversaciones con el corazón en un puño, siempre me hacían la misma pregunta: "¿Seguro que es necesario aniquilar a centenares de miles de mujeres y niños?" En mi fuero interno, no dejaba de hacerme esa pregunta. Para tranquilizarlos y consolarlos, sólo se me ocurría una respuesta: invocar las órdenes del Führer. Estaba obligado a decirles que el exterminio de la judería era necesario para liberar de una vez por todas a Alemania y a la posteridad de nuestros enemigos más encarnizados. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Exterminio + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


11. Sabíamos que las órdenes del Führer eran incontestables sin excepción, y que los SS estaban obligados a ejecutarlas. Sin embargo, en el alma de todos se alzaban las dudas. Para transmitirles la fuerza moral que les permitiera cumplir su deber, debía mostrarme totalmente convencido de la necesidad de ejecutar tan crueles órdenes. Todas las miradas estaban fijas en mí. Todo el mundo me observaba atentamente para ver cómo reaccionaba ante escenas semejantes a las aquí descritas. Cada una de mis palabras era largamente discutida por los hombres. Debía controlarme para no dejar escapar, en un momento de turbación, una frase que expresara mis dudas y mis angustias. Me veía obligado a exhibir un aire frío e implacable cuando asistía a escenas que trastornarían a cualquier ser humano. No me estaba permitido apartar la vista aunque la emoción se apoderara de mí. Debía mostrar indiferencia mientras las madres entraban en las cámaras de gas con sus hijos de la mano, que reían o lloraban. "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Cámaras de gas + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"


12. Muchas mujeres intentaban ocultar a sus críos entre los montones de ropa, pero los hombres del comando ponían especial atención y lograban convencer a las madres de que no se separaran de sus hijos. Ellas creían que la desinfección era peligrosa para los pequeños; de ahí sus intentos de ahorrarles dicha operación. En ese ambiente no habitual, los niños muy pequeños solían ponerse a lloriquear. Sin embargo, tras haber sido consolados por sus madres o los hombres del comando, se calmaban y entraban jugando en las cámaras de gas, bromeando entre ellos con un juguete en las manos. Varias veces observé a mujeres ya conscientes de su destino que, con un miedo mortal en la mirada, todavía hallaban fuerzas para bromear con sus hijos y tranquilizarlos. Una de ellas se me acercó al pasar y, señalándome a sus cuatro hijos, agarrados de la mano para ayudar amablemente al más pequeño a caminar por un terreno difícil, murmuró: " ¿Cómo puede usted tomar la decisión de matar a esos hermosos niños? ¿No tiene corazón? ". "Yo, comandante de Auschwitz" (1958)

+ Frases de Cámaras de gas + Pensamientos de "Yo, comandante de Auschwitz"

Autores relacionados

Heinrich Himmler

Rudolf Hoess

Rudolf Hoess

Militar y oficial nazi alemán, comandante del campo de concentración de Auschwitz y autor de "Yo, comandante de Auschwitz" (1958).

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Militares » Militares siglo XX » Militares de Alemania

Síguenos