Frases de Oscar Wilde - Página 6

Frases de Oscar Wilde (página 6 de 12)

121. Siempre se retrasaba por principio, ya que, en su opinión, la puntualidad es el ladrón del tiempo. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Impuntualidad


122. La juventud sonríe sin motivo. Es uno de sus mayores encantos. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Encantos


123. Adoro los placeres sencillos...Son el último refugio de las almas complicadas. Pero no me gustan las escenas, excepto en el teatro. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Sencillez


124. Había en él metáforas tan monstruosas como orquídeas, y con la misma sutileza de color. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Sutileza


125. Elijo a mis amigos por su apostura, a mis conocidos por su buena reputación y a mis enemigos por su inteligencia. No es posible excederse en el cuidado al elegir a los enemigos. No tengo ni uno solo que sea estúpido. Todos son personas de cierta talla intelectual y, en consecuencia, me aprecian. ¿Te parece demasiada vanidad por mi parte? "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Reputación


126. El artista es creador de belleza. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Creador


127. Revelar el arte y ocultar al artista es la meta del arte. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Finalidad del arte


128. Quienes descubren significados ruines en cosas hermosas están corrompidos sin ser elegantes, lo que es un defecto. Quienes encuentran significados bellos en cosas hermosas son espíritus cultivados. Para ellos hay esperanza. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Buen gusto


129. Para poner a prueba la realidad, hemos de verla en la cuerda floja. Cuando las verdades se hacen acróbatas podemos juzgarlas. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Prueba


130. Siempre que un hombre hace algo perfectamente estúpido, lo hace por el más noble de los motivos. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Noble


131. La ventaja de las emociones es que nos llevan por el mal camino, y la ventaja de la ciencia es que excluye la emoción. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Ventaja


132. El alma es una terrible realidad. Se puede comprar y vender, y hasta hacer trueques con ella. Se la puede envenenar o alcanzar la perfección. Todos y cada uno de nosotros tenemos un alma. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Alma en pena


133. Influir en una persona es darle la propia alma. "El retrato de Dorian Gray" (1890)

Persuasión


134. El debido fundamento, para un buen matrimonio, es la mutua incomprensión. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Incomprensión


135. El confort es lo único que nuestra civilización nos puede dar. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Confort


136. ¡La gente es tan molesta! Todos mis pianistas tienen el tipo exacto de poetas, y todos los poetas, el de los pianistas. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Pianista


137. Los leones son útiles sólo por una temporada; tan pronto como se les priva de sus manes, se vuelven los seres más insípidos de la existencia. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Temporada


138. El mundo es un escenario, pero el reparto de la obra está mal hecho. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Escenario


139. No, no soy nada cínica, nada más he adquirido experiencia que, sin embargo, viene a ser lo mismo. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Cínico


140. Lo que es interesante nunca está bien. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Interesante


141. A nadie le importan los parientes lejanos hoy día. Ya hace años que pasaron de moda. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Pasado de moda


142. ¡Los actores tienen tanta suerte! Pueden elegir entre aparecer en una tragedia o un sainete, entre sufrir o ser felices, reír o derramar lágrimas. Pero en la vida real es muy distinto. La mayoría de los hombres y las mujeres se ven forzados a desempeñar papeles para los cuales no están capacitados. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Actuar


143. Aquella belleza que estremecía sus sentidos, también le tocó la conciencia. Pensó que destrozar una vida tan preciosa, por anticipar unos pocos meses de placer, sería una mala acción. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Preciosa


144. Percibía algo, en el delicado encanto del amanecer, que le causaba una honda emoción al pensar en cómo el día se abre a la belleza y cómo declina hacia la tormenta. "El crimen de lord Arthur Saville y otras historias" (1891)

Amanecer

Autores relacionados

Charles Dickens George Bernard Shaw Mark Twain William Shakespeare