Frases de Mario Vargas Llosa - Página 9

01. Anticipó con alegría el paseo de hora y media que daría, después de saludar a su madre, por la Máximo Gómez y la Avenida, oliendo el aire salado, arrullado por las olas. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Olas + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


02. Nada de lo que el hombre ha sido, es o será, lo ha sido, lo es ni lo será de una vez para siempre, sino que ha llegado a serlo un buen día y otro buen día dejará de serlo. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Nada + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


03. Dudaba a veces de la trascendencia, de Dios, pero nunca de la función irremplazable del catolicismo como instrumento de contención social de las pasiones y apetitos desquiciadores de la bestia humana. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Instrumento + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


04. Luego de tantos años de servir al jefe, habías perdido los escrúpulos, la sensibilidad, el menor asomo de rectitud. Igual que tus colegas. Igual que el país entero, tal vez. ¿Era ése el requisito para mantenerse en el poder sin morirse de asco? "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Asco + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


05. Todos, en el rincón más roñoso de su alma, habían vivido temiendo que el régimen se derrumbara. Bah, basuras. La lealtad no era una virtud dominicana. Él lo sabía. Durante treinta años lo habían adulado, aplaudido, endiosado, pero, al primer cambio de viento, sacarían los puñales. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Régimen + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


06. La taza de café o el trago de ron debían saber mejor, el humo del tabaco, el baño de mar un día caluroso, la película de los sábados o el Merengue de la radio, debían dejar en el cuerpo y el espíritu una sensación más grata, cuando se disponía de eso que Trujillo les arrebató a los dominicanos hacía ya treinta y un años: el libre albedrío. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Libre albedrío + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


07. Desde ese momento, y en todos los minutos y horas siguientes, tiempo en el que se decidió su suerte, la de su familia, la de los conjurados, y, a fin de cuentas, la de la República Dominicana, el general José René Román supo siempre, con total lucidez, lo que debía hacer. ¿Por qué hizo exactamente lo contrario? Se lo preguntaría muchas veces los meses siguientes, sin encontrar respuesta. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de República Dominicana + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


08. ¿Valía la pena, papá? ¿Era por la ilusión de estar disfrutando del poder? A veces pienso que no, que medrar era lo secundario. Que, en verdad, a ti, a Arala, a Pichardo, a Chirinos, a Alvarez Pina, a Manuel Alfonso, les gustaba ensuciarse. Que Trujillo les sacó del fondo del alma una vocación masoquista, de seres que necesitaban ser escupidos, maltratados, que sintiéndose abyectos se realizaban. "La fiesta del Chivo" (2000)

+ Frases de Poder + Pensamientos de "La fiesta del Chivo"


09. Lo principal no es la tumba sino la memoria. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Tumba + Pensamientos de "El sueño del celta"


10. Cuando las cosas no tenían marcha atrás, no valía la pena perder el tiempo preguntándose si hubiera sido preferible que no ocurrieran. Mejor tratar de enrumbarlas por el buen camino. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Perder + Pensamientos de "El sueño del celta"


11. La política, como todo lo que se vincula al poder, saca a veces a la luz lo mejor del ser humano -el idealismo, el heroísmo, el sacrificio, la generosidad-, pero, también, lo peor, la crueldad, la envidia, el resentimiento, la soberbia. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Acción política + Pensamientos de "El sueño del celta"


12. El patriotismo cegaba la lucidez. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Patriotismo + Pensamientos de "El sueño del celta"

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Benedetti

Mario Vargas Llosa


Escritor, novelista y ensayista peruano, autor de "La ciudad y los perros" (1963), "Pantaleón y las visitadoras" (1973), "La tía Julia y el escribidor" (1977), "¿Quién mató a Palomino Molero?" (1986), "La Fiesta del Chivo" (2000) y "El sueño del celta" (2010).

Sobre Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa nació en el seno de una familia de clase media, cuyos padres se separaron unos meses antes de su nacimiento.

Vivió un tiempo en la casa de la familia materna hasta que su abuelo fue nombrado cónsul honorario del Perú en Bolivia, trasladándose a Cochabamba.

En 1945 regresaron a Perú, donde Mario Vargas Llosa cursó la escuela primaria en el Colegio Salesiano de Piura.

Un año después la familia se traslada a Lima, donde sus padres restablecieron su relación y se establecieron en Magdalena del Mar.

Entre 1947 y 1949, Mario Vargas Llosa cursó estudios en el colegio cristiano "La Salle" y luego ingresó al "Colegio Militar Leoncio Prado" por recomendación del padre, pero al tiempo abandonó, terminando sus estudios en Piura.

Mientras trabajaba como periodista para el periódico local "La Industria", cursó estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y terminó la carrera de Letras, vocación que paulatinamente desplazó a la de periodista.

Tras la exitosa publicación de su primera novela "La ciudad y los perros" (1963), le siguió "La casa verde" (1965), continuando el enorme e inesperado éxito de la primera.

Desde 1977 Mario Vargas Llosa es miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de la Real Academia Española desde 1994.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Perú

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Perú

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Perú

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Perú

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Perú

Síguenos