Frases de Mario Vargas Llosa - Página 3

01. (...) - Pero a mí eso no me importa. Yo estoy enamorado de ti, seas como seas. - Pero yo no. Lo he pensado mejor y no estoy enamorada de ti. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Amor no correspondido + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


02. Los zorros del desierto de Sechura aúllan como demonios cuando llega la noche; ¿Sabes por qué? : para quebrar el silencio que los aterroriza. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Zorro + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


03. Eres el único amigo que tengo. Antes no tenía amigos, sino conocidos. Quiero decir en la calle, aquí ni siquiera eso. Eres la única persona con la que me gusta estar. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Buen amigo + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


04. Ni en la guerra debe haber muertos inútiles. Usted me entiende, vaya al colegio y trate en el futuro de que la muerte del cadete Arana sirva para algo. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Muertos + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


05. Soñaba toda la semana con la salida, pero apenas entraba a su casa se sentía irritado: la abrumadora obsequiosidad de su madre era tan mortificante como el encierro. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Salida + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


06. El amor es lo peor que hay. Uno anda hecho un idiota y ya no se preocupa de sí mismo. Las cosas cambian de significado y uno es capaz de hacer las peores locuras y de fregarse para siempre en un minuto. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Morir de amor + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


07. -Teresa no me contesta -dijo el Esclavo-. Van dos cartas que le escribo. - ¿Y qué mierda te importa? -dijo Alberto-. El mundo está lleno de mujeres. -Pero a mí me gusta ésa. Las otras no me interesan. ¿No te das cuenta? "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Eres tú + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


08. Mentira, el recuerdo del colegio despertaba aún esa inevitable sensación sombría y huraña bajo la cual su espíritu se contraía como una mimosa al contacto de la piel humana. Sólo que el malestar era cada vez más efímero, un pasajero granito de arena en el ojo, ya estaba bien de nuevo. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Colegio + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


09. Ha olvidado los hechos minúsculos, idénticos, que constituían su vida, esos días que siguieron al descubrimiento de que tampoco podía confiar en su madre, pero no ha olvidado el desánimo, la amargura, el rencor, el miedo que reinaban en su corazón y ocupaban sus noches. Lo peor era simular... "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Desánimo + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


10. Pero no olvide tampoco que lo primero que se aprende en el Ejército es a ser hombres. Los hombres fuman, se emborrachan, tiran contra, culean. Los cadetes saben que, si son descubiertos, se les expulsa. Ya han salido varios. Para hacerse hombre hay que correr riesgo, hay que ser audaz. Eso es el Ejército, Gamboa, no sólo la disciplina. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Ejército + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


11. Se sintió viejo; la vida era monótona, sin alicientes, una pesada carga. En las clases, sus compañeros hacían bromas apenas les daba la espalda el profesor: cambiaban morisquetas, bolitas de papel, sonrisas. Él los observaba, muy serio y desconcertado: ¿Por qué no podía ser como ellos, vivir sin preocupaciones, tener amigos, parientes solícitos? "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Bromas + Pensamientos de "La ciudad y los perros"


12. (...) Robo de exámenes, robo de prendas, emboscadas contra los superiores, abuso de autoridad con los cadetes de tercero. ¿Sabes lo que eres? Un delincuente. -No es cierto -dijo el Jaguar-. No he hecho nada. He hecho lo que hacen todos. - ¿Quién? -dijo Gamboa-. ¿Quién más ha robado exámenes? -Todos -dijo el Jaguar-. Los que no roban es porque tienen plata para comprarlos. "La ciudad y los perros" (1963)

+ Frases de Abuso + Pensamientos de "La ciudad y los perros"

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Benedetti

Mario Vargas Llosa


Escritor, novelista y ensayista peruano, autor de "La ciudad y los perros" (1963), "Pantaleón y las visitadoras" (1973), "La tía Julia y el escribidor" (1977), "¿Quién mató a Palomino Molero?" (1986), "La Fiesta del Chivo" (2000) y "El sueño del celta" (2010).

Sobre Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa nació en el seno de una familia de clase media, cuyos padres se separaron unos meses antes de su nacimiento.

Vivió un tiempo en la casa de la familia materna hasta que su abuelo fue nombrado cónsul honorario del Perú en Bolivia, trasladándose a Cochabamba.

En 1945 regresaron a Perú, donde Mario Vargas Llosa cursó la escuela primaria en el Colegio Salesiano de Piura.

Un año después la familia se traslada a Lima, donde sus padres restablecieron su relación y se establecieron en Magdalena del Mar.

Entre 1947 y 1949, Mario Vargas Llosa cursó estudios en el colegio cristiano "La Salle" y luego ingresó al "Colegio Militar Leoncio Prado" por recomendación del padre, pero al tiempo abandonó, terminando sus estudios en Piura.

Mientras trabajaba como periodista para el periódico local "La Industria", cursó estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y terminó la carrera de Letras, vocación que paulatinamente desplazó a la de periodista.

Tras la exitosa publicación de su primera novela "La ciudad y los perros" (1963), le siguió "La casa verde" (1965), continuando el enorme e inesperado éxito de la primera.

Desde 1977 Mario Vargas Llosa es miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de la Real Academia Española desde 1994.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Perú

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Perú

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Perú

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Perú

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Perú

Síguenos