Frases de Mario Vargas Llosa - Página 12

01. Su expresión era impenetrable. En su mirada dura y fría había algo inflexible. (...) Le recordó esas miradas vacías de humanidad de los jefes de estación de las caucherías del Putumayo, miradas de hombres que han perdido (si alguna vez la tuvieron) la facultad de discriminar entre el bien y el mal, la bondad y la maldad, lo humano y lo inhumano. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Inhumano + Pensamientos de "El sueño del celta"


02. Nunca fui muy religioso, ya se lo dije. Desde que murió mi madre, la religión fue para mí algo mecánico y secundario. Sólo después de 1903, de ese viaje de tres meses y diez días al interior del Congo que le conté, volví a rezar. Cuando creí que iba a perder la razón ante tanto sufrimiento. Así descubrí que un ser humano no puede vivir sin creer. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de República Democrática del Congo + Pensamientos de "El sueño del celta"


03. A él también el Congo lo había humanizado, si ser humano significaba conocer los extremos que podían alcanzar la codicia, la avaricia, los prejuicios, la crueldad. La corrupción moral era eso, sí: algo que no existía entre los animales, una exclusividad de los humanos. El Congo le había revelado que esas cosas formaban parte de la vida. Le había abierto los ojos. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Avaricia + Pensamientos de "El sueño del celta"


04. Todas las gestiones, promesas, informaciones, se descomponían y disolvían sin que los hechos correspondieran jamás a las palabras. Lo que se hacía y lo que se decía eran mundos aparte. Las palabras negaban los hechos y los hechos desmentían a las palabras y todo funcionaba en la engañifa generalizada, en un divorcio crónico entre el decir y el hacer que practicaba todo el mundo. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Demagogia + Pensamientos de "El sueño del celta"


05. Su sola presencia entre los miembros de la Fuerza Pública tenía un efecto intimidatorio: se agrandaban los ojos de los negros, las negras y los negritos cuando lo reconocían, las pupilas blancas de sus caras retintas o azuladas brillaban asustadas imaginando que, ante cualquier error, traspié o falta, el chicote rasgaría el aire con su inconfundible silbido y caería sobre sus piernas, nalgas y espaldas, haciéndolos chillar. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Opresores + Pensamientos de "El sueño del celta"


06. Tres amantes en una noche, dos marineros entre ellos. ¡Me lo hicieron seis veces! Llegué al hotel caminando con las piernas abiertas como una parturienta. En medio de su mal humor, la enormidad que había escrito le provocó un ataque de risa. Él, tan educado y pulido con su vocabulario ante la gente, sentía siempre, en la intimidad de su diario, una invencible necesidad de escribir obscenidades. Por razones que no comprendía, la coprolalia le hacía bien. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Amantes + Pensamientos de "El sueño del celta"


07. ¿Sería así toda la Historia? ¿La que se aprendía en el colegio? ¿La escrita por los historiadores? Una fabricación más o menos idílica, racional y coherente de lo que en la realidad cruda y dura había sido una caótica y arbitraria mezcla de planes, azares, intrigas, hechos fortuitos, coincidencias, intereses múltiples, que habían ido provocando cambios, trastornos, avances y retrocesos, siempre inesperados y sorprendentes respecto a lo que fue anticipado o vivido por los protagonistas. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Historiador + Pensamientos de "El sueño del celta"


08. Herbert fue una de las escasas personas a quien Roger confió su decepción con Stanley, con Leopoldo II, con la idea que lo trajo al África: que el Imperio y la colonización abrirían a los africanos el camino de la modernización y el progreso. Herbert coincidió totalmente con él, al comprobar que la verdadera razón de la presencia de los europeos en el África no era ayudar al africano a salir del paganismo y la barbarie, sino explotarlo con una codicia que no conocía límites para el abuso y la crueldad. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Colonización + Pensamientos de "El sueño del celta"


09. Estoy en las orillas de la locura. Un ser humano normal no puede sumergirse por tantos meses en este infierno sin perder la sanidad, sin sucumbir a algún trastorno mental. Algunas noches, en mi desvelo, siento que me está ocurriendo. Algo se está desintegrando en mi mente. Vivo con una angustia constante. Si sigo codeándome con lo que ocurre aquí terminaré yo también impartiendo chicotazos, cortando manos y asesinando congoleses entre el almuerzo y la cena sin que ello me produzca el menor malestar de conciencia ni me quite el apetito. Porque eso es lo que les ocurre a los europeos en este condenado país. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Sucumbir + Pensamientos de "El sueño del celta"


10. La maldad la llevamos en el alma, mi amigo -decía, medio en broma, medio en serio-. No nos libraremos de ella tan fácilmente. En los países europeos y en el mío está más disimulada, sólo se manifiesta a plena luz cuando hay una guerra, una revolución, un motín. Necesita pretextos para hacerse pública y colectiva. En la Amazonia, en cambio, puede mostrarse a cara descubierta y perpetrar las peores monstruosidades sin las justificaciones del patriotismo o la religión. Sólo la codicia pura y dura. La maldad que nos emponzoña está en todas partes donde hay seres humanos, con las raíces bien hundidas en nuestros corazones. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Crueldad + Pensamientos de "El sueño del celta"


11. Poco a poco, compensando su falta de estudios -sólo unos pocos años de instrucción primaria- con una capacidad de trabajo sobrehumana, una intuición genial para los negocios y una absoluta falta de escrúpulos, fue escalando la pirámide social. De vendedor ambulante de sombreros por la vasta Amazonia, pasó a ser habilitador de esos caucheros misérrimos que se aventuraban por su cuenta y riesgo en la selva, a los que proveía de machetes, carabinas, redes de pescar, cuchillos, latas para el jebe, conservas, harina de yuca y utensilios domésticos, a cambio de parte del caucho que recogían y que él se encargaba de vender en Iquitos y Manaos a las compañías exportadoras. Hasta que, con el dinero ganado, pudo pasar de habilitador y comisionista a productor y exportador. "El sueño del celta" (2010)

+ Frases de Ambicioso + Pensamientos de "El sueño del celta"

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Jorge Luis Borges Julio Cortázar Mario Benedetti

Mario Vargas Llosa


Escritor, novelista y ensayista peruano, autor de "La ciudad y los perros" (1963), "Pantaleón y las visitadoras" (1973), "La tía Julia y el escribidor" (1977), "¿Quién mató a Palomino Molero?" (1986), "La Fiesta del Chivo" (2000) y "El sueño del celta" (2010).

Sobre Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa nació en el seno de una familia de clase media, cuyos padres se separaron unos meses antes de su nacimiento.

Vivió un tiempo en la casa de la familia materna hasta que su abuelo fue nombrado cónsul honorario del Perú en Bolivia, trasladándose a Cochabamba.

En 1945 regresaron a Perú, donde Mario Vargas Llosa cursó la escuela primaria en el Colegio Salesiano de Piura.

Un año después la familia se traslada a Lima, donde sus padres restablecieron su relación y se establecieron en Magdalena del Mar.

Entre 1947 y 1949, Mario Vargas Llosa cursó estudios en el colegio cristiano "La Salle" y luego ingresó al "Colegio Militar Leoncio Prado" por recomendación del padre, pero al tiempo abandonó, terminando sus estudios en Piura.

Mientras trabajaba como periodista para el periódico local "La Industria", cursó estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y terminó la carrera de Letras, vocación que paulatinamente desplazó a la de periodista.

Tras la exitosa publicación de su primera novela "La ciudad y los perros" (1963), le siguió "La casa verde" (1965), continuando el enorme e inesperado éxito de la primera.

Desde 1977 Mario Vargas Llosa es miembro de la Academia Peruana de la Lengua y de la Real Academia Española desde 1994.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Perú

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Perú

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Perú

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de Perú

Periodistas » Periodistas siglo XX » Periodistas de Perú

Síguenos