Frases de Jay McInerney

Frases de jay mcinerney

Frases de Jay McInerney, escritor estadounidense, autor de "Luces de neón" (1984), "La historia de mi vida" (1988), "Al caer la luz" (1992), "Modelo de conducta" (1998) y "Bright, Precious Days" (2016).

01. El gusto es una cuestión de gustos. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Gusto


02. Algunas personas sencillamente no estaban hechas para que las vieran sin su uniforme. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Aspecto


03. Todo se vuelve irónico y simbólico cuando te traicionan. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Irónico


04. Yo también te quiero...Dame algún tiempo para que deje de odiarte. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Te quiero


05. Tu angustia es una nueva versión de la historia de siempre. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Angustia


06. Es la historia de mi vida. Nada resulta real. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Mi vida


07. Eres esa clase de tipo que siempre espera un milagro en el último minuto. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Milagro


08. Ya nadie quiere cambiar el mundo. Lo que quieren es ser sus dueños. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Cambiar el mundo


09. No es frecuente que en alguien vaya unido ser buen amigo y buen escritor. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Buen amigo


10. Pero algo pasó. En algún momento las cosas se estancaron. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Momento


11. Lo que de verdad nos separa de los animales es el instinto de autodestrucción. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Autodestrucción


12. Te pasas la infancia queriendo ser adulto y el resto de tu vida idealizando tu infancia. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Adulto


13. Es mucho más seguro estar con estos tipos...En situaciones como esta...Solo eres carne. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Carne


14. Los escritores que acudían en persona a hablar de sus méritos eran los peores. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Mérito


15. El golpea la puerta con el puño. Por la mirilla su mano parece una criatura monstruosa. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Criatura


16. Negó cuidadosa y económicamente con la cabeza, como si no quisiera que se le separara del cuello. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Cabeza


17. ¿Cómo podían gustarle los Clash, una banda punk y radical, y vender acciones financieras al mismo tiempo? "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Acciones financieras


18. Toda la historia de la civilización ha tenido por objetivo librarnos de Dios y de otras falsas figuras autoritarias. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Civilización


19. (...) Necesitaba alejarse todo lo posible de lo provinciano. Y su carrera de modelo le permite conseguirse tipos más sofisticados que tú. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Alejarse


20. Tu interior es una república de voces. Por desgracia, esa república se parece demasiado a Italia: todo son gritos y gesticulaciones. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Italia


21. Tienes lágrimas en los ojos y sientes una piedad y una ternura tales que debes apoyarte en un farol para no caer. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Caer


22. Los escritores, pensó, son personas a las que se les ocurre la réplica adecuada mucho después de haber vuelto a casa. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Ser escritor


23. Me gustaría tener algún día la clase de casa en donde ese caballo de carrusel quedara bien en medio del living. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Casa


24. ¿Sabías que el noventa por ciento del polvo que se acumula en una casa es sustancia epidérmica? Piel humana, para que me entiendas. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Sustancia


25. Una ambulancia ululaba detrás de él, pero nadie se apartaba para dejarle paso. Las sirenas y las alarmas ya eran habituales en la ciudad. "Al caer la luz" (1992), Jay McInerney

Ciudad


26. No has seguido las reglas. Has usado tinta donde debías usar lápiz, y has marcado en rojo lo que debías marcar en azul. "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Reglas


27. (...) El tamaño de las oficinas es muy apropiado para topos y demás roedores, y los pasillos apenas permiten la doble circulación (de carril único). "Luces de neón" (1984), Jay McInerney

Oficina

Autores relacionados

Bret Easton Ellis Don DeLillo Raymond Carver