Frases de Jaime Sabines - Página 7

01. Al mediodía, y aquí en la oficina, no puede uno ponerse a tono con el recuerdo. El amor, el escribir el amor, necesita soledad y silencio y reposo... "Los amorosos" (2009)

+ Frases de Oficina + Pensamientos de "Los amorosos"


02. Ahora te deseo y te quiero, pero no me aflige ni la distancia, ni el amor. Pasarán estos meses y estarás de nuevo a mi lado; pasarán todas las ausencias que nos esperen en la vida. "Los amorosos" (2009)

+ Frases de Amor incondicional + Pensamientos de "Los amorosos"


03. En ese momento sentí que te quería más allá de la pasión que es necesidad, más allá del hábito que es ejercicio. "Los amorosos" (2009)

+ Frases de Amor de mi vida + Pensamientos de "Los amorosos"


04. Porque eres distinta a todas las mujeres, en tu cuerpo, en tu andar, en lo que eres para mis ojos, en lo que sugieres a mi corazón. "Los amorosos" (2009)

+ Frases de Distinto + Pensamientos de "Los amorosos"


05. Amargo como esos minerales amargos que en las noches de exacta soledad -maldita y arruinada soledad sin uno mismo- trepan a la garganta y, costras de silencio, asfixian, matan, resucitan. "Horal" (1950)

+ Frases de Amargo + Pensamientos de "Horal"


06. Yo no lo sé de cierto, pero supongo que una mujer y un hombre algún día se quieren, se van quedando solos poco a poco, algo en su corazón les dice que están solos, solos sobre la tierra se penetran, se van matando el uno al otro. "Horal" (1950)

+ Frases de Pareja + Pensamientos de "Horal"


07. Les llega a veces un olor a tierra recién nacida, a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas, a arroyos de agua tierna y a cocinas. Los amorosos se ponen a cantar entre labios una canción no aprendida. Y se van llorando, llorando la hermosa vida. "Horal" (1950)

+ Frases de Cantar + Pensamientos de "Horal"


08. Aquí, no hay mujer. Me falta. Mi corazón desde hace días quiere hincarse bajo alguna caricia, una palabra. Es áspera la noche. Contra muros, la sombra lenta como los muertos, se arrastra. Esa mujer y yo estuvimos pegados con agua. Su piel sobre mis huesos y mis ojos dentro de su mirada. Nos hemos muerto muchas veces al pie del alba. Recuerdo que recuerdo su nombre, sus labios, su transparente falda. Tiene los pechos dulces, y de un lugar a otro de su cuerpo hay una gran distancia: de pezón a pezón cien labios y una hora, de pupila a pupila un corazón, dos lágrimas. Yo la quiero hasta el fondo de todos los abismos, hasta el último vuelo de la última ala, cuando la carne toda no sea carne, ni el alma sea alma. Es precioso querer. Yo ya lo sé. La quiero. "Horal" (1950)

+ Frases de Adorar + Pensamientos de "Horal"


09. ¿Que es el misterio de esa luz que llora en el agua del ojo, en esa enferma superficie de vidrio que tiembla? Ángeles custodios les recogen la cabeza. Murieron en su mirada, murieron de sus propias venas. Los ojos parecen piedras dejadas en el rostro por una mano ciega. El misterio los lleva. ¡Qué magia, que dulzura en el sarcófago de aire que los encierra! "La Señal" (1951)

+ Frases de Misterio + Pensamientos de "La Señal"


10. ¡Y como nos queremos entonces en la risa de hallarnos solos en el amor prohibido! "La Señal" (1951)

+ Frases de Amor prohibido + Pensamientos de "La Señal"


11. Los he visto a menudo -a ellos, a los enamorados- en las aceras, sobre la yerba, bajo un árbol, encontrarse en la carne, sellarse con los labios. Y he visto el cielo negro en el que no hay ni pájaros, y estructuras de acero y casa pobres, patios, lugares olvidados. Y ellos, constantes, tiemblan, se ponen en sus manos, y el amor se sonríe, los mueve, les enseña, igual que un viejo abuelo desengañado. "La Señal" (1951)

+ Frases de Encontrarse + Pensamientos de "La Señal"


12. Yo no quiero elogiarte como acostumbran los arrepentidos porque te quise a tu hora, en el lugar preciso, y harto sé lo que fuiste, tan corriente, tan simple, pero me he puesto a llorar como una niña porque te moriste. ¡Te siento tan desamparada, tan sola, sin nadie que te ayude a pasar la esquina, sin quién te dé un pan! Me aflige pensar que estás bajo la tierra fría de Berriozábal, sola, sola, terriblemente sola, como para morirse llorando. Ya sé que es tonto eso, que estás muerta, que más vale callar, ¿Pero qué quieres que haga si me conmueves más que el presentimiento de tu muerte? "La Señal" (1951)

+ Frases de Presentimiento + Pensamientos de "La Señal"

Influencias

Autores relacionados

José Emilio Pacheco Mario Benedetti Octavio Paz Rosario Castellanos

Jaime Sabines

Jaime Sabines

Escritor, ensayista, poeta y político mexicano, autor de "La señal" (1951), "Adán y Eva" (1952), "Diario Semanario y poemas en prosa" (1961), "Poemas sueltos" (1961), "Maltiempo" (1972) y "Los amorosos" (2009).

Sobre Jaime Sabines

Jaime Sabines nace en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), de padre libanés Julio Sabines y madre mexicana Luz Gutiérrez Moguel.

En 1945 viaja a la Ciudad de México para estudiar medicina en la Escuela Nacional de Medicina, pero abandona al poco tiempo y regresa a Chiapas.

En 1949 Jaime Sabines regresa a la Cuidad de México e ingresa en la carrera de letras, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde obtiene una licenciatura en Lengua y Literatura Española.

En 1953 su hermano Juan es elegido diputado y le deja su negocio de muebles, por lo que se traslada a Tuxtla, donde sigue escribiendo.

Tiempo después, Jaime Sabines es elegido diputado federal por el estado de Chiapas (1976-1979) y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal.

Muere víctima de cáncer a seis días de cumplir 73 años, acompañado por su esposa y sus cuatro hijos Entre las obras de Jaime Sabines, destacan "La señal" (1951), "Adán y Eva" (1952), "Diario Semanario y poemas en prosa" (1961), "Poemas sueltos" (1961), "Maltiempo" (1972) y "Los amorosos" (2009).

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Políticos » Políticos siglo XX » Políticos de México

Poetas » Poetas siglo XX » Poetas de México

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de México

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de México

Síguenos