Frases de Jacinto Benavente - Página 3

01. Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz? , sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!

+ Frases de Amar


02. En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

+ Frases de Loco


03. La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

+ Frases de Disgusto


04. El amor es lo más parecido a una guerra, y es la única guerra en que es indiferente vencer o ser vencido, porque siempre se gana.

+ Frases de Indiferente


05. Yo podría ser el último paria de mi reino, un leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir.

+ Frases de Esperanza


06. Ningún vanidoso siente celos.

+ Frases de Celos


07. Es más fácil ser genial que tener sentido común.

+ Frases de Sentido común


08. Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.

+ Frases de Risa


09. La vanidad hace siempre traición a nuestra prudencia y aún a nuestro interés.

+ Frases de Vanidad


10. El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo.

+ Frases de Dinero


11. Nada fortifica tanto las almas como el silencio; que es como una oración íntima en que ofrecemos a Dios nuestras tristezas.

+ Frases de Oración


12. Una cosa es continuar la historia y otra repetirla.

+ Frases de Historia

Influencias

Autores relacionados

Pío Baroja Ramón María del Valle Inclán

Jacinto Benavente

Jacinto Benavente

Dramaturgo, directos, guionista y crítico español galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1922.

Sobre Jacinto Benavente

Jacinto Benavente nació en el seno de una familia de clase media, de padre reconocido médico pediatra.

Concurrió al Instituto de San Isidoro, donde comenzó a hacer obras con títeres.

En 1882, terminada su educación secundaria, ingresó en la Universidad Central de Madrid para estudiar Derecho, pero tras la muerte de su padre, abandonó la carrera para dedicarse a la literatura.

En 1885, Jacinto Benavente viaja por Inglaterra, Francia, y Rusia y tras su vuelta forma parte de una compañía de teatro como actor y fue durante algún tiempo empresario de circo.

En 1899 fue nombrado editor de "Vida Literaria", revista de la cual era la voz principal y más tarde escribió para el periódico "El Imparcial" de Madrid.

En 1912, Jacinto Benavente ingresó en la Real Academia Española y ocupó en 1918 un escaño en el Congreso de los diputados.

Durante la Guerra Civil Española (1939-1939), permaneció en Madrid y luego se trasladó a Valencia, donde las autoridades lo homenajearon numerosas veces y por lo que luego fue censurado.

En 1947 asumió a título honorario, la presidencia de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores.

Con su estilo fuera de lo tradicional.

Reflejando el ambiente rural y el urbano, el plebeyo y el aristocrático, Jacinto Benavente pudo establecerse como uno de los escritores más populares a principios del siglo XX.

Ocupación

Dramaturgos » Dramaturgos siglo XX » Dramaturgos de España

Críticos » Críticos siglo XX » Críticos de España

Guionistas » Guionistas siglo XIX » Guionistas de España

Síguenos