Frases de Francisco Pi y Margall

01. Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse.

+ Frases de Política


02. Nadie tiene derecho a reducir mi libertad sino yo mismo. Vivo en una sociedad; pero no es suficiente para que tenga que sujetarme a un poder que no he creado, ni a unas leyes que no he hecho.

+ Frases de Leyes


03. Sostengo que la revolución aún hoy es la paz.

+ Frases de Revolución


04. Es inútil empeñarse en detener el progreso.

+ Frases de Inútil


05. La revolución no la hemos ido a buscar; nos la han traído los sucesos, y nos la han traído porque era necesaria.

+ Frases de Revolución


06. Tú, que eres el que más trabajas, ¿no eres acaso el que más sufres? ¿Qué haría sin ti esa turba de nobles, de propietarios, de parásitos que insultan de continuo tu miseria con sus espléndidos trenes, sus ruidosos festines y sus opíparos banquetes?

+ Frases de Parásitos


07. Sentiría no hacerme comprensible; mas la materia es aún oscura y de suyo tan sutil, que temo no se escape al escalpelo del análisis. Constancia, lectores, constancia; no arrojéis tan pronto el libro.

+ Frases de Constancia


08. La libertad de imprenta, como la de conciencia, la de enseñanza, la de reunión, la de asociación y todas las demás libertades, ya os lo hemos dicho, para ser una verdad deben ser amplias, completas, sin trabas de ninguna clase.

+ Frases de Imprenta


09. Este triunfo no lo debes a ningún partido, no lo debes al ejercito, no lo debes al oro ni a las armas de los que tantas veces se han arrogado el título de ser tus defensores y caudillos. Este triunfo lo debes a tus propias fuerzas, a tu patriotismo, a tu arrojo, a ese valor con que desde tus frágiles barricadas has envuelto en un torbellino de fuego las bayonetas, los caballos y los cañones de tus enemigos.

+ Frases de Patriotismo


10. No puedes ser del todo libre mientras estés a merced del capitalista y del empresario, mientras dependa de ellos que trabajes o no trabajes, mientras los productos de tus manos no tengan un valor siempre y en todo tiempo cambiable y aceptable, mientras no encuentres abiertas de continuo cajas de crédito para el libre ejercicio de tu industria.

+ Frases de Capitalista

Autores relacionados

Emilio Castelar

Francisco Pi y Margall

Francisco Pi y Margall
  • 20 de abril de 1824
  • Barcelona, España
  • 29 de noviembre de 1901
  • Madrid, España

Político, pensador y escritor español, Presidente del Poder Ejecutivo de la Primera República Española (1873-1874).

Sobre Francisco Pi y Margall

Hijo de un obrero textil, ingresó en 1831 en el seminario de latín y teología.

Luego accedió a la Universidad de Barcelona, donde completó sus estudios de Filosofía y más tarde, en 1837, comenzó la carrera de Leyes.

En 1847 se traslada a Madrid, trabajando en un periódico haciendo críticas teatrales y más tarde en un banco.

En 1848 ingresó en el Partido Demócrata y en 1854 dejó de ser un hombre de letras para dedicarse a la política.

En 1864 Francisco Pi y Margall conspiró en contra de la monarquía y tras fracasar en varios intentos tuvo que exiliarse, como la mayoría de demócratas y progresistas.

Se instaló en París (Francia).

Durante el exilio, Francisco Pi y Margall maduró sus pensamientos al contactarse con personalidades positivistas.

La revolución de La Gloriosa (1868) atrajo a Pi y Margall de nuevo a España.

En 1873, la Asamblea Nacional proclamó la Primera República y las Cortes Constituyentes eligieron al nuevo gobierno, en el que Francisco Pi y Margall fue nombrado Presidente del Poder Ejecutivo.

Debido a numerosos problemas renuncia a su cargo.

Francisco Pi y Margall defendió siempre su ideología republicana federalista, con claras influencias de Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Jean Jacques Rousseau, Joseph Proudhon y el anarquismo, convirtiéndose en el símbolo de la descentralización y destacándose su honestidad y coherencia personal a lo largo de toda su vida.

Síguenos