Frases de Ayn Rand - Página 10

01. Siento el único deseo que uno puede realmente permitirse. Libertad...No pedir nada. No esperar nada. No depender de nada. "El Manantial" (1943)

+ Frases de Pedir + Pensamientos de "El Manantial"


02. Tú puedes decir: ¿Por qué no te matas entonces? Porque te amo. Porque tú existes. Esto solo es bastante para que no me mate. Y puesto que debo vivir, para saber que tú vives, viviré en el mundo así con la forma de vida que esto demanda. No término medio, sino completamente. "El Manantial" (1943)

+ Frases de Te amo + Pensamientos de "El Manantial"


03. Vender tu alma es la cosa más fácil del mundo. Eso lo hacen todas las personas en todas las horas de su vida. Si te pidiese que conservaras tu alma, comprenderías que eso ya es mucho más difícil. "El Manantial" (1943)

+ Frases de Vender el alma al diablo + Pensamientos de "El Manantial"


04. Los pensadores modernos consideran innecesario percibir la realidad, y los físicos creen superfluo pensar. Yo opinaba mejor: lo que de verdad me sorprendía era que aquellos muchachos lo supieran también... "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Superfluo + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


05. No existe poder en gobernar a gentes inocentes. El único poder para cualquier Gobierno es el de lanzarse en tromba contra los criminales. Y cuando no existen suficientes criminales, hay que inventarlos. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Gobernar + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


06. ¿Quién desea una nación de ciudadanos defensores de la ley? ¿De qué sirve eso? Pero apruébense leyes que nadie puede observar, que es imposible hacer cumplir, que no pueden interpretarse de manera objetiva, e inmediatamente habréis creado una nación de transgresores y en seguida podréis operar sobre los culpables. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Leyes + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


07. Nadie escribió acerca de aquellos empresarios, porque se trataba de hombres a los que no podía llamarse desinteresados. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Empresario + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


08. Déjales la carroña de ese ferrocarril. Déjales los rieles enmohecidos y las traviesas podridas y las máquinas desventradas; pero no les dejes nunca tu mente. ¡No les dejes tu mente! "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Mente + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


09. Pero si John Galt no estaba allí...Si no existía un John Galt en el mundo, tampoco existía peligro, pensó. Ni mundo. "Ni peligro ni mundo", se repitió. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Peligro + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


10. El amor es un don, un don libre, incondicional y lleno de grandeza, que trasciende y que lo olvida todo. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Incondicional + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


11. El amor es ciego, pero tú no serías capaz de sentirlo. Posees el alma mezquina y calculadora de una tendera que comercia, pero que nunca entrega. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Entrega + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"


12. Quieres un amor no merecido. Quieres una admiración sin base. Quieres una grandeza por la que no hayas trabajado. Quieres ser como Hank Rearden, sin necesidad de hacer lo que él hizo. Sin la necesidad de ser nada. "La rebelión de Atlas" (1957)

+ Frases de Admiración + Pensamientos de "La rebelión de Atlas"

Influencias

Autores relacionados

Milton Friedman

Ayn Rand

Ayn Rand

Filósofa y escritora rusa nacionalizada estadounidense, autora de "Los que vivimos" (1936), "¡Vivir!" (1938), "El Manantial" (1943), "La rebelión de Atlas" (1957) y "La virtud del egoísmo" (1964).

Sobre Ayn Rand

Ayn Rand, seudónimo de Alissa Zinovievna Rosenbaum, nació en el seno de una familia de comerciantes judíos, siendo la mayor de tres hermanas.

Desde su infancia demostró interés por la literatura y el cine, leyendo y escribiendo novelas y guiones.

Terminada su educación básica, Ayn Rand estudió Filosofía e Historia en la Universidad de San Petersburgo y en 1924 en el Instituto Estatal de Artes Cinematográficas.

Tras la Revolución de Octubre (1917) y la expropiación del negocio familiar, sus deseos de emigrar hacia Estados Unidos se intensificaron.

En 1925, Ayn Rand consiguió el permiso para viajar a Estados Unidos, hospedándose un tiempo con parientes en Chicago y luego trasladándose a Hollywood.

Luego de conocer al exitoso director de cine Cecil Blount DeMille, realizó una participación secundaria en una de sus películas y conoció al actor Frank O´Connor, con quien se casó en 1929.

Dos años después, Ayn Rand obtuvo la ciudadanía estadounidense con orgullo y con la seguridad de nunca más volver a Rusia.

El resto de su vida se dedicó a desarrollar su filosofía, dando conferencias en distintas universidades y recibiendo el Doctorado de Honor en 1963 por el "Lewis & Clark College".

Ayn Rand sostuvo el individualismo, el egoísmo y el capitalismo sobre el colectivismo, altruismo y socialismo.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Rusia

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Rusia

Síguenos