Proverbios Zen


Todo lo que vivimos es digno de ser vivido.

Vivir »

No busques la verdad, sólo deja que te abriguen las opiniones.

Opinión »

Si entiendes, las cosas son así. Si no entiendes, las cosas son así.

Realidad »

En el paisaje de primavera, no hay mejor ni peor. Las ramas que florecen crecen naturalmente, algunas mucho, algunas poco.

Primavera »

Toma a un hombre sabio para aprender de sus errores, pero a uno más sabio que aprenda de los errores de otros.

Aprender »

Diez mil preguntas, son una pregunta. Si contestas una pregunta, desaparecen las diez mil.

Preguntas »

Aunque los bosques de bambú son densos, los flujos de agua son libres en ellos.

Bosque »

Para seguir el sendero, mira al maestro, sigue al maestro, camina con el maestro, ve con el maestro, llegarás a ser maestro.

Maestro »

Cuando el alumno esté listo para aprender, un maestro aparecerá.

Alumno »

Un copo de nieve no puede existir en una tempestad del fuego.

Tempestad »

Una hierba es una planta cuyas virtudes esperan para ser descubiertas.

Hierbas »

Si deseas amor verdadero, aprende a amarte.

Amar »

Proverbios

Los proverbios Zen son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de antiguos sabios. Muchos de los proverbios Zen son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.