Proverbios árabes


No hables si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio.

Silencio »

La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda será culpa mía.

Engaño »

Hasta la raíz más pequeña encuentra su leñador.

Raíz »

El hombre que no sabe sonreir, no debe abrir tienda.

Hombre »

La sabiduria no se traspasa, se aprende.

Sabiduría »

Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.

Mirada »

La primera vez que me engañes la culpa será tuya; la segunda vez, la culpa será mía.

Engaño »

Al perro que tiene dinero se le llama señor perro.

Perro »

Atiende más a la mirada del sabio que al discurso del necio.

Mirada »

Castiga a los que te envidian haciéndoles el bien.

Envidia »

Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada.

Tiempo »

Del árbol del silencio pende el fruto de la seguridad.

Silencio »

Proverbios

Los proverbios árabes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de los antiguos sabios árabes. Muchas son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo árabe en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.