Proverbios alemanes


Los ojos se fían de ellos mismos, las orejas se fían de los demás.

Ojos »

Mira a las estrellas, pero no te olvides de encender la lumbre en el hogar.

Estrella »

Si prestas, o pierdes el dinero o ganas un enemigo.

Dinero »

Aún el león se defiende de las moscas.

Mosca »

Crece donde has sido plantado. Empieza a tejer, y dios te dará el hilo.

Dios »

Cuando la desgracia se asoma a la ventana, los amigos no se acercan a mirar.

Desgracia »

El habla es plata; el silencio es oro.

Silencio »

El que se rompe los dientes con la cáscara raramente come la almendra.

Fracaso »

Felicidad y cristal: ¡cuán fácilmente se quiebran!.

Felicidad »

La felicidad, como el arco iris, no se ve nunca sobre la casa propia, sino sólo sobre la ajena.

Felicidad »

La petición es cálida, el agradecimiento es frío.

Frío »

Los árboles más viejos dan los frutos más dulces.

Árbol »

Proverbios

Los proverbios alemanes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de los antiguos sabios alemanes. Muchas son observaciones acuñadas por la experiencia colectiva a lo largo del tiempo, con temas que van desde la meteorología hasta el destino invariable y fatalista de existencia. Constituyen el bagaje cultural del pueblo alemán en tiempos en los que la tradición oral pasaba la sabiduría popular de una generación a otra.