Revolución rusa


La revolución rusa de 1917 fue un movimiento político que se inició en el Imperio zarista en 1905 y culmina en octubre de 1917 con la expulsión del gobierno provisional que había reemplazado el sistema zarista, para establecer la Unión Soviética, un Estado Federal socialista que existió entre 1922 y 1991.

La revolución rusa constituye uno de los hechos más importantes del siglo XX, siendo la trasformación grandiosa de un imperio gigante gobernado por un autócrata a una república federal socialista, donde una sociedad de campesinos empobrecidos se elevó a la condición de gran potencia mundial.

Una elite de terratenientes dueños de las tierras que explotaban a los campesinos, una burguesía industrial precaria y débil, obreros no agremiados y con sueldos miserables, escasez generalizada de alimentos y materias primas, la mala gestión del zar sumada a la Primera Guerra Mundial (1914-1918) con miles de soldados descontentos y sin trabajo fueron las causas que desembocaron en la revolución rusa.

La revolución rusa tuvo dos etapas, la primera llamada "Revolución de febrero" de 1917, donde se desplazó la autocracia del zar Nicolás II de Rusia y la segunda llamada "Revolución de Octubre", en donde los sóviets, dirigidos por Vladímir Lenin y León Trotsky, tomaron el poder mediante una insurrección popular armada e instauraron la dictadura del proletariado, el control obrero de la producción, la redistribución de la tierra a los campesinos y la creación del Ejército rojo y la Guardia Roja.

Consecuencias

  • Derrumbe de la Monarquía absolutista y autocrática de los Zares.
  • Establecimiento de un Gobierno Comunista en Rusia (URSS).
  • Rusia se transforma en potencia mundial, económica, militar y científica.
  • Formación de dos modelos mundiales: el capitalismo estadounidense y el comunismo ruso.
  • Instauración de la dictadura del proletariado: fase de transición postulada por el marxismo entre el capitalismo y la sociedad comunista.
  • Consolidación de un régimen sumamente autoritario y duro, que no toleraba la oposición.