Movimiento ecologista


El movimiento ecologista es una amplia variedad de iniciativas individuales y grupales enfocadas en la protección de los recursos naturales y la necesidad de contrarrestar el desequilibrio producido por la tecnología y el auge arrollador de las metrópolis.

Si bien desde el siglo XVII empezó a gestarse una conciencia de respeto y cuidado del medio ambiente, fueron dos los acontecimientos decisivos que generaron el movimiento ecologista actual: la creación del Club de Roma (1970), donde se hace un análisis del desarrollo en los primeros 60 años del siglo XX y las resoluciones de la Conferencia de las Naciones Unidas de Estocolmo (1972), con el propósito de tomar medidas serias y contundentes entre los estados miembros para reducir paulatinamente el riesgo de destrucción del medio ambiente.

El movimiento ecologista denuncia el deterioro de los ecosistemas naturales y humanos y realiza una serie de propuestas para virar un rumbo que conduce al colapso y caminar hacia la sostenibilidad (satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades).

Principios

  • Cambio de políticas económicas, tecnológicas e ideológicas básicas.
  • Preservación de la riqueza y diversidad de las formas de vida.
  • Librarse de modelos de desarrollo destructivos.
  • Uso prudente de los recursos naturales.
  • Utilización de energías alternativas renovables: eólica, geotérmica, biomasa, solar.
  • Sostenibilidad basada en la autosuficiencia, la descentralización, la complejidad y la auto organización del Movimiento ecologista.