Minimalismo

El término minimalismo, en su ámbito más general, se refiere a cualquier cosa que haya sido reducida a lo esencial, despojada de elementos sobrantes.

El minimalismo como corriente artística nace en la década de 1960, como una reacción ante el expresionismo abstracto y el pop art, que le precedieron en las décadas de 1940 y 1950.

Frente al colorismo, a la importancia de los medios de comunicación de masas, frente al fenómeno de lo comercial y de un arte que se basaba en la apariencia, el minimalismo tomó conceptos diametralmente opuestos.

El minimalismo busca crear el verdadero placer a través de la claridad, la simplicidad y la racionalidad de la composición, llevando la economía de sus medios a la búsqueda de lo esencial.

Los autores influenciados por el minimalismo reducen al máximo los elementos propios del arte, los volúmenes y formas en escultura, intentando condensar en escasos elementos sus principios artísticos y reflexiones.

De forma análoga proceden en la arquitectura, en la pintura o en la música.

Características del minimalismo

  • Abstracción economía de lenguaje y medios.
  • Austeridad con ausencia de ornamentos.
  • Orden Reducción y síntesis. Sencillez.
  • Protagonismo de las fachadas.
  • Geometría elemental rectilínea.
  • Precisión en los acabados.
  • Uso literal de los materiales.