Liberalismo


El liberalismo es una corriente filosófica política surgida a finales del siglo XVIII y principios del XIX, orientada hacia la libertad del individuo y es la doctrina en la que se fundamenta el gobierno representativo y la democracia parlamentaria.

El liberalismo se opone a la creencia en el derecho divino de los reyes, planteando la necesidad de establecer gobiernos democráticos, que serán un grupo de ciudadanos que, integrando un cuerpo de representantes del pueblo, tomen las decisiones en su nombre.

El liberalismo se puede dividir en tres grandes áreas: social, que pregona la no intromisión del Estado en el accionar privado de los ciudadanos, el económico que defiende la no intervención del Estado en las relaciones comerciales y el político, llevando adelante el estado de derecho, donde el poder del Estado queda subordinado al orden jurídico vigente.

Características

  • Individualismo: considera a la persona como primordial por encima de toso aspecto social o colectivo.
  • Libertad: como derecho inviolable en todos sus aspectos cuyo único límite es la libertad de los demás.
  • Igualdad jurídica y política: todos los ciudadanos son iguales ante la ley y el estado.
  • Respeto de la propiedad privada: derecho inalterable que debe ser protegido por la ley y el estado.