Frases de Zorba, el griego

Zorba, el griego

54 frases de Zorba, el griego de Nikos Kazantzakis, libro de 1946.... Historia de un joven intelectual griego que escapa de su monótona y aburrida vida con la ayuda de Alexis Zorba, un hombre sencillo y apasionado que nos descubre su singular sentido de la libertad, el amor y el coraje.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Nikos Kazantzakis son: aburrimiento, amar con locura, ambición, amor por la naturaleza, aprovechar cada momento, búsqueda de la libertad, coraje ante la adversidad, felicidad, fuerza de la pasión, grecia, navegación a vela.

Frases de Nikos Kazantzakis Libros de Nikos Kazantzakis

Frases de Zorba, el griego Nikos Kazantzakis

01. Todo en el mundo tiene un significado oculto.

Significado


02. Solamente a los animales les está consentido que vivan para comer.

Comer


03. Hay Eternidad, aun en nuestra vida efímera; pero nos resulta difícil descubrirla solos.

Eternidad


04. ¿Qué misterios son los que tienen por nombre: árbol, piedra, mar, ave?

Misterio


05. El alma humana es pesada, se hunde en el barro de la carne.

Barro


06. Viajamos, recorremos tierras, surcamos aguas, y a la postre no hemos asomado las narices fuera del umbral de nuestra casa.

Turismo


07. Una visión violenta había cruzado mi sueño como un tajo de sable.

Visión


08. No importa que no tengas cabeza, basta que te presentes con sombrero...

Sombrero


09. Es una bestia feroz el joven, la juventud es inhumana y cerrada a toda comprensión.

Feroz


10. La única manera de salvarte reside en la lucha por la salvación de los demás...

Salvación


11. Aparentemente, ambos sentíamos apetito, pues la conversación cayó sobre los alimentos y no nos apartamos ya del tema.

Alimentos


12. La razón, práctica tendera, se mofa del alma como nos mofamos de las viejas agoreras y de las brujas.

Brujas


13. El buen maestro no desea recompensa más brillante que ésta: la de formar un discípulo que lo sobrepase.

Discípulo


14. Las venas os desbordan de energía, el corazón de bondad. Así fueseis un cordero, os volvéis león.

León


15. La acción, maestro inactivo, la acción: no hay otra salvación posible.

Acción


16. A los veinte cometí muchas locuras, aunque no más de las que suele cometer todo el mundo a esa edad.

Locura de amor


17. He aquí la dicha verdadera: no tener ambición alguna y trabajar como un condenado, como acosado por todas las ambiciones.

Ambición


18. Y yo, que estaba convencido de que no había necesidad de nada, comprendí de repente que sentía necesidad de todo.

Necesidad


19. Es pecado mortal el forzar las leyes de la naturaleza. No debemos precipitarnos, ni impacientarnos, sino seguir con entera confianza el ritmo eterno.

Ritmo


20. Y mi espíritu, mecido por las olas, se hacía ola y sometíase, también, sin resistencia, al ritmo del mar.

Olas


21. Toda idea que obre una acción verdadera, posee también verdadera existencia. Está en la realidad. No circula invisible en el aire.

Idea


22. ¡Qué extraña máquina es el hombre! Usted le mete pan, vino, pescado y rábanos, y salen suspiros, risas y sueños.

Salmón


23. El sentido de las palabras arte, amor, belleza, pureza, pasión, me lo estaba aclarando este obrero con las voces humanas más sencillas.

Obrero


24. Todo el que vive los misterios, ya lo ves, no tiene tiempo para escribirlos; los que los escriben no tienen tiempo para vivirlos. ¿Comprendes?

Vital


25. Sin embargo, a ratos me embargaba un sentimiento de compasión. Compasión búdica, fría como la deducción de un silogismo metafísico.

Compasión


26. ¡El hombre es una bestia! Una gran bestia...Si eres malo para con él, te respeta y te teme. Si eres bueno para con él, te arranca los ojos.

Bestia


27. ¿Cómo germina una planta y da flores en el estiércol y en la inmundicia? (...) El estiércol y la inmundicia son el hombre, y la flor, la libertad.

Abonos


28. ¿Qué dicen los japoneses, tus predilectos? "¡Fudoshin!" Ataraxia, calma olímpica; el rostro: máscara sonriente e inmóvil. Lo que ocurre detrás de la máscara, es asunto nuestro.

Máscara


29. El día es para el trabajo -dijo-. El día es varón. La noche para la diversión. La noche es hembra. ¡No hay que mezclar una cosa con la otra!

Diversión


30. Dice Confucio: "Muchos buscan la dicha más alto que el hombre; otros, más bajo. Sin embargo, la felicidad está a la altura del hombre". Es verdad. Existen, pues, tantas felicidades como estaturas.

Dicha


31. Olvidáis al instante las mezquindades de la vida y toda sujeción estrecha se desgarra. En comunión con los hombres, con las bestias, con Dios, os sentís confundidos con la vida del universo.

Comunión


32. Deja en paz a la gente, patrón, no les abras los ojos. Si acaso se los abrieras, ¿Qué verían? ¡La miseria propia! Déjaselos, pues, bien cerrados, para que sigan con sus sueños.

Miseria

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Zorba, el griego" de Nikos Kazantzakis.

Síguenos