Frases de Zazie en el metro

18 frases de Zazie en el metro (Zazie dans le métro) de Raymond Queneau, libro de 1959... La pequeña Zazie va a visitar a su tío Gabriel en París, animada por una única ambición: ver el metro. Pero enseguida comienzan a sucederse divertidos absurdos que frustran todas sus ambiciones

También puedes leer todas las frases de Raymond Queneau que tenemos o ver su bibliografía en libros de Raymond Queneau

Frases del libro

Zazie en el metro

01.No le diré nada de mi infancia ni de mi juventud. Tampoco me detendré en mi educación, puesto que no la tuve, ni en mis estudios, casi inexistentes. En lo relativo a ellos, no se hable más. Llegamos así a la época de mi servicio militar, que prefiero pasar por alto. Soltero desde mi más tierna infancia, la vida ha hecho de mí lo que usted ve.

Frases de soltero


02.- ¿Te has divertido? -Así así. - ¿Has visto el metro? -No. -Entonces, ¿Qué has hecho? -He envejecido.

Frases de envejecimiento


03.¡Ah París! -exclama en tono conciliador-. ¡Hermosa ciudad! Mira a tu alrededor. ¿No te parece bonito? -Me la suda -dice Zazie-. Lo único que me interesaba era ir en metro.

Frases de parís


04.- ¿No te parece un hombre guapo? -Me parece un capullo. -A mi edad, juzgarás con otras normas.

Frases de normas


05.-No se lo digas. Le harías llorar. - ¿Y eso por qué? ¿Porque practica la hormosexualidad? - ¿De dónde has sacado eso? -El fulano que me trajo a casa se lo dijo al tío. Le dijo que podía terminar en chirona por ese asunto, por la hormosexualidad. (...) - ¿Qué es hormosexual? Pero ¿Qué significa eso? ¿Que se perfuma? -Exactamente. Lo has comprendido. -Por eso no se mete a nadie en la cárcel. -Claro que no.

Frases de homosexual


06.¿Por qué, por qué ha de ser insoportable la vida, que al fin y al cabo pende de un hilo?

Frases de insoportable


07.-Entonces... Seré astronauta. -Hay que estar a la altura de los tiempos. -Sí, seré astronauta para jorobar a los marcianos.

Frases de astronautas


08.Es nuestra única preocupación...Queremos que se lleven un recuerdo imborrable de esta ínclita ciudad que se llama París. Para que vuelvan.

Frases de parís


09.Según los periódicos no es por ahí por donde va ahora la educación. Más bien todo lo contrario. Suavidad, comprensión, buenas palabra...

Frases de pedagogía


10.Debería estar prohibido ser tan ininteligente como tú... ¿Sabes lo que significa ininteligente, pedazo de animal?

Frases de torpeza


11.- ¿Te quedas a comer con nosotros? - ¿No habíamos quedado en eso? -Me limito a recordártelo. -No tienes por qué recordármelo. No se me había olvidado. -Entonces te quedas a comer con nosotros -concluye, empeñado en decir la última palabra.

Frases de comer


12.-A ver... ¿Por qué quieres hacerte maestra? -Para jorobar a las niñas. A todas: a las que tengan mi edad dentro de diez años, dentro de veinte, dentro de cincuenta, dentro de cien, dentro de mil. Siempre habrá alguna a la que hacer la puñeta.

Frases de maestro


13.Ya ve: imposible esperar. Cuestión de carácter: siempre he sido un impaciente.

Frases de impaciencia


14.-Tengo que darme prisa. Se demoró, sin embargo, unos instantes para contemplar a su maromo, que roncaba completamente desnudo. Lo miró al por mayor y, luego, al detalle, analizando con laxitud y sosiego el objeto que tan ocupada la había tenido durante un día y dos noches, y que en aquel momento se parecía más a un rorro después de su ración de teta que a un granado granadero.

Frases de prisa


15.Es una calle tranquila. Los coches pasan tan raramente que se podría jugar a rayuela en la calzada.

Frases de coche


16.Durante unos instantes meditó sobre la fragilidad de las cosas humanas y sobre cómo los proyectos de los ratones no suelen realizarse más de lo que se realizan los proyectos de los antropoides. Inmediatamente después se puso a envidiar -pero solo unos instantes. No hay que exagerar- la suerte de aquellos desheredados de la fortuna...Desheredados, pero también liberados del peso de las servidumbres sociales y de las convenciones del mundo. Trouscaillon suspiró.

Frases de fragilidad


17.Habían llegado a la altura de unos ultramarinos al por mayor y detalle. Enfrente, en la otra acera del bulevar de sentido único, una farmacia no menos mayorista y no menos detallista derramaba sus luces verdes sobre una muchedumbre ansiosa de manzanilla y de fuagrás casero, de caramelos para la tos y de antídotos para el semen, de gruyer y de ventosas...La muchedumbre, por lo demás, empezaba ya a disolverse debido a la proximidad aspiratoria de las estaciones.

Frases de muchedumbre


18.Como es a la inglesa, Zazie vuelve a pisar la tierra firme de la civilización y permanece en ella más de un cuarto de hora. El lugar le parece no solo útil, sino alegre. Todo está limpio, titanluxado. El papel higiénico se arruga placenteramente entre los dedos. Hay incluso, en ese momento, un rayo de sol: por el montante entra una especie de vaho luminoso. Zazie reflexiona largamente, se pregunta si debe o no tirar de la cadena. Por miedo a armar follón. Titubea, se decide, tira, la catarata fluye. Zazie espera, pero nada parece moverse: aquello es la casa de la bella durmiente. Vuelve a sentarse y se cuenta el cuento de Perrault intercalando primeros planos de actores célebres. Se desorienta un poco en la trama, pero recuperando al fin su sentido crítico llega a la conclusión de que los cuentos de hadas son una gilipollez y se decide a salir.

Frases de ingleses

Frases de obras similares

Síguenos