Frases de Violetas de marzo


¿Quién no es nacionalsocialista si lo apuntan con una pistola en la cabeza?

Frases de nazi


(...) Suspiró, petulante, como una vieja solterona al notar que el aliento del párroco huele a ginebra.

Frases de suspiro


Es curioso pensar que antes era la Escuela de Arte..., la central de la Gestapo, quiero decir.

Frases de gestapo


Saltó de la cama y supe que contemplaba todo su cuerpo, desnudo como un alfiler de sombrero, por última vez.

Frases de desnudo


La mataron de un disparo, a sangre fría -dijo con amargura. Comprendí que la noche iba a ser larga. Saqué los cigarrillos.

Frases de a sangre fría


(...) Cuando se trata de abogados siempre doy por hecho que llegaron a tener su riqueza y posición gracias a la avaricia y por medios nefandos.

Frases de abogado


(...) Era uno de esos millonarios excéntricos que a veces aparecen en los periódicos; no gastan nada en nada, y es así como llegaron a ser ricos.

Frases de gastar


Cuando se agencia uno un gato para cazar los ratones que tiene en la cocina, no puede esperar que deje de lado las ratas que hay en el sótano.

Frases de caza


Comparado con la persona que había decorado y amueblado aquel sitio, el archiduque Fernando habría sido bendecido con el gusto de una tropa de enanos de un circo turco.

Frases de circo


Echando una ojeada por la sala me encontré con que había tantas pestañas falsas agitándose en mi dirección que empezaba a sentir que estaba en medio de una corriente de aire.

Frases de pestañas


-No sabía que te interesara la política -dije. -No me interesa. Pero ¿No es así como Hitler resultó elegido: demasiada gente a quien no le importaba una mierda quién gobernara el país?

Frases de gobernar


Sólo hay una cosa que me irrite más que la compañía de una mujer fea por la noche, y es la compañía de la misma mujer fea a la mañana siguiente.

Frases de compañía

Obras relacionadas

Violetas de marzo

Violetas de marzo (1989), Philip Kerr
  • Libro, 1989
  • Original: March violets
  • Frases de Violetas de marzo: El detective privado Bernie Gunther debe investigar dos muertes de altos cargos del partido nazi. Lo que descubrirá le congelará la sangre.
  • Libro esencial

Autor

Philip Kerr (1956): Escritor, novelista y abogado escocés, autor de la Serie "Berlin Noir" y de las obras "Violetas de marzo" (1989), "Pálido criminal" (1990), "Una investigación filosófica" (1992), "Una llama misteriosa" (2008) y "Si los muertos no resucitan" (2009).


Palabras clave

Segunda guerra mundial Alemania nazi Detective privado Crímenes Robo de joyas Organización criminal

Síguenos en