Frases de Una soledad demasiado ruidosa


(...) Pero con los años me acabé acostumbrando, cargaba bibliotecas enteras de libros que no tenían precio, encuadernados en piel y en marroquí, provenientes de castillos y palacios, llenaba con ellos vagones enteros y cuando tenía treinta vagones cargados, el tren se llevaba aquellos tesoros hacia Suiza y hacia Austria, a corona el kilo, y a nadie le parecía extraño, nadie lloraba, yo tampoco, me limitaba a acompañar el último vagón con la mirada, sonriendo, el último vagón del tren que llevaba magníficas bibliotecas a Suiza y Austria, a corona el kilo. Empecé a encontrar en mí la fuerza necesaria para afrontar la desgracia con sangre fría, para disimular mi emoción, empecé a darme cuenta de que la devastación y la catástrofe son un espectáculo de una belleza exquisita, cargaba más y más vagones y más y más trenes que salían de la estación en dirección a occidente, a corona el kilo; apoyado en un poste seguía con la mirada el farolillo rojo que colgaba del último vagón, y me parecía a Leonardo da Vinci que, apoyado en una columna, miraba cómo los soldados franceses elegían su estatua ecuestre como blanco de sus disparos y la destruían y desmenuzaban, y, como yo ahora, también Leonardo se quedó observando atentamente y con satisfacción aquel espectáculo espantoso, y es que Leonardo sabía, ya en aquellos tiempos, que el cielo no es humano y que el hombre que piensa tampoco lo es. 2, frases Una soledad demasiado ruidosa

Frases de amor por los libros

Obras relacionadas

Una soledad demasiado ruidosa

Una soledad demasiado ruidosa (1977), Bohumil Hrabal
  • Libro, 1977
  • Original: Prílis hlucná samota
  • Frases de Una soledad demasiado ruidosa: Cuenta la historia de un anciano ecléctico y malhumorado que trabaja como triturador de papel en Praga, un obsesivo coleccionista de libros raros y prohibidos en su época.
  • Libro esencial

Una soledad demasiado ruidosa

Autor

Bohumil Hrabal (1914-1997): Escritor, poeta y novelista checo, autor de "Trenes rigurosamente vigilados" (1964), "Yo, que he servido al rey de Inglaterra" (1971), "Una soledad demasiado ruidosa" (1977) y "Bodas en casa" (1986).


Palabras clave

Resistencia Absurdo Totalitarismo Soledad Alcoholismo Nazismo Convivencia con el invasor Censura Quema de libros Placer de leer Libros sobre libros Ambientada en Praga (República Checa) Amor por los libros

Síguenos en