Frases de Un lugar incierto

9 frases de Un lugar incierto (Un lieu incertain) de Fred Vargas, libro de 2008... El comisario Adamsberg se encuentra un congreso en Londres, donde aparecen diecisiete pies cercenados. En París encuentran un anciano triturado. ¿Qué relación tienen ambos casos?

También puedes leer todas las frases de Fred Vargas que tenemos.

Un lugar incierto

01.La memoria no tiene cubo de la basura.

Frases de basura


02.Vuelvo al camino recto, que, como bien sabes, no existe y, además, no es recto.

Frases de senda


03.No trates en la vida de ocultarles tu esencia. Pues la luz vendrá siempre, revelará tu infancia.

Frases de esencia


04.(...) Pero hablar y hacer hablar, eso se aprendía antes que a disparar. "La palabra", decía el instructor, "es la más mortífera de las balas si sabéis alojarla en plena cabeza".

Frases de poder de las palabras


05.Tiene pundonor por explorar los límites, todos los límites, y afianzarse en ellos. Afirma que, circulando por las líneas divisorias, en equilibrio entre las dos vertientes, tiene garantizado el sufrimiento sin aburrirse nunca.

Frases de explorar


06.Estaba de acuerdo en ir a ver Londres, comprobar si el Támesis tenía el mismo olor a colada enmohecida que el Sena, escuchar los gritos de las gaviotas. Cabía la posibilidad de que las gaviotas gritaran de forma diferente en inglés que en francés.

Frases de londres


07.No confíe en nadie, porque los de arriba envían a sus tentadores y sus negociantes. (...) A cada cual su codicia o su miedo, todo hombre tiene una granada bajo la cama. Y eso forma la gran cadena de los que se tienen agarrados por los cojones alrededor del mundo.

Frases de desconfianza


08.Todo lo muy bello o lo muy feo abandona un fragmento de sí en los ojos de quienes lo miran. Es cosa sabida. De hecho, así es como se lo reconoce. - ¿Qué cosa? -Lo que he dicho. La gran belleza o la gran fealdad. Se la reconoce por ese choque, por esa parcela que permanece.

Frases de reconocer


09.Tengo la suerte, compréndame, de quererme mucho. Eso reduce mi avidez y mis exigencias respecto al mundo. Aun así, deseo darme la gran vida en un gran palacete del siglo XVIII, con una batería de cocineros, un sastre interno, dos gatos que ronroneen, músicos personales, un parque, un patio, una fuente, amantes y sirvientas, y derecho a insultar a quien me dé la gana. Pero nadie parece pensar en satisfacer mis deseos. Nadie trata de comprarme. Soy demasiado complicado y excesivamente caro.

Frases de ambición

Frases de obras similares