Frases de Un arma en casa

4 frases de Un arma en casa (The house gun) de Nadine Gordimer, libro de 1998... La vida de los Lingord, un matrimonio liberal de Sudáfrica, sufre un vuelco cuando su hijo mata a uno de sus compañeros de piso. El joven ha confesado su autoría, pero no el motivo del crimen

También puedes leer todas las frases de Nadine Gordimer que tenemos.

Frases del libro

Un arma en casa

01.La violencia es el infierno común a todos los que están asociados a ella.

Frases de infierno


02.Los jueces son personas susceptibles. Ejeee... ¿Sabéis? Se cansan, como nosotros, cuando insistes y ellos ya han tomado la decisión. Hay un momento en que... ¿Me seguís? El juez está sentado con sus asesores y el veredicto ya está allí. No le afectarán más testigos. Hemos causado ya una impresión concreta con nuestros testigos, con el interrogatorio a los testigos de la acusación.

Frases de veredicto


03.(...) Lo que querían de él era astucia, un tipo especial de habilidad que un lego no podía tener y que la gente con prejuicios generalizadores que ambos acostumbraban a encontrar desagradables atribuía a los abogados que pertenecían a determinadas razas: judíos o indios, para ser exactos. ¿Un abogado negro podía tener los mismos recursos secretos? ¿Era una agudeza que se adquiría mediante la formación y la práctica legal? ¿O era algo que formaba parte de un estereotipo racial que tuvo su origen en la necesidad de estas razas concretas de encontrar medios para derrotar las leyes que los discriminaban?

Frases de abogado


04.¡Claro que un abogado puede encargarse de un caso así! El individuo tiene derecho a ser juzgado de acuerdo con muchos factores en relación con el acto confeso. Las circunstancias pueden afectar de manera vital el peso de las pruebas indiciarias. El acusado puede juzgarse, pero no puede sentenciarse. Sólo puede hacerlo el juez.

Frases de juez

Frases de obras similares