Frases de Tratado de culinaria para mujeres tristes

Tratado de culinaria para mujeres tristes

19 frases de Tratado de culinaria para mujeres tristes de Héctor Abad Faciolince, libro de 1996.... Libro de género incierto, que combina recetas de cocina falsas (de celacanto, de carne de dinosaurio o de mamut), con recetas reales. El tono es humorístico, casi siempre, aunque con cierta melancolía.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Héctor Abad Faciolince son: celos, condición de la mujer, culpabilidad, derecho a la alegría, enamorarse, envejecer, falsas apariencias, fidelidad, humor, inmortalidad, melancolía, miedo a envejecer, miedos, paso del tiempo, recetas de cocina, seducción, traición, vejez.

Frases de Héctor Abad Faciolince Libros de Héctor Abad Faciolince

Frases de Tratado de culinaria para mujeres tristes Héctor Abad Faciolince

01. Déjate envejecer: no combatas el tiempo con malicia.

Envejecer


02. Sólo el amor de la amada curará al amante.

Amante


03. No es bueno que acaricies, pasiva, tu desdicha. La tristeza constipa.

Desdicha


04. Si quieres que otros labios te sean generosos, abre también los tuyos.

Labios


05. Si quieres que otros labios te sean generosos, abre también los tuyos.

Labios


06. Cuando te dices fea querrás decir que tu hermosura no está ahora de moda.

Moda


07. Antes del chisme, la mentira, la infidencia, muérdetela tres veces: después, si quieres, suéltala.

Mentira


08. Muchas veces, al borde de hallar la receta de la inmortalidad, me distrajo la presencia espantosa de la muerte.

Inmortalidad


09. Nadie conoce las recetas de la dicha. A la hora desdichada vanos serán los más elaborados cocidos del contento.

Recetas


10. La sonrisa, la concentración, la rabia, la alegría, dejan su rastro en el rostro. No lo destruyas con violencias quirúrgicas.

Rostro


11. Sólo los buenos poetas nos curan la llenura de palabras. Sólo la comida simple y esencial nos cura los hartazgos de la gula.

Esencial


12. Y para ilusionarte ¿Qué has de hacer? Volver a abrir los ojos a los ojos que te miran, dejar al fin de hacerte la desentendida.

Enamorarse


13. (...) Pero lee este intento falaz de hechicería: el conjuro, sí sirve, no es más que su sonido: lo que cura es el aire que exhalan las palabras.

Hechicería


14. Si estás nerviosa, aún sirve la vieja manzanilla, mas no debes cortarla con limón ni con dulce. No funciona si lo que te preocupa es más fuerte que tú. Y si es así, conviene estar nerviosa.

Nervios


15. Domínalo y domínate, sigue mandando sobre tu propio cuerpo. Si la euforia se lleva la conciencia de tus actos, si no puedes parar cuando algo te lo indica desde adentro, no te aficiones mucho: Hazlo una vez al año.

Impulso


16. Esas ganas de cambiar sin renunciar a nada. Esa hambre de imposibles. ¿Cómo pensar en esta confusión contradictoria? Es verdad y mentira, está bien y está mal y no hay salida. Nada que hacer. Tómate un vaso de agua.

Confusión


17. La vejez que se admite es natural y es agradable en las que son capaces de llevarla sin disfraces. La que se oculta y disimula con el vano intento de devolver el tiempo, representa un fracaso, da una apariencia de máscara que inspira desconfianza.

Vejez


18. Las personas, eso lo sabes bien, no nos gustan o chocan por sus grandes gestos, por sus hazañas o sus empresas importantes. Es en lo nimio, en lo ínfimo, en los diminutos detalles insignificantes, donde se encierra el significado de los hombres, su diseño secreto: allí resolvemos si hay afinidad o repelencia.

Hazañas


19. Vive tu tristeza, pálpala, deshójala entre tus ojos, mójala con lágrimas, envuélvela en gritos o en silencio, cópiala en cuadernos, apúntala en tu cuerpo, apúntala en los poros de tu piel. Pues sólo si no te defiendes huirá, a ratos, a otro sitio que no sea el centro de tu dolor íntimo.

Tristeza

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Tratado de culinaria para mujeres tristes" de Héctor Abad Faciolince.

Libros parecidos

Síguenos