Frases de Todos nuestros ayeres

5 frases de Todos nuestros ayeres (Tutti i nostri ieri) de Natalia Ginzburg, obra de 1952.

También puedes leer todas las frases de Natalia Ginzburg que tenemos.

Frases del obra

Todos nuestros ayeres

01.Qué difícil era ser marido y mujer, no bastaba con dormir juntos y hacer el amor y despertarse con aquella cabeza al lado, no era bastante eso para ser marido y mujer. Ser marido y mujer quería decir convertir los pensamientos en palabras, sacar continuamente palabras de los pensamientos, entonces podía llegar a no sentirse extraña una cabeza apoyada junto a la propia en la almohada, cuando existía un libre fluir de palabras que renacía fresco todas las mañanas.

Frases de matrimonio feliz


02.Reinaba en la casa una gran libertad. Pero era una libertad que también daba un poco de miedo. Ya no había nadie que diera órdenes.

Frases de libre albedrío


03.Todos los hombres daban pena cuando se los miraba un poco de cerca, y en el fondo uno necesitaba defenderse de aquel exceso de compasión que nacía de improviso al mirar un poco de cerca a la gente.

Frases de compasión


04.Recordaba cómo se había imaginado antes que tener un niño era algo que infunde tranquilidad, algo que nos hace querer mucho a todo el mundo y sentir un gran sosiego. Y ahora, en cambio, desde que había nacido el niño no pensaba más que en escapar para defenderlo de la guerra, no quería a nadie, estaba sola en la tierra con su niño y huía lejos.

Frases de consecuencias de la guerra


05.Había vivido como un insecto en un enjambre de insectos...

Frases de insectos

Frases de obras similares