Frases de Todos los fuegos el fuego

Todos los fuegos el fuego

19 frases de Todos los fuegos el fuego de Julio Cortázar, libro de 1966.... Ocho cuentos en los que se reflejan los temas más característicos del autor: la solidaridad en situaciones extremas, la vida cotidiana, lo imaginario y lo real.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Julio Cortázar son: alienación, asesinos, hipocresía, historia de amor, obsesión por el tiempo, solidaridad, surrealismo.

Frases de Julio Cortázar Libros de Julio Cortázar

Frases de Todos los fuegos el fuego Julio Cortázar

01. La antigua fascinación perdura siempre.

Antiguo


02. Hasta lo inesperado acaba en costumbre cuando se ha aprendido a soportar.

Soportar


03. Mi maligna manera de entender el mundo me ayudaba a reírme por lo bajo.

Malvado


04. La isla lo invadía y lo gozaba con una tal intimidad que no era capaz de pensar o de elegir.

Isla


05. Hacia las dos de la madrugada bajó la temperatura, y los que tenían mantas se alegraron de poder envolverse en ellas.

Madrugada


06. Nadie se quejaba pero el buen humor era forzado, se basaba siempre en los mismos juegos de palabras, en un escepticismo de buen tono.

Buen humor


07. El niño pasó al Caravelle donde también estaba su amiguita del 203; jugaban con sus autos y se divertían mucho porque eran los únicos que no pasaban hambre.

Hambre


08. Todo ese día y los siguientes nevó casi de continuo, y cuando la columna avanzaba unos metros había que despejar con medios improvisados las masas de nieve amontonadas entre los autos.

Nieve


09. Quizá fuera una ciudad pero las nieblas de la mañana no dejaban ver ni a veinte metros. Curiosamente ese día la columna avanzó bastante más, quizás doscientos o trescientos metros.

Niebla


10. (...) No salir nunca de la primera velocidad, del desencanto insultante de pasar una vez más de la primera al punto muerto, freno de pie, freno de mano, stop, y así otra vez y otra vez y otra.

Velocidad


11. El ingeniero estaba seguro de que todo o casi todo era falso, aunque algo grave debía haber ocurrido cerca de Corbeil e incluso en las proximidades de París para que la circulación se hubiera paralizado hasta ese punto.

Ingeniero


12. La verdad que no me importa si no entiendo a las mujeres, lo único que vale la pena es que lo quieran a uno. Si están nerviosas, si se hacen problema por cualquier macana, bueno nena, ya está, deme un beso y se acabó.

Mujeres


13. Nada era difícil una vez decidido, un tren nocturno, un primer barco, otro barco viejo y sucio, la escala en Rynos, la negociación interminable con el capitán de la falúa, la noche en el puente, pegado a las estrellas, el sabor de anís y del carnero, el amanecer entre las islas.

Decisión


14. (...) Absurdamente se aferró a la idea de que a las nueve y media se distribuirían los alimentos, habría que visitar a los enfermos, examinar la situación con Taunus y el campesino del Ariane; después sería la noche, sería Dauphine subiendo sigilosamente a su auto, las estrellas o las nubes, la vida.

Campesino


15. Y se corría a ochenta kilómetros por hora hacia las luces que crecían poco a poco, sin que ya se supiera bien por qué tanto apuro, por qué esa carrera en la noche entre autos desconocidos donde nadie sabía nada de los otros, donde todo el mundo miraba fijamente hacia adelante, exclusivamente hacia adelante.

Hora


16. Todo es cadena, trampa; enderezándose con una violencia amenazante que el público aplaude mientras el reciario retrocede un paso por primera vez, Marco elige el único camino, la confusión y el sudor y el olor a sangre, la muerte frente a él que hay que aplastar; alguien lo piensa por él detrás de la máscara sonriente, alguien que lo ha deseado por sobre el cuerpo de un tracio agonizante. "El veneno", se dice Irene, "alguna vez encontraré el veneno, pero ahora acéptale la copa de vino, sé la más fuerte, espera tu hora".

Trampa

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Todos los fuegos el fuego" de Julio Cortázar.

Síguenos