Frases de Tierras de cristal

Tierras de cristal

11 frases de Tierras de cristal (Castelli di rabbia) de Alessandro Baricco, libro de 1991.... Quinnipak, una ciudad imaginaria en la que conviven extraordinarios personajes empeñados en construir castillos en el aire... Un rompecabezas que finalmente se termina.

Frases de Alessandro Baricco Libros de Alessandro Baricco

Frases de Tierras de cristal Alessandro Baricco

01. Intuyó que escribir una cosa significaba poseerla.

Escribir


02. (...) Porque donde la vida arde de verdad la muerte no es nada.

Combustible


03. Hay una dignidad inmensa, en la gente, cuando sobrelleva sus propios miedos, sin trampas, como medallas de su propia mediocridad.

Dignidad


04. [Los hijos] Nacen llevando dentro lo que, en los padres, la vida ha dejado a medias.

Hijos


05. Suceden cosas que son como preguntas. Pasa un minuto, o tal vez años, y después la vida responde.

Responder


06. La vida es esencialmente incoherente y la previsibilidad de los acontecimientos un ilusorio consuelo.

Incoherente


07. Leer no es otra cosa que mirar fijamente a un punto para no ser seducidos, y destruidos, por el incontrolable deslizarse del mundo.

Aprender a leer


08. No lo sabían, pero estaban, simultáneamente, entrando en ocho años de tragedias, de desgarradora felicidad, de despechos crueles, de pacientes venganzas, de silenciosas desesperaciones. En pocas palabras, estaban a punto de hacerse novios.

Pareja


09. Porque es así como te fastidia la vida. Te pilla cuando todavía tienes el alma adormecida y siembra en su interior una imagen, o un olor, o un sonido que después ya nunca puedes sacarte de encima. Y aquélla era la felicidad. Lo descubres después, cuando ya es demasiado tarde. Y ya eres, para siempre, un exiliado: a miles de kilómetros de aquella imagen, de aquel sonido, de aquel olor. A la deriva.

A la deriva


10. Los deseos son la cosa más importante que tenemos y no podemos bromear con ellos en exceso. Así que, algunas veces, merece la pena no quedarse dormidos con tal de ir detrás de un deseo propio. Se hace la asquerosidad y después se paga por ella. Y sólo esto es lo verdaderamente importante: que cuando llegue el momento de pagar uno no piense en escapar y permanezca allí, dignamente, pagando. Sólo esto es lo importante.

Exceso


11. Dondequiera que estés, padre mío, tú y el horror de tus palabras, tú y el escándalo de tu felicidad, tú y el disgusto de tu vileza...Que revientes de noche con el miedo aferrándote la garganta, y un dolor infernal en tu interior, y el hedor del espanto sobre ti. Y que contigo reviente tu mujer, vomitando blasfemias que le hagan ganar un paraíso infinito de tormentos. La eternidad no le bastará para pagar todas sus culpas.

Disgusto

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Tierras de cristal" de Alessandro Baricco.

Síguenos