Frases de Tan veloz como el deseo

Tan veloz como el deseo

29 frases de Tan veloz como el deseo de Laura Esquivel, libro de 2001.... Historia de Júbilo, un hombre que nació con el don de la alegría, que conoció la discordancia entre el deseo y la palabra y sabe que el amor viaja a la velocidad del deseo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Laura Esquivel son: comunicación, deseo, familia burguesa, historia de amor, naturaleza del amor, sensualidad, tragedia, vida en pareja.

Frases de Laura Esquivel Libros de Laura Esquivel

Frases de Tan veloz como el deseo Laura Esquivel

01. Pero no te preocupes, estoy segura que allá donde vas, alguien te espera, como tú me esperabas a mí. No me cabe duda de que hay unos ojos que se mueren por verte. Así que marcha en paz. Aquí sólo dejas buenos recuerdos.

Recuerdo


02. En cada minúscula partícula de polvo van trozos de memoria, noches de amor. Y en ese momento, el polvo dejó de ser para mí un signo de soledad acumulada para convertirse en todo lo contrario. En el polvo, habitaban miles de millones de presencias de seres que han poblado la Tierra.

Polvo


03. La diferencia entre la marioneta y mi papá era que la marioneta podía recuperar la vida en manos del titiritero y mi padre no. Ése cuerpo ya nunca iba a hablar, a moverse, a reír, a caminar. Ése cuerpo estaba muerto y yo tenía que hacerme cargo de sus pertenencias.

Seres queridos


04. El motivo que tenía para reír de esa manera no tenía que ver con el ridículo que acababa de pasar sino con el enorme gusto que le había dado descubrir un sonido nuevo. El sonido del amor.

Sonido


05. Si la pureza de una mujer se quebrantaba al momento de perder la virginidad, significaba que lo más impuro del mundo era un pene y ella no estaba de acuerdo.

Virgen


06. El telégrafo se presentaba como el gran salvador, como el gran liberador, y una vez más como el enlazador de voluntades y cariños.

Telégrafo


07. (...) Su hija, se encargó de aclararle que cuando uno se conectaba al internet se enlazaba con una red internacional de usuarios. Eso sí le gustó. El sentir que a través del internet uno se conectaba con todo el mundo era muy bello.

Internet


08. Don Júbilo escuchaba a su nieto atentamente mientras acariciaba el telégrafo con manos temblorosas como si se tratara del objeto más preciado que había tenido en la vida, y cuando Federico terminó su detallada explicación sobre el funcionamiento del programa de la computadora, don Júbilo, a través del aparato, tomó de nuevo la palabra y dijo: -Esto me abre un mundo de posibilidades. Muchas gracias a todos.

Computación


09. Era capaz de apropiarse del mundo tan sólo con la mirada...

Mirada


10. La lluvia representaba la resurrección de esas gotas de agua que antes se habían evaporado, desaparecido del mundo para tomar de nuevo forma en el cielo y regresar a la tierra.

Resurrección


11. (...) No necesitaba palabras para decirle a su esposo lo mucho que lo quería y lo deseaba, ya que las palabras viajan a la misma velocidad que el deseo y, por lo tanto, es posible prescindir de ellas al enviar un mensaje de amor.

Esposo


12. Amar es un verbo. Uno demuestra su amor por medio de acciones. Y una persona sólo se siente amada cuando otra le manifiesta su amor con besos, abrazos, caricias y muestras de generosidad. Una persona que ama, siempre procurará el bienestar físico y emocional de la persona amada.

Bienestar


13. El que un hombre piense primero en satisfacer las necesidades de su familia que en las personales es un acto de amor.

Familia


14. Así que nos encontramos que el verbo amar se puede conjugar de dos maneras. O con besos y apapachos o dispensando bienes materiales. El dar comida, el proporcionar estudios, y vestido y cobijo, también se traduce en un acto de amor. Le decimos a una persona lo que la apreciamos cuando la besamos o cuando le compramos los zapatos que tanto necesita. Y en ese sentido, los zapatos cumplen la misma función que el beso. Son una muestra de amor. Pero esto nunca significa que se puedan convertir en un sustituto. Sin amor de por medio, los bienes materiales son una forma de coacción, de corrupción, de la que algunas personas se valen para obtener a cambio los favores de los demás.

Amar


15. Y si bien es cierto que no sólo de pan vive el hombre, tampoco puede sobrevivir de puro amor. Y tal vez por eso es tan triste un enamorado pobre. Por más satisfactoria que sea una relación a nivel emocional y sexual, la falta de dinero puede afectar y minar, poco a poco, hasta la más grande pasión.

Pobre


16. Las palabras, al igual que el agua, son unas conductoras maravillosas de energía. La que más poder transformador tiene es la amorosa.

Amorosa


17. Lo interesante del proceso de la comunicación es que nos permite tomar conciencia de que las palabras que salen de nuestro cuerpo, ya sea en forma escrita, hablada o cantada, vuelan en el espacio cargadas del eco de otras voces que ya antes de nosotros las habían pronunciado.

Voces


18. Parecía como si hubiera nacido con el don de la felicidad. Y no me refiero a su capacidad para ser feliz, sino para dar felicidad a todos los que lo rodeaban.

Felicidad compartida


19. ¿En qué momento el amor se torna en odio? ¿Cómo se llega a ese punto? ¿Qué es lo que desencadena ese cambio? ¿La repetición continua de actos que lastiman, que ofenden, o sólo un incidente aislado pero lo suficientemente destructivo como para acabar con una relación amorosa?

Desamor


20. Las casas pueden irse cayendo poco a poco, con el correr de los años, o pueden ser demolidas en un abrir y cerrar de ojos por una bomba poderosa. Las ciudades y los barrios se transforman de a poquitos o en los segundos que dura un terremoto.

Terremotos


21. El amor, para él, era una fuerza vital, la más importante que había sentido y experimentado. Sólo cuando una persona sentía su impulso, se olvidaba de sí misma para pensar en otra y desear alcanzarla, tocarla, unirse a ella.

Impulso


22. Después del amor no hay cosa más importante que la confianza y uno de los beneficios que ofrece la vida en pareja es precisamente la posibilidad de disfrutar de ella en plenitud. La confianza para desnudar el alma, para exponer el cuerpo ante la vista del compañero sin el menor pudor, para entregarse con desparpajo, para abrirse, para abandonarse impúdicamente en otros brazos sin miedo a ser lastimado.

Creo en ti


23. (...) La confianza de poder decirle al esposo o a la esposa: "mi vida, traes un pedazo de fríjol en un diente", o en caso contrario, de ser informado de que, involuntariamente, uno porta una lagaña o un moco.

Vida de pareja


24. En cada minúscula partícula de polvo van trozos de memoria, noches de amor. Y en ese momento, el polvo dejó de ser para mí un signo de soledad acumulada para convertirse en todo lo contrario. En el polvo, habitaban miles de millones de presencias de seres que han poblado la Tierra. Ahí andan flotando los restos de Quetzalcóatl, de Buda, de Gandhi, de Cristo.

Memoria


25. En el polvo navegaban restos de piel que mi papá dejó, pedacitos de sus uñas, de su pelo. Estaban regados por toda la ciudad, por todos los pueblos que recorrió con mi madre, por toda mi casa. No sólo eso, mi padre habitaba en mi cuerpo, en el de mi hermano, en el de mis hijos, en el de mis sobrinos. Su herencia biológica y emotiva estaba presente en todos nosotros. En nuestra mente, en nuestros recuerdos, en nuestra manera de ver la vida, de reír, de hablar, de caminar.

Herencia


26. Había logrado desenterrar una emoción que había permanecido por largo tiempo bajo el sepulcro del orgullo y la soberbia.

Emoción


27. Se sentía completamente fuera de lugar, como un gringo en la pista de baile.

Baile


28. El valor de las cosas era muy relativo. Y el dinero era como una gran lupa que sólo distorsionaba la realidad y que le daba a las cosas una dimensión que realmente no tenían.

Dimensión


29. Sus padres se lo habían advertido, pero ¿Quién escucha los consejos de los padres cuando está enamorada y muy pero muy caliente? Nadie.

Caliente

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Tan veloz como el deseo" de Laura Esquivel.

Libros parecidos

Síguenos