Frases de Soliloquios en Inglaterra y soliloquios posteriores

Soliloquios en Inglaterra y soliloquios posteriores

12 frases de Soliloquios en Inglaterra y soliloquios posteriores (Soliloquies in england and later soliloquies) de George Santayana, libro de 1922.... Textos escritos entre 1914 y 1921, pudiéndose leerse de forma independiente, aunque unos llevan a otros. Atrapado en Oxford por el estallido de la guerra, el autor pasea, lee a Dickens y medita sobre Inglaterra, el mundo y sus ilusiones.

Frases de George Santayana

Frases de Soliloquios en Inglaterra y soliloquios posteriores George Santayana

01. La vida es un ejercicio de autogobierno.

Ejercicio


02. Inglaterra es el paraíso de la individualidad, la excentricidad, la herejía, las anomalías, aficiones y humores.

Inglaterra


03. La vida y las pasiones son la base de la razón.

Razón y pasión


04. El rumbo de los acontecimientos dependerá de circunstancias ajenas a los designios oficiales.

Rumbo


05. La inestabilidad de la psique humana es lo que mantiene el movimiento histórico.

Inestabilidad


06. Sólo los muertos han visto el final de la guerra.

Final


07. El mundo es una perpetua caricatura de sí mismo, en todo momento, es la burla y la contradicción de lo que pretende ser.

Caricatura


08. La naturaleza y el júbilo de la libertad empiezan únicamente cuando las facultades bien integradas de la psique encuentran y establecen un mundo en el cual producen su fruto específico y propio.

Facultades


09. Tal vez acá y allá, algún tosco piloto cargado de años, metido en su rincón y del que nadie se preocupa, pueda hacer en secreto unos sondeos con una cuerda vieja y una plomada, y murmurar palabras de aviso que el capitán y los marineros no escuchen por estar demasiado ocupados.

Murmurar


10. El alma humana puede desarrollar su vida ideal, dentro de lo posible, en una unión dinámica con el mundo; y puesto que esta unión implica diferencia, ningún alma necesita siquiera intentar imponer su lenguaje ni sus costumbres a las otras partes de la naturaleza, ni renunciar o negar la originalidad de sus propias ideas y placeres.

Originalidad


11. (...) Recordar que la locura es humana, que los sueños tienen sus fuentes en las profundidades de la naturaleza humana y de la experiencia humana, y que la ilusión que provocan puede ser disipada amable e, incluso, esplendorosamente mostrando cuál era la sólida verdad que expresaban de forma alegórica. ¿Por qué tendría alguien que enfadarse con los sueños, con el mito, con la alegoría, con la locura? No hemos de matar la mente al intentar, como hacen algunos racionalistas, curarla.

Ilusión


12. La moral honrada y los intereses políticos se propagan ellos mismos por el solo hecho de existir...La ciencia y la poesía honrada se difunden por sí solas, en virtud de una auténtica evidencia o encanto, por dondequiera que ese encanto pueda ser apreciado; y ni el filósofo puro, ni el verdadero artista hacen el menor esfuerzo para imponer quieran o no sus pensamientos a gentes demasiado estúpidas o de cualidades tan distintas que no pueden entenderlos. Los fanáticos, por el contrario, no se conforman con esperar...No pueden soportar el dejar que su semilla crezca...Lo esencial del fanatismo es el ser impaciente, y el exigir que nunca pueda existir nada, en ningún sitio, que sea contrario a un régimen utópico adoptado en idea...El fanático...No es capaz de ejercer el arte del gobierno ni siquiera sobre sí mismo.

Verdadero artista

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Soliloquios en Inglaterra y soliloquios posteriores" de George Santayana.

Síguenos