Frases de Silogismos de la amargura

Silogismos de la amargura

28 frases de Silogismos de la amargura (Syllogismes de l' amertume) de Emil Cioran, libro de 1952.... Libro de aforismos dividido en diez secciones que se centran en temas dispares pero comunes en la obra del autor: tiempo, existencia, vacío, Dios, pesimismo, arte, religión, amor, soledad.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Emil Cioran son: alma en pena, amargura, búsqueda de sentido, cinismo, existencia de dios, historia del arte, lenguaje, música, naturaleza del amor, paso del tiempo, religiones, soledad, vacío existencial.

Frases de Emil Cioran Libros de Emil Cioran

Frases de Silogismos de la amargura Emil Cioran

01. Envejeciendo aprendemos a convertir nuestros terrores en sarcasmos.

Sarcasmo


02. Su cinismo es la forma de su honestidad.

Cinismo


03. Nadie puede conservar su soledad si no sabe hacerse odioso.

Odioso


04. Todo acto halaga a la hiena que hay en nosotros.

Hiena


05. Modelos de estilo: el juramento, el telegrama y el epitafio.

Epitafio


06. Toda experiencia profunda se formula en términos de fisiología.

Fisiología


07. No me pidáis más mi programa: ¿No es uno respirar?

Respirar


08. ¿Qué sería de nuestras tragedias si un insecto nos presentara las suyas?

Tragedia


09. La historia de las ideas es la historia del rencor de los solitarios.

Rencor


10. Qué lástima que para llegar a Dios haya que pasar por la fe...

Lástima


11. Si Noé hubiera poseído el don de adivinar el futuro, habría sin duda naufragado.

Naufragar


12. El deseo de morir era mi interés excluyente; a él le sacrifiqué todo, hasta la muerte.

Interés


13. La dignidad del amor consiste en el afecto desengañado que sobrevive a un instante de baba.

Afecto


14. Vivo únicamente porque puedo morir cuando quiera: sin esa idea del suicidio, hace tiempo que me hubiera matado.

Suicidio


15. ¿Por qué retirarnos, por qué abandonar la partida cuando nos quedan aún tantos seres a quienes decepcionar?

Abandonar


16. Cuando desde mi buhardilla contemplo la ciudad, me parece que en ella tan honrado es ser sacristán como proxeneta.

Ciudad


17. El mendigo es un pobre que, ansioso de aventuras, ha abandonado la pobreza para explorar las junglas de la piedad.

Explorar


18. Sólo se descubre un sabor a los días cuando se escapa a la obligación de poseer un destino.

Sabor


19. Se deja de ser joven cuando ya no se escogen los enemigos, cuando uno se contenta con los que ya tiene a mano.

Joven


20. Don Quijote representa la juventud de una civilización: él se inventaba acontecimientos; nosotros no sabemos como escapar a los que nos acosan.

Acontecimientos


21. Sueñas con incendiar el universo y ni siquiera has logrado comunicar tu fuego a las palabras, ni siquiera has conseguido encender una sola...

Incendio


22. Cuando más indiferentes me son las personas, más me turban; y cuanto más las desprecio, menos puedo acercarme a ellas sin tartamudear.

Desprecio


23. En la voluptuosidad, lo mismo que en el pánico, regresamos a nuestros orígenes; el chimpancé, injustamente relegado, alcanza por fin la gloria -mientras dura un grito.

Voluptuosidad


24. Levantarnos como un taumaturgo resuelto a poblar su jornada de milagros, y caer de nuevo en la cama para rumiar hasta la noche penas de amor y de dinero...

Caer


25. Nuestro rencor proviene del hecho de haber quedado por debajo de nuestras posibilidades sin haber podido alcanzarnos a nosotros mismos. Y eso nunca se lo perdonaremos a los demás.

Rencor


26. En cuanto un animal se trastorna, comienza a parecerse al hombre. Observen a un perro furioso o abúlico: parece como si esperara a su novelista o a su poeta.

Novelista


27. En la búsqueda del tormento, en la obstinación de sufrir, únicamente el celoso puede competir con el mártir. Sin embargo, se canoniza a uno y se ridiculiza al otro.

Obstinación


28. La lisonja transforma a una persona de carácter en una marioneta, y bajo la influencia de su dulzura, los ojos más vivos adquieren durante un instante expresión bovina. Insinuándose más allá de la enfermedad y alterando a la vez las glándulas, las entrañas y el espíritu, es la única arma de la que disponemos para dominar a nuestros semejantes, para pervertirlos y corromperlos.

Dominar

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Silogismos de la amargura" de Emil Cioran.

Libros parecidos

Síguenos