Frases de Rebeca

Rebeca

15 frases de Rebeca (Rebecca) de Daphne du Maurier, libro de 1938.... Tras enviudar, Maxim de Winter viaja hasta Montecarlo para olvidar su pasado. Allí se casa con una mujer y, tras la luna de miel, regresan a su mansión de campo. Todo es perfecto hasta que la memoria de la fallecida aparece.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Daphne du Maurier son: asesinato, felicidad, historia de amor, intrigas, muerte dudosa, olvido, recuerdos, secreto de su pasado.

Frases de Daphne du Maurier

Frases de Rebeca Daphne du Maurier

01. Tiempo y mareas, a nadie esperan.

Se detuvo el tiempo


02. ¿Quieres mirarme ahora a los ojos y decirme que me quieres?

Ahora


03. Había cesado el encanto; el hechizo se había roto. Volvimos a ser dos mortales, dos personas jugando en la playa.

Hechizo


04. Ven a vernos cuando tengas ganas –dijo–. Yo siempre espero que la gente se convide ella misma. La vida es muy corta para mandar invitaciones.

Ganas


05. Menos mal que la fiebre del primer amor sólo se pasa una vez. Porque, digan los poetas lo que digan, es una fiebre, una carga.

Primer amor


06. Antes o después, a todos nos llega en esta vida un demonio propio que nos persigue y atormenta y al final de cuentas hemos de luchar contra él.

Demonio


07. Los hombres somos mucho menos complicados de lo que tú te imaginas, chiquilla mía. Pero lo que ocurre dentro de la tortuosa mente de una mujer, nadie lo puede adivinar.

Adivinar


08. El tiempo, al pasar, libraría de aristas cortantes el recuerdo y lo tomaría en algo risible. Pero, entonces, nada era cómico ni yo reía. No era lo futuro; era lo presente. Demasiado vivo; harto real.

Real


09. La felicidad no es un bien que puede atesorarse; es una manera de pensar, un estado de ánimo. No es que algunas veces no nos sintamos deprimidos; pero también conocemos momentos que escapan al reloj y se hacen eternos.

Estado de ánimo


10. Si pudiera inventarse algo -dije impulsivamente- para embotellar los recuerdos, como los perfumes... Para que no se disipasen, para que nunca pudieran ponerse rancios...Cuando quisiéramos, podríamos destapar el frasco y sería como vivir de nuevo el momento guardado.

Vivir de recuerdos


11. Ocurra lo que ocurra, pensé, la vida continúa igual, y hacemos las mismas cosas... No hay crisis capaz de quebrar la corteza de lo habitual.

Crisis


12. (...) Las últimas semanas habían pasado tan rápidas que sentada a su lado en el coche, recorriendo Francia e Italia, no hice sino ver a Venecia por sus ojos, haciéndome eco de sus palabras, sin hacer preguntas acerca del pasado o del porvenir, contenta con la felicidad del presente, tan vivo.

Venecia


13. Donde estaría bien sería en una ciudad amurallada del siglo XV, una ciudad de callejas estrechas, mal empedradas, de afilados campanarios, cuyos habitantes vistieran medias de estambre y zapatos puntiagudos. Tenía la cara atractiva, sensitiva, extrañamente medieval, y me recordaba un retrato que había visto en un museo, no sabía en cuál, de un Caballero Desconocido.

Museo


14. Una cosa segura: ya no podremos volver allí. Lo pasado está aún demasiado reciente. Todo lo que hemos procurado olvidar se removería de nuevo, y aquella sensación de miedo, de inquietud furtiva, que había llegado a convertirse en pánico ciego e insensato –a Dios gracias ya acabado–, podría, por cualquier circunstancia ignorada, volver a la vida para perseguirnos como antes.

Pánico


15. ¿Crees que yo estaba enamorado de Rebeca? ¿Crees que la maté porque la quería? ¡La odiaba, te digo que la odiaba! Nuestro matrimonio fue una farsa desde el primer momento. Rebeca era un ser vicioso, corrompido, despreciable por todos conceptos, absolutamente por todos. Nunca nos quisimos ni jamás gozamos juntos un instante de felicidad. Era incapaz de querer a nadie, incapaz de sentir la más mínima ternura o de tener un rasgo de nobleza. ¡Ni siquiera era normal!

Incapaz

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Rebeca" de Daphne du Maurier.

Libros parecidos

Síguenos